Rigió un cepo al dólar en la Bolsa y se desplomaron acciones y bonos de la deuda

Tras la acusación presidencial, no se operó el contado con liquidación ni el dólar MEP; sin ese inflador se derrumbaron los precios en pesos de los papeles
Javier Blanco
(0)
2 de octubre de 2014  

La parálisis impuesta por el Gobierno a las operaciones bursátiles destinadas a arbitrar monedas le costó a la Bolsa porteña el mayor porrazo en lo que va del año, y puso en pausa la carrera alcista de los bonos de la deuda en dólares.

La ola de ventas, que dejó pérdidas del 10% entre las acciones más negociadas y del 4 al 9% entre los títulos de la deuda soberana, se activó temprano por temor a las implicancias de las denuncias que lanzó anteanoche la presidenta Cristina Kirchner cuando incluyó la corrida cambiaria como parte de un complot alentado desde el exterior para acabar con su gobierno.

El derrumbe, sin embargo, se aceleró a media tarde, cuando arreciaron los rumores (que luego se confirmarían) sobre la renuncia de Juan Carlos Fábrega a la presidencia del Banco Central (BCRA), dado que el funcionario era considerado el último escollo que debía remover el Gobierno para seguir financiando el déficit fiscal con mayor emisión monetaria.

La caída dejó a la vista que los sucesivos récords de la Bolsa y los bonos en dólares no eran producto de buenas razones, sino, más bien, de las malas. El Gobierno intentó en varias ocasiones presentar esas alzas como testimonio del buen andar de la economía y del escaso impacto que había tenido el default de la deuda. Si algo quedó a la vista en la rueda de ayer fue que se cimentaban en las mil y una maniobras para dolarizarse y huir del peso.

El motor de la abrupta corrección fue el cepo impuesto de hecho a las transacciones destinadas a operar "contado con liquidación" (CCL). Ésta es una operatoria bursátil mediante la cual una persona o empresa, con cuentas abiertas a su nombre en el país y el exterior, transfiere afuera fondos usando como vehículo una acción o bono que cotice en ambos mercados y, por lo mismo, pueda comprarse aquí en pesos y venderse en divisas en el exterior o viceversa. Es decir, sirve para fugar o ingresar divisas, según el caso.

La cotización del tipo de cambio implícito que se convalida, y que había marcado anteayer un récord de $ 15, es la que surge de la diferencia entre el precio de venta en dólares y el de compra en pesos. Y fue la que estuvo detrás de la escalada del blue.

En su discurso, la Presidenta dijo que a través del contado con liqui se habían pactado operaciones cambiarias que representan el 10% de las cursadas por el mercado oficial. "Las sociedades de bolsa ya movieron 27.400 millones de dólares y otros 10.000 millones los bancos", detalló.

La mira en el CCL

"El 58% de las que cursaron agentes de bolsa las hicieron entre dos: Mariva (43%) y Balanz (15%); mientras que entre Mariva (33%), Macro (11%) y Patagonia (10%) se repartieron el 54% de las que hicieron los bancos", detalló antes de acusar a todos de "estar desestabilizando".

El señalamiento presidencial movió ayer a la Comisión Nacional de Valores (CNV) a inspeccionar las casas de bolsa "marcadas" para incautar comprobantes y remitir la información a la AFIP y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), en busca de datos que permitan sostener la embestida.

Por la mañana, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había adelantado que se intentaría verificar si existe "infracción penal cambiaria" y si "las maniobras propiciadas por agentes de Bolsa vulneran esa ley", dado que la maniobra es legal si los fondos están declarados.

La embestida tomó por sorpresa al mercado por distintas razones:

  • Todos recuerdan que la escalada del CCL tomó vuelo cuando el propio Gobierno comenzó a pedirles a las empresas que cursaran pagos al exterior por esa vía para no presionar sobre las reservas del BCRA.
  • Es un dato conocido que el principal cliente de Balanz es la Anses.
  • Parte del vuelo que tomó el CCL obedeció a una norma que emitió el 11 de septiembre la Secretaría de Comunicaciones, al disponer que quien se imponga en la subasta por los servicios 4-G de telefonía celular podrá pagar el canon con divisas que ingrese al país o con Boden 15, en una parte. Esto lanzó a las compañías que ya están aquí (y con utilidades en pesos acumuladas por la prohibición a girarlas) a lanzarse a una carrera para comprar el bono para poder dar un destino a esos pesos y evitar traer dólares. Las transacciones con el Boden 15 marcan el valor que la agencia Reuters toma de referencia para el CCL. Vista así, la corrida puede ser parte de un complot, pero tiene componentes que se basan en cierta impericia oficial.

Operativos contra las financieras cuestionadas

  • La Comisión Nacional de Valores (CNV) realizó ayer operativos de inspección y verificación en las financieras Balanz Capital y Banco Mariva. Se trata de las dos casas acusadas anteayer por la presidenta Cristina Kirchner de realizar maniobras especulativas con el dólar.
  • Los inspectores de la CNV hicieron la inspección para detectar posible lavado de dinero en operaciones de contado con liquidación, que es la compra en pesos de bonos que cotizan en mercados extranjeros a través de la Bolsa de Buenos Aires. Así, permite hacerse de divisas en moneda extranjera en el exterior. Según las empresas, las inspecciones no alteraron el funcionamiento habitual de sus operaciones.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.