Prohíben el ingreso de nuevos presos a la cárcel de Devoto por superpoblación

Devoto ya no puede recibir más reclusos, según la Justicia
Devoto ya no puede recibir más reclusos, según la Justicia
Iván Ruiz
(0)
9 de mayo de 2019  • 12:55

La Justicia le prohibió al Servicio Penitenciario ingresar nuevos presos en la Cárcel de Devoto hasta que no se normalice la situación habitacional dentro del establecimiento. La Cámara de Casación Nacional determinó la semana pasada que el establecimiento no puede recibir traslados desde otros penales, así como ingresos a través de las fuerzas de seguridad.

Los jueces Gustavo Bruzzone y Patricia Llerena consideraron que hasta que la población de la Cárcel de Devoto, la única cárcel activa en la ciudad de Buenos Aires, sea inferior a 1754 personas, el establecimiento no podrá recibir más internos. Y detallaron que en la actualidad ese número supera los 2000 presos, más otros tantos que están alojados en el Hospital Penitenciario de ese penal.

"La superpoblación de la Unidad de la Ciudad de Buenos Aires [la Cárcel de Devoto], y las consecuencias que ello acarrea, constituyen circunstancias que no han sido controvertidas por la autoridad requerida y, en definitiva, sobre las que existe consenso entre todos los actores del caso", sostienen los jueces en el dictamen al que accedió LA NACION.

La Cámara de Casación Nacional, además, ratificó el inmediato desalojo del "Pabellón 53", un espacio que funcionaba dentro del penal como gimnasio y lugar de recreación para los presos, pero que luego fue reconvertido por el Servicio Penitenciario Federal en otro de los lugares para hospedar a los internos.

La modificación motivó a un grupo de presos a realizar una denuncia penal por la falta de espacio recreativo y también falta de lugares para recibir visitas, demanda que fue tenida en cuenta por los camaristas a la hora de ordenar el desalojo del exgimnasio reconvertido en espacio dormitorio para internos.

Los problemas comenzaron por las quejas recibidas debido a las precarias condiciones de detención que sufrían los detenidos que estaban en una alcaidía del Palacio de Tribunales, que debe funcionar como un lugar de paso, pero que en la práctica llegó a alojar a casi 170 detenidos hasta hace pocas semanas. Ante esa superpoblación en Tribunales, unos 90 presos fueron trasladados al gimnasio de la Cárcel de Devoto, que se convirtió así en el Pabellón 53.

Ahora, la Justicia ordenó desalojar ese Pabellón, por lo tanto, el Servicio Penitenciario Federal tendrá que trasladar a los internos a otros establecimientos, casi todos con superpoblación al igual que la Cárcel de Devoto, informaron fuentes oficiales. "El problema no es Devoto, el problema es el sistema", dijeron.

La Cárcel de Devoto está en proceso de traslado; el Servicio Penitenciario Federal ya firmó un convenio para la construcción de un nuevo penal en la localidad de Marcos Paz, más grande que el penal porteño, que estaría lista a mediados de 2021. La superpoblación es un problema que no sólo afecta a Devoto: el Servicio Penitenciario Federal dictó la emergencia para, entre otras cosas, resolver el "déficit habitacional" de las cárceles.

Por: Iván Ruiz
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.