Se frustró el primer encuentro público de Alberto Fernández con Lammens

Lammens y Marziotta realizaron el acto en Flores
Lammens y Marziotta realizaron el acto en Flores Crédito: Ignacio Sánchez
El candidato presidencial no pudo llegar a la cita; el postulante porteño reunió a 150 clubes de barrio
Hernán Cappiello
(0)
2 de agosto de 2019  

El primer acto de Alberto Fernández con sus candidatos porteños del Frente de Todos se frustró. La reunión en la que estaba anunciada su presencia, en el Club Villa Mitre, de Flores, fue comandada por Matías Lammens, candidato a jefe de gobierno de la ciudad, y Gisela Marziotta, postulante a vicejefa, quienes hablaron ante dirigentes de 150 clubes de barrio y les prometieron su apoyo, fondos y subsidios para subsistir, en caso de que lleguen a gobernar la ciudad.

En el entorno de Alberto Fernández explicaron que estaban en el centro grabando notas junto con Axel Kicillof y que se demoraron en salir rumbo al acto. Con el tránsito del atardecer, el Waze les indicaba que iban a tardar 50 minutos, por lo que decidieron suspender la presencia del postulante, que luego tenía otra reunión agendada.

Dijeron los colaboradores de Fernández que llamó a Lammens por teléfono, le explicó la situación y por eso decidieron hacer el acto sin su presencia, para no demorar a los dirigentes barriales. Negaron cerca de Fernández cualquier cortocircuito. "Se demoró y para no estirarla más, era un caos de tránsito, Fernández se fue al centro a otra reunión, y decidieron en conjunto con Lammens que no iba", dijeron colaboradores del candidato a presidente.

En el club Villa Mitre, Lammens dijo a LA NACION que no había ninguna desavenencia y que, al contrario, Fernández no llegó al acto por el tránsito y porque luego tenía una reunión, a la que lo había convocado Cristina Kirchner. Lo mismo dijeron colaboradores de Marziotta, que explicaron la ausencia del candidato en su apretada agenda.

La convocatoria estaba prevista para las 18, pero es usual que estas actividades se demoren. Mariano Recalde estaba desde temprano, y fueron llegando al gimnasio del club el propio Lammens, Victoria Donda, Pino Solanas, Claudia Neira, Claudio Ferreño, Itaí Hagman, Ofelia Fernández y Paula Penaca.

La expectativa era mucha, no se trataba de un acto político con la militancia, bombos y folclore peronista. Era una reunión política con dirigentes de clubes barriales. De jogging, algunos con las camisetas y buzos de sus instituciones se mezclaron en las sillas de plástico esperando el comienzo del acto.

Lammens fue recibido como una estrella de rock, en su doble rol de presidente de club, por San Lorenzo, y candidato porteño. No paró de sacarse selfies y Donda también fue de las más requeridas.

Una vez tomada la decisión de comenzar el acto sin Fernández, cuando habían pasado más de 45 minutos de la hora programada, ocuparon el escenario. Toda la lista porteña, incluidos los candidatos a diputados, senadores y concejales, fueron aplaudidos por el público, que comenzó a corear el clásico "¡Vamos a volver!"

Arengas y promesas

Marziotta prometió "volver para ser mejores" y castigó al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. Dijo que se muestra insensible con los clubes de barrio y que su política no es más que la evidencia del macrismo a nivel nacional.

Lammens, orador principal, recibió una carpeta de reclamos de los clubes barriales y les habló a los dirigentes como uno de ellos. Cosechó aplausos cuando recordó que evitaron convertir a los clubes en sociedades anónimas por ley y cuando destacó el rol social de las instituciones. Empático, contó su experiencia en San Lorenzo, con el rol social del club vecino de la villa 1-11-14 y dijo que el Estado debe intervenir para ir en auxilio de estas instituciones. Y les prometió: "Si ganamos, seré la voz de ustedes".

Los exhortó a convencer a los indecisos a votar por el Frente de Todos. Las imágenes de los candidatos estaban en grandes carteles a los lados del escenario, aunque en el centro estaban Alberto Fernández y Lammens y la foto de Cristina Kirchner quedó a los bordes.

Cortito, terminó explicando que en esta elección se juegan más que cuatro años de gobierno. Se decide, dijo, "el destino de la Argentina y de nuestros hijos". Y prometió: "Los vamos a sorprender en las urnas el domingo que viene".

El más sorprendido fue Pino Solanas, por la rapidez con que se dio el acto. "Pasó volando", dijo, y se lamentó con lo que le había costado llegar en auto desde Olivos hasta Flores por el tránsito porteño.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.