Sica deja la reforma laboral para 2020, se desprende del equipo de Triaca y se acerca a la CGT

Busca replicar acuerdos laborales como el de Vaca Muerta
Busca replicar acuerdos laborales como el de Vaca Muerta Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat
Santiago Dapelo
(0)
21 de noviembre de 2018  

Aunque "imprescindible", Dante Sica reconoce que avanzar en el proyecto de reforma laboral no será posible el año próximo. Las elecciones y la debilidad de Cambiemos en el Congreso son los principales argumentos para no forzar una situación que dejaría al Gobierno en desventaja.

En lugar de ir al choque, el ministro de Producción y Trabajo diseñó una hoja de ruta con objetivos cumplibles para el año que queda: recrear un escenario que posibilite rediscutir los marcos laborales y reconstruir la "desgastada" relación con los sindicatos. Por eso, en el camino al cambio más profundo, el primer paso que buscará será replicar el modelo Vaca Muerta : vincular a los gremios con la productividad y reducir la conflictividad.

"Los sindicatos necesitan retomar un canal de diálogo más fluido con el Gobierno, la relación está desgastada", dice a LA NACION Sica.

Una característica destaca a Sica: es, por sobre todas las cosas, pragmático. Si bien tuvo diferencias con Jorge Triaca, que anunció su renuncia como secretario de Trabajo hace tres días, nunca lo admitirá públicamente ni en privado. Por eso se tomará unos días para anunciar los cambios que realizará en la Secretaría de Trabajo.

"Quiere que Jorge [Triaca] tenga una salida elegante", explican fuentes oficiales del Palacio de Hacienda. Todo se desencadenará a partir del 3 de diciembre, último día de Triaca en la Secretaría.

Con el control total sobre el área, serán cuatro las secretarías que se verán afectadas y sufrirán cambios: la coordinación administrativa, Empleo, Trabajo y el manejo de las obras sociales. La intención es terminar con la "desprolijidad administrativa" que dejó el equipo de Triaca. Para que no haya dudas de que su intención es tomar las riendas, desde la próxima semana se instalará dos veces por semana en el edificio de la avenida Alem.

El fortalecimiento de Sica expresa uno de los cambios más visibles de la reestructuración del gabinete que ensayó Macri. Con el nuevo esquema -además de Trabajo y Producción, también es el jefe político de Agroindustria-, por funciones y su capacidad para oficiar de vocero, quedó a la altura del trío que componen Carolina Stanley , Nicolás Dujovne y Rogelio Frigerio .

Su trabajo será recrear un escenario para articular entre sindicatos y empresas mejoras que permitan una mayor competitividad. Reducir los costos laborales, generar trabajo de calidad y recuperar la capacidad exportadora en un país que necesita dólares.

Según aquellos que lo tratan a diario, está tranquilo y "divertido" con sus nuevas atribuciones; desde esta semana asumió las responsabilidades políticas que dejó Triaca.

Sabe que 2019, año electoral, será complicado, pero su meta será construir puentes con los sindicatos.

"Una reforma laboral es imprescindible. No es un problema ideológico ni político", explica con énfasis el ministro.

En los últimos días ya comenzó a tejer su red. Habló con algunos de los líderes sindicales, como Héctor Daer y Luis Barrionuevo, pero no con Hugo Moyano, con quien no tiene relación. El grupo de trabajo de Sica tendrá como tarea principal recomponer el diálogo y, sobre todo, la confianza para armar una mesa de discusión.

"No nos conviene una CGT atomizada", advierte Sica.

La central obrera será uno de sus principales interlocutores; la Casa Rosada necesita que la conducción de la CGT se consolide, pero por el momento no habrá una convocatoria. "Hay que darle contenido a la foto", describe un hombre con acceso al despacho presidencial.

Moyano es una traba para ese objetivo, reconocen en el Palacio de Hacienda. Para que no haya dudas, Sica ya avisó que no se meterá en los problemas judiciales que tiene el líder camionero. Eso sí, el ministro estará muy atento al método que utilizó Moyano, sobre todo durante el kirchnerismo, para engrosar su gremio. No hay margen para aprietes a empresarios, también ya mandó la advertencia.

Sin una reforma laboral en el horizonte hasta 2020, el Gobierno intentará profundizar el modelo Vaca Muerta. "Es un puente para demostrar cómo en un sector, generando un nuevo sistema de relaciones en el que todos ceden algo, se pueden discutir nuevas reglas o marcos laborales", según definieron cerca de Sica.

Ahí, el Presidente pactó con dos gremios petroleros restringir el derecho de huelga con el fin de evitar una caída en la productividad. Ahora, como adelantó LA NACION, el Gobierno, un sector de la oposición y los gremios de la energía trabajan en un novedoso proyecto para declarar Vaca Muerta una política de Estado. Entre los puntos más curiosos y sensibles se encuentra un artículo que está en pleno debate: bajar la conflictividad sindical.

Sica asumió las responsabilidades de un área que será clave el año próximo. Reducir los costos laborales es una obsesión de Macri. Los resultados que alcanzó, en tres años de mandato, fueron escasos. Es otra de las razones por las que despidió a Triaca. Esa será, en definitiva, la meta con la que deberá lidiar Sica en un eventual segundo mandato. Para eso comenzó a trabajar desde ahora.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.