Randazzo, un operador de Kirchner contra el duhaldismo

Desde la cartera de Interior será clave para el proyecto político del Presidente
Pablo Morosi
(0)
15 de noviembre de 2007  

LA PLATA.- "El Flaco va al frente, juega fuerte y, muchas veces, sin red." Así resumió la impronta de Florencio Randazzo, designado ministro del Interior, uno de sus más íntimos colaboradores.

Al "Flaco", como se conoce al actual ministro de Gobierno bonaerense, le gusta ser identificado como el principal impulsor de la lucha contra los métodos de los caciques del conurbano reunidos alrededor del duhaldismo, y también como el armador del entramado kirchnerista en el principal distrito electoral del país.

De hecho, ayer, a su alrededor se presumía que su designación premiaba aquellas labores y apuntaba a proyectar una estrategia de férreo control territorial que pretendería desplegar el Gobierno en la nueva etapa.

Desde que, en diciembre 1995, ingresó en la Cámara de Diputados provincial luego de presidir el Concejo Deliberante de su Chivilcoy natal, asomó como una figura "distinta e impetuosa", destacada por su "habilidad política y rápidos reflejos" hasta por sus más confesos detractores.

De 43 años (nació el 1° de marzo de 1964), contador, diplomado en 1989 en la Universidad de Buenos Aires, casado y con dos hijos (Gino, de 7, y Antonia, de 2), Randazzo se convirtió, en los últimos tiempos, en un propalador oficioso en el interior del gobierno provincial de las opiniones del kirchnerismo más concentrado.

Como estratego de Solá, fue uno de los que alumbraron, en diciembre de 2004, la idea del "felipismo" como marca de un espacio desde donde hacer frente al duhaldismo, que aún acechaba por espacios de poder.

Pero la pelea de Randazzo con el duhaldismo venía de antes, cuando se enfrentó con los miembros de la denominada "diputadota", encarnada en la Legislatura provincial por dirigentes como Osvaldo Mércuri, Juan Garivoto o Isidoro Laso. No le fue bien en aquella primera batalla y, en 2002, terminó aislado, al frente de un organismo creado por Solá para cobijarlo: la Secretaría de Modernización del Estado.

Una pelea de vieja data

Un año más tarde asumió como jefe de Gabinete bonaerense y, desde allí, comenzó a desplegar una tarea territorial con la que llegó a sumar bajo su espectro a unos 40 intendentes. Sobre esa base, Solá cimentó su reelección con más del 43% de los votos y una diferencia de 30 puntos sobre su principal perseguidor, Luis Patti.

En sus manos quedó la reforma política provincial, trunca por no haber hallado eco en la Legislatura. Se tuvo que conformar con experiencias piloto con extranjeros.

Si bien Randazzo siempre apareció cercano a Solá, no son pocos los dirigentes bonaerenses que sugieren que, muchas veces, parece actuar movido por una ambición personal.

Esa sospecha lo rodeó hace un año, cuando se derrumbó la reelección de Solá. Entonces se habló de un entredicho que distanció durante meses al mandatario provincial de su delfín político. Randazzo defendió su postura: dijo que su candidatura obedecía a la posibilidad de que, como finalmente ocurrió, Solá tuviese que dar un paso al costado y, en ese caso, el espacio no se quedara sin candidato.

El tiempo demostró que Solá y Randazzo aún se necesitaban, y todo volvió a su cauce. Randazzo desistió de su candidatura a gobernador al surgir la figura de Daniel Scioli.

No pocos piensan, ahora, que desde Interior será uno de los encargados de "controlar" al futuro gobernador a partir de una relación directa con los intendentes y con el PJ provincial. Se especula también con que el espaldarazo que implica su proyección al escenario nacional pueda ser, además, la ocasión para que sus aspiraciones de ser gobernador encuentren una plataforma real.

Las frases

Florencia Randazzo

Es un hecho con una fuerte connotación política, a sólo nueve días de las elecciones y no puede descartarse que esté vinculado a generar un clima de inestabilidad

Un mes atrás, frente al triple crimen de los policías en La Plata

Carrió sólo puede ganar espacio en los medios a través de sus teorías conspirativas

Respuesta a las sospechas sobre el secuestro de Luis Geréz, en enero de 2007.

El duhaldismo va a ser un proceso que día a día va a ser más decadente y que va a tener menos adhesión por parte de la gente

Abril de 2005, en uno de sus ataques contra el ex presidente.

Un complot es una conspiración de carácter político o social. Si eso no fue lo que pasó en San Vicente que me expliquen qué fue lo que pasó

En 2006, tras los incidentes en el traslado de los restos de Perón.

El Estado no debe ser un Estado gendarme ni un ausente. Debe ser un Estado inteligente, que escuche y que da respuestas

En julio de 2002, cuando era secretario de Modernización del Estado bonaerense

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?