Rusia invitó a la Argentina a participar de una reunión de los Brics

Timerman se entrevistó con su par ruso, quien transmitió el interés en que Cristina vaya a la cumbre de julio, en Brasil
Martín Dinatale
(0)
29 de mayo de 2014  

En un nuevo gesto del acercamiento que busca Moscú con Buenos Aires, el gobierno de Vladimir Putin invitó ayer a la presidenta Cristina Kirchner a la cumbre de jefes de Estado de los Brics, el grupo de países emergentes que integran Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica. Éstos se reunirán el 15 de julio próximo en la ciudad brasileña de Fortaleza.

La invitación de Rusia a sumarse a esa cumbre se conoció ayer tras una reunión que tuvo el canciller Sergei Lavrov en Moscú con su par argentino, Héctor Timerman. "Invitamos a la Argentina a la reunión cumbre de los Brics en Brasil en julio", anunció Lavrov, en su cuenta de Twitter, aunque esa decisión no se incluyó en la declaración que ambos países firmaron tras el encuentro de cancilleres. A la vez, esta invitación contempla la posibilidad de que Cristina Kirchner y Putin mantengan una reunión a solas en Fortaleza, según trascendió.

La decisión de Rusia de invitar a Cristina Kirchner a la cumbre de los Brics no implicará que la Argentina avance en la incorporación a ese grupo de países, aclararon ayer a LA NACION fuentes diplomáticas de Rusia, la India y Brasil. Es que, en paralelo, el gobierno de Dilma Rousseff extenderá en los próximos días una invitación formal a esa misma cumbre de los Brics a los presidentes que conforman la Unasur.

En la Casa Rosada ayer se entusiasmaron con la idea de que la Argentina sea incluida en un futuro en el grupo de los Brics. "Nuestra economía tiene todo el perfil necesario para integrar los Brics", expresó a LA NACION un destacado funcionario del Gobierno. Este bloque de países emergentes hoy tiene un peso político y económico muy fuerte en el mundo, ya que en su totalidad concentra el 25% del PBI mundial, maneja el 18% del comercio internacional, conforma el 45% de la población mundial y ocupa la tercera parte del territorio del planeta.

Sin embargo, para poder sumar a otro país a este bloque se necesitan ciertos requisitos relacionados con índices económicos y demográficos particulares. Además, debe existir un consenso pleno entre los miembros para sumar a otro Estado. Sudáfrica fue el último país en incorporarse al bloque y le llevó más de tres años esa negociación.

"Hay que ser muy cautelosos en este tema porque no podemos generar expectativas que no se podrán cumplir. Hoy ni siquiera forma parte del debate informal la posibilidad de que la Argentina pueda integrar los Brics", coincidieron ante LA NACION fuentes diplomáticas de la India y Brasil. China cree que se necesita de "un amplio y trabajado consenso" para sumar a la Argentina al grupo, según confiaron fuentes diplomáticas de Pekín.

Apuesta de Putin

En rigor, la decisión de Rusia de invitar a Cristina Kirchner a la cumbre que se hará en Fortaleza tiene que ver con los gestos de buena sintonía que viene haciendo Putin hacia la Argentina en los últimos tiempos. Se trata de una apuesta geopolítica de Moscú para avanzar en América latina. Es la forma que busca Putin de contrarrestar el poder de Estados Unidos en la región, como lo está haciendo Moscú en otras partes del mundo.

"La Argentina no sólo es un país amigo, sino que es un socio estratégico en América latina", dijo hace un mes a LA NACION el embajador de Rusia en Buenos Aires, Víctor Koronelli.

Esto quedó cristalizado ayer tras el encuentro que Timerman y Lavrov tuvieron en el Palacio Spiridonovka de la cancillería rusa, en Moscú. Ambos cancilleres firmaron una declaración que prevé acuerdos en cooperación judicial, usos pacíficos de energía nuclear, cooperación tecnológica y temas relativos a la defensa. También se reafirmó la colaboración rusa en el desarrollo de la campaña antártica argentina.

Ayer, el canciller Timerman reiteró el apoyo de la Argentina a la posición de Rusia en su conflicto con Ucrania, al firmar una declaración conjunta que reclama "la no intervención en asuntos internos en otros Estados por medios económicos, políticos o militares".

Así, Timerman subrayó que "la posición argentina es contraria a los dobles estándares", frase con la que reflotó la crítica dirigida a Estados Unidos y la Unión Europea, por su respaldo al gobierno de Ucrania y su rechazo a la secesión de Crimea.

Esta postura se suma a la abstención de la Argentina en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en abril pasado, donde la mayoría de los países aprobó una resolución que apoyó la integridad territorial de Ucrania y consideró "no válido" el referéndum de Crimea. Esta decisión se leyó en Moscú como un apoyo de la Argentina a Rusia en su puja con Ucrania y se dio apenas dos días después de que Putin se comunicara telefónicamente con Cristina Kirchner para agradecerle aquella mención del "doble estándar" que hizo la Presidenta en París, cuando objetó el referéndum por la secesión de Crimea del territorio ucraniano.

Según pudo saber LA NACION de fuentes diplomáticas de Moscú, los acercamientos de Putin a Cristina Kirchner también contemplan la posibilidad de que la gigante estatal rusa Rosatom avance en el futuro inmediato con proyectos de energía nuclear en la planta de Atucha; la incursión rusa en yacimientos mineros de Mendoza y San Juan; en la construcción de las represas hidroeléctricas Cepernic y Néstor Kirchner; la venta de camiones y trolebuses rusos a la Argentina, y el eventual equipamiento de material militar ruso a la Argentina.

Como contrapartida, el Gobierno obtuvo un nuevo apoyo de Rusia por el reclamo de soberanía en las islas Malvinas y se aseguró la continuidad del flujo comercial, que arrojó superávit para la Argentina.

UNA ALIANZA QUE CRECE

Acuerdos y reuniones

Cristina Kirchner ya se reunió más de cinco veces con el presidente Putin. Firmaron un centenar de acuerdos bilaterales.

Comercio

El comercio entre Rusia y Argentina creció un 30%. Pasó de US$ 1989 millones en 2012 a US$ 2583 millones en 2013.

Apoyo geopolítico

Rusia apoyó a la Argentina por Malvinas y Cristina avaló el reclamo ruso en Crimea.

Del editor: qué significa. Hay varios puntos de interés mutuo que guían el vínculo con Rusia, a pesar de que genera "ruidos" en la relación con EE.UU. y la UE .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.