Polémica con el escrutinio: tensión, silencio y llamados desde la Casa Rosada al centro de cómputos

Adrián Pérez y Rogelio Frigerio, la primera vez que hablaron ante la prensa luego de que se cerrara la votación.
Adrián Pérez y Rogelio Frigerio, la primera vez que hablaron ante la prensa luego de que se cerrara la votación. Crédito: J. Costa
José María Costa
(0)
12 de agosto de 2019  • 11:52

"¡No lo podíamos creer! Venía todo tan bien hasta las 8 de la noche. Hasta que vinieron de la empresa y nos dijeron que si difundían los datos se caía el sistema de recepción de telegramas", resumió a LA NACION, una de las diez personas que presenció ayer las dos horas de tensión en el primer piso de la sede central del Correo Argentino. Hubo gritos, insultos, llamados desde la Casa Rosada y un silencio que solo sirvió para aumentar aún más las dudas sobre el rol de Smartmatic, la empresa venezolana que estuvo a cargo del escrutinio.

La jornada comenzó con tranquilidad. Desde las 17, habían autorizado el ingreso a la prensa a la sala que se había montado en la planta baja del edificio situado en Brandsen 2070, en la sede del Correo Argentino, en el barrio porteño de Barracas.

Parte del catering en la sala de prensa del Centro de Cómputos
Parte del catering en la sala de prensa del Centro de Cómputos Fuente: LA NACION - Crédito: José Costa

Pantallas táctiles con los datos de qué se elegía en cada distrito, incluido las boletas de todas las fuerzas, cantidad de lugares de votación y mesas, eran parte del menú para amenizar la espera por la veda que estuvo acompañado de un continuo catering que incluyó langostinos, ceviche, bruquetas, macarones y los infantables sanguchitos de miga.

A las 18.10, diez minutos después del cierre de la votación, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y el Secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez, hablaron ante la prensa acreditada. Explicaron a todo el país la jornada se había realizado sin mayores inconvenientes y que estaban a la espera de recibir los primeros telegramas.

La conferencia de prensa tras el cierre de la votación.

01:18
Video

"1200 telegramas en menos de una hora. Pensá que aún se sigue haciendo en recuento en algunas escuelas", dijeron a este medio dos personas con acceso a la carga de datos apenas pasadas las 19. "¡Ya son 14 mil! Más del 10% del total de los 101 mil", fue el siguiente mensaje a las 19.52. La celeridad permitía imaginar que se cumpliría el deseo oficial de informar los primeros datos a las 21.

Hasta allí la información fluía y el optimismo reinaba entre los encargados de interactuar con la prensa en nombre de la Dirección Nacional Electoral ( DINA), el Correo Argentino y la empresa venezolana contratada para el recuento provisorio, Smartmatic.

El último mensaje, antes del silencio que duró dos horas, llegaría a las 20.20: " Ya cargamos más del 10% de CABA, Córdoba y Santa Fe. De provincia de Buenos Aires ya llegamos al 8% y creo que vamos a poder tener el piso que nos pidió la Justicia para comenzar a difundir a las nueve de la noche".

Cinco minutos antes de esa charla informal, habían comenzado a circular videos de los fiscales electrónicos partidarios que monitoreaban la carga de los telegramas en una oficina paralela a la de los 850 operarios a cargo de recibir los datos, en los que mostraban que las máquinas donde venían recibiendo los datos comenzaron a fallar y no se actualizaban.

A las 20.30 el problema con la difusión de los datos en las computadoras de los fiscales ya llevaba más de 15 minutos

00:58
Video

Sería solo la punta del iceberg cuando faltaba menos de una hora para que terminara la veda de difusión de datos. La búsqueda de respuesta al reclamo y denuncia de los fiscales, no llegaría por las siguientes dos horas.

Tensión, silencio y gritos

El silencio llegó de la mano de la ausencia de los responsables de la comunicación con los más de 150 periodistas acreditados. Los mensajes dejaron de ser contestados y la incertidumbre creció aún más cuando el reloj marcó las nueve de la noche y la página de resultados no comenzó a cargar los datos.

En el primer piso la tensión ya se había instalado. El epicentro del conflicto fue la oficina donde se había acomodado el equipo de Smartmatic que había tirado una bomba en la cara del ministro Frigerio y que repetiría delante del vicejefe de Gabinete y secretario de Modernización, Andrés Ibarra: "Por el alto caudal de telegramas que estamos recibiendo comenzó a fallar el sistema de difusión a los fiscales partidarios. Para que no se caiga el sistema debimos bajar la difusión y priorizar la carga". Al menos tres fuentes de diferentes organismos y veedores confirmarían la veracidad de la explicación a LA NACION.

Los periodistas miran la conferencia donde Macri reconoce la derrota mientras esperan recibir datos oficiales
Los periodistas miran la conferencia donde Macri reconoce la derrota mientras esperan recibir datos oficiales Fuente: LA NACION - Crédito: José Costa

La argumentación de Smartmatic cayó como un baldazo de agua fría para el Gobierno que ya sumaba preocupación por la diferencia que se comenzaba a marcar entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. La acalorada discusión entre funcionarios y representantes de la firma fue escuchada, incluso presenciada, por algunos de los 850 data entry.

Allí comenzó un desfile por los pasillos de la primera planta. Sucesivas reuniones entre cinco, diez y hasta 15 personas. El lugar estaba vedado a la prensa y se debía flanquear cuatro controles del Ejército para llegar hasta el lugar donde la disputa casi llega a los golpes de puño. En el medio, Ibarra y Frigerio comenzaron a recibir llamados desde las máximas autoridades que pedían una explicación y solución.

En la planta baja la situación también dejó de ser calma y ordenada. Conseguir un dato certero o dar con alguna responsable de comunicación fue imposible. Solo una mujer con una radio se acercó un par de veces, entre las nueve y media y las diez de la noche, para explicar la "inminente" llegada de funcionarios a la sala de prensa. Eso recién ocurriría a las 22.20 y tras el discurso del presidente Mauricio Macri desde la sede de Junto de Todos donde reconocía una derrota, pero sin que se conocieran datos oficiales.

Desde las 22.30, tras la segunda conferencia de prensa de Frigerio y Pérez, la información volvió a fluir de la misma manera en la sala de prensa. Las dos horas de silencio y falta de datos había comenzado a quedar atrás. Para la medianoche, el lugar asignado a la prensa estaba casi vacío y los resultados de las PASO estaban dados.

Rogelio Frigerio y Adrián Pérez anuncian los resultados provisorios de las PASO y explican los motivos de la demora en la difusión

02:20
Video

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.