Por sobre todo, una gran encuesta nacional

Ana María Mustapic
(0)
12 de agosto de 2013  

Las elecciones primarias de ayer ratifican lo que distintos analistas han venido sosteniendo respecto de esa innovación institucional inaugurada en 2011, esto es, no cumplen con ninguno de los objetivos, ni explícitos ni implícitos, que impulsaron su introducción . El pregonado propósito de democratizar y fortalecer a los partidos -más voces, más democracia, según el eslogan- no lo consiguen por una simple y obvia razón: son pocos los partidos que han ofrecido al electorado la posibilidad de escoger entre varios candidatos a ser nominados en las futuras elecciones. La gran mayoría de ellos presenta una lista única, por empezar, el Frente para la Victoria, la fuerza política que promovió su introducción.

Respecto del objetivo no declarado abiertamente, obligar a las fuerzas peronistas a competir dentro de un solo espacio, tampoco se logró. Las PASO intentaron ser una respuesta a las maniobras subterráneas dentro del justicialismo que contribuyeron a la derrota de Néstor Kirchner en 2009. Por algún cálculo que no queda claro, se consideró que las PASO podrían desalentar la estrategia de "ir por afuera" tan propia de los políticos justicialistas. La candidatura de Massa y su Frente Renovador es una contundente desmentida de ese presupuesto.

¿Cuál es, entonces, el balance de las primarias? Vistas desde la óptica de los electores, buena parte de ellos no saben a qué se los convocó. Tanto los candidatos como los medios han contribuido a la confusión. En distritos clave la propaganda electoral se nacionalizó dando la impresión de que se estaba frente a una elección general. Hace unas pocas horas, ¡un candidato oficialista salió a admitir el triunfo del adversario y a declararse respetuoso de la voluntad de los votantes! Los medios, a su vez, encuadran los resultados en los mismos términos. Esta visión distorsionada de la jornada de ayer llegó hasta el propio Ministerio del Interior: desde sus páginas ofrece una simulación de asignación de bancas a partir de las PASO.

Desde la perspectiva de los candidatos las primarias pueden resultar, eventualmente, útiles para fijar la estrategia a seguir de cara a las elecciones de octubre. Todo dependerá de los resultados. Las elecciones primarias de 2011 dejaron prácticamente todo dicho. En cambio, la actual competencia en el interior de la familia justicialista en la provincia de Buenos Aires avizora más de un curso de acción para octubre. Si éste es el saldo de las primarias, ¿justifica la tremenda inversión y movilización de recursos y energías que involucran? Mejor hubiera sido financiar abiertamente una gran encuesta nacional.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.