Misa en la villa en homenaje a Chávez

La Presidenta fue a una humilde parroquia de Barracas para recordar al líder venezolano
Mariano Obarrio
(0)
6 de marzo de 2014  

En una celebración religiosa que combinó la liturgia de una misa de los curas villeros y de un acto político oficialista, con ruidosa presencia de agrupaciones juveniles kirchneristas, la presidenta Cristina Kirchner conmemoró ayer el primer aniversario de la muerte del ex presidente de Venezuela Hugo Chávez .

Eligió hacerlo con una misa en la puerta de la parroquia de la Virgen de los Milagros de Caacupé, sobre la calle Osvaldo Cruz, en el barrio de Barracas y en pleno corazón de la villa 21-24, una zona azotada por la pobreza y el narcotráfico.

Como invitado de honor, sentado a la derecha de Cristina, estuvo el embajador venezolano Carlos Eduardo Martínez Mendoza, de remera roja. Asistió acompañado por una delegación de diplomáticos y militares chavistas, con uniforme de gala.

La misa fue celebrada por el padre Lorenzo de Vedia, conocido como el "padre Toto", de fuerte trabajo en la villa. Es el sucesor al frente de esa parroquia del padre José María Di Paola, apodado "padre Pepe", quien emigró a Santiago del Estero en 2011 por amenazas de muerte del narcotráfico y luego regresó al conurbano bonaerense. "Esta visita reivindica el trabajo de nuestros curas villeros", dijo De Vedia, durante la homilía.

En tanto, el Gobierno envió a Venezuela al vicepresidente Amado Boudou, para participar de los actos encabezados por Nicolás Maduro, como otra muestra de apoyo a Caracas tras las recientes revueltas juveniles reprimidas por el chavismo con decenas de muertos.

El "padre Toto" había recibido el jueves pasado el llamado del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, que le transmitió el pedido de Cristina Kirchner de conmemorar a Chávez con una misa por "la vida, la paz y la democracia". El sacerdote repitió esa intención durante su homilía y elevó una oración especial por Hugo Chávez y por el fallecido ex presidente Néstor Kirchner.

En consonancia, la Presidenta, vestida de blanco y con una flor al tono en el pelo, habló sólo al final de la misa a un canal local. "Chávez está rodeado de los barrios populares, a Chávez, como a Néstor, los custodia el pueblo."

A metros del altar y las butacas improvisadas sobre la calle Osvaldo Cruz, los militantes de La Cámpora, Kolina, Patria Grande, Martín Fierro, Peronismo Militante y Juventud K, entre otros, no repararon en la solemnidad de la celebración y la emprendieron a cada rato con sus estribillos partidarios.

El "padre Toto" recordó que Francisco, cuando era cardenal, promovió la parroquia y el madrinazgo de la Virgen de Caacupé para todo el barrio. También subrayó el impulso del Santo Padre al Hogar de Cristo, un activo centro de capacitación laboral e inclusión social que coordinan los curas villeros.

En primera fila estaban con Cristina la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; el jefe de la Sedronar, el también cura Juan Carlos Molina; el camporista Andrés Larroque; el ex canciller Jorge Taiana, y el líder piquetero Luis D'Elía, entre otros. Todos ellos lucieron piadosamente una cruz de cenizas marcada en la frente como parte de la ceremonia por el Miércoles de Ceniza, el inicio del tiempo de la Pascua cristiana.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.