Coronavirus en la Argentina. El gobernador Gustavo Sáenz echó a la ministra de Salud ante el desborde de contagios en Salta y acusa a las prepagas

El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, en una reunión para analizar el despliegue de fuerzas militares en su territorio
El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, en una reunión para analizar el despliegue de fuerzas militares en su territorio Crédito: Gobierno de Salta
(0)
9 de septiembre de 2020  • 17:25

En medio de un desborde de contagios y muertes por coronavirus en la provincia, el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, echó anoche a su ministra de Salud, Josefina Medrano, y pidió a la población restringir "al máximo" la circulación en los próximos siete días para intentar contener la situación. Además, acusó a las clínicas privadas y a las prepagas de una supuesta falencia en la atención a los pacientes.

Salta superó los 5100 casos de coronavirus, de los cuales 1000 se registraron en los últimos cuatro días. La mayor parte se dio en la Capital. Hay temor, admiten en el gobierno, de un desborde del sistema sanitario.

El anuncio de Sáenz, en un mensaje televisado con tono grave, incluyó la promesa de investigar las denuncias de falencias en la atención de pacientes. Tuvo alta repercusión los casos de un joven, Alejandro Paz, que antes de morir pidió ayuda con un video, y del periodista Eduardo Chañe, cuyos familiares denunciaron que no había recibido una correcta asistencia en una clínica privada.

Al hablar de la cesanteada Medrano, el gobernador sostuvo: "Los ministros cumplen un ciclo. Cuando la convoqué ni ella ni yo sabíamos que íbamos a atravesar esto de la pandemia. Nadie estaba preparado. Hizo lo que podía".

Medrano explicó después: "No dejo este honroso cargo sino por expreso pedido del Gobernador, ya que no soy de dejar tareas incompletas, por difíciles que sean".

Sáenz -un peronista que no integra el Frente de Todos- admitió que "la situación epidemiológica de la provincia está complicada". Pidió a los salteños a disminuir "completamente la circulación en estos siete días", en los que rigen restricciones para algunas actividades económicas.

Acusación a las prepagas

Con la voz a punto de quebrarse y mirando a cámara, el gobernador dijo: "Lo cierto, queridos salteños, es que hay gente que se está muriendo, muchos no se dan cuenta que este virus nos está afectando cada día más, los contagios van creciendo, son más las familias que sufren, pacientes que necesitan una cama".

Culpó además a las clínicas privadas por su servicio. "No puede ser que el sistema público esté al borde del colapso por culpa de las clínicas. Hoy las obras sociales deben darle atención, ustedes vienen pagando desde hace mucho tiempo. Hoy necesitan que les brinden el servicio de salud", dijo. Denunció que las prepagas "no les atienden el teléfono" a los pacientes.

En un cierre emotivo de su discurso, dijo que él "no sabía, no estaba preparado para esto". Y reclamó empatía: "Les pido un minuto que se pongan en este lugar. No es fácil gobernar en medio de una pandemia".

En lugar de Medrano, nombró al hasta ahora gerente del hospital Señor del Milagro, Juan José Esteban.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.