Paso a paso: así fue la embestida del Gobierno contra Carlos Fayt

El kirchnerismo había creado una subcomisión para estudiar la salud del juez de 97 años; las causas que impulsaron la ofensiva
(0)
15 de septiembre de 2015  • 13:17

La última embestida del Gobierno para pedir la renuncia del juez de la Corte Suprema Carlos Fayt tenía un claro objetivo. Evitar que el máximo tribunal pudiese tratar, antes del cambio de autoridades nacionales, dos de las causas más sensibles para el kirchnerismo. Hotesur y la constitucionalidad del memorándum firmado por el Gobierno con Irán.

El argumento de la Presidenta, esparcido mediante sus principales ministros y operadores era el de la edad del juez, 97 años, y su grado de lucidez a la hora de resolver sobre las causas más importantes del país.

La polémica sobre la salud de Fayt se generó luego de que el Gobierno denunciara que el magistrado firmó desde su casa la acordada que determinó la reelección del titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, con ocho meses de anticipación. Fue el 21 de abril.

A partir de allí, en medio de un conflicto entre el Gobierno y la Corte Suprema que escalaba día a día, el Frente para la Victoria (FPV) había avanzado a toda velocidad en su análisis sobre las capacidades de Fayt.

El punto máximo llegó cuando el kirchnerismo impulsó, el 2 de junio, la creación de una subcomisión especial para llevar adelante la investigación sobre el estado de salud mental del magistrado.

Encabezada por la presidenta de la Comisión de Juicio Político, la camporista Anabel Fernández Sagasti, la subcomisión sólo se reunió en dos oportunidades. La primera, el 4 de junio; la segunda, el 25 del mismo mes.

En las dos ocasiones declararon neurólogos que expusieron de manera general sobre la capacidad cognoscitiva de las personas de edad muy avanzada, como el juez Fayt. Nunca se conocieron las identidades de los profesionales ni el detalle de sus declaraciones porque se trató de reuniones secretas: no se permitió el ingreso de la prensa ni de los diputados que no formaban parte de la subcomisión.

Finalmente, a fines de agosto el Gobierno decidió congelar la ofensiva contra Fayt. El ritmo de pronto se detuvo y fuentes calificadas del bloque oficialista en la Cámara baja confiaron a LA NACION que ya no había instrucciones de seguir adelante con el proceso iniciado.

Pocas semanas después, este mediodía, el Corte Suprema comunicó que a partir del 11 de diciembre, con el cambio de gobierno, el juez abandonará su cargo.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.