Otro récord del riesgo país: 5495 puntos

El default pegó hasta en Japón; analistas esperan que suba la Bolsa porteña
(0)
26 de diciembre de 2001  

El "efecto Rodríguez Saá" pegó hasta en el extremo Oriente e hizo saltar el riesgo país a 5495 puntos básicos, un nuevo récord para la Argentina.

Las acciones de casas de bolsa japonesas se vieron afectadas ayer por el anuncio de la Argentina de declarar la cesación de los pagos de su deuda externa. La mayor agencia, Nomura Holdings, perdió el 2,14% en la Bolsa de Tokio, mientras que la tercera (Nikko) cayó el 4,84 por ciento. El retroceso del índice Nikkei fue del 0,7 por ciento. Ambas casas de inversión están entre las mayores colocadoras de los bonos Samuráis emitidos por la Argentina y que entran en el default anunciado por el nuevo gobierno.

El efecto de la suspensión del pago de la deuda, o parte de ella, también se reflejó en Nueva York en el índice de riesgo país elaborado por el JP Morgan, que llegó a 5495 puntos en la reducida rueda de anteayer (ayer no hubo operaciones por el día de Navidad). Aunque no hubo movimiento, en Brasil también repercutió el anuncio de la moratoria argentina.

Sin piso

Anteayer subieron tanto los títulos como las acciones, reflejando el efecto de diferenciación que persigue el gobierno de Fernando Henrique Cardoso. El primer mandatario ha declarado que "Brasil hoy tiene credibilidad" para espantar temores sobre una eventual salida similar a la de la Argentina. Pero, más allá de la voluntad oficial, los analistas creen que la disminución en el flujo de capitales afectará necesariamente al gigante sudamericano.

El analista de Lehman Brothers Joaquín Cottani consideró desde los Estados Unidos que los títulos soberanos aún no han encontrado su piso a pesar de que coticen en precios de default.

"No creo que aún la Argentina sea todavía una oportunidad de compra porque hay demasiada incertidumbre", dijo Cottani a LA NACION desde su domicilio en Virginia.

Cottani dijo que los anuncios del Gobierno "son preocupantes, porque sólo consisten en decir lo que la gente quiere oír. Una vez más los argentinos deberán enfrentar el hecho de que se les venda una ilusión, que, si fracasa, llevará a que se suban más los impuestos", dijo el analista.

Cottani aclaró que la suspensión del pago de la deuda "provocará una acumulación de retrasos que luego habrá que compensar", aunque el Gobierno no lo diga.

Según Cottani, la Argentina "llega a una situación de total proteccionismo interno y en dos meses caerá de nuevo en la realidad, mientras sigue soslayando el problema de fondo, que es la convertibilidad".

De todos modos, el analista de Lehman consideró que las acciones argentinas en el corto plazo podrían seguir en la senda positiva "infladas por el factor miedo respecto del futuro de los depósitos. Será una suba artificial", aclaró.

El efecto miedo

En este sentido, el flamante jefe de estrategia de Santander Investments de América latina, Darío Lizzano, dijo a LA NACION que -cuando reabra el mercado de acciones- se producirá una nueva suba por dos motivos: "Seguirá la compra de acciones locales para transformarlas en ADR (certificados de acciones en Nueva York) y, además, aquellos que tienen temor por sus depósitos, prefieren contar con activos reales, como una acción", pronosticó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.