Sobisch, de lleno en la campaña

El gobernador de Neuquén ya está decidido a competir contra Kirchner en 2007
Oliver Galak
(0)
25 de abril de 2004  

El reloj de Jorge Sobisch parecería adelantar tres años. El gobernador de Neuquén no sólo ya anunció que será candidato a presidente en 2007, sino que se mueve hoy como si fuera un candidato en el tramo final de la campaña.

Organiza actos políticos, busca alianzas con otras fuerzas, critica al Gobierno, presenta propuestas para resolver problemas nacionales, consulta a asesores de imagen, da entrevistas periodísticas, viaja a distintos puntos del país y del exterior. No sólo está adelantado, ese reloj parecería marcar más de 24 horas por día.

"Nuestra estrategia se basa en mostrar acción, acción, acción. Pero con contenido", dicen los responsables de su equipo de comunicación.

El líder del Movimiento Popular Neuquino (MPN) quiere mostrarse como el principal rival a futuro del presidente Néstor Kirchner. Si bien habla de captar los votos de "peronistas y radicales que no se sienten contenidos", su espacio político natural es el centro. La mayoría de los dirigentes con los que ha mantenido contactos en las últimas semanas responde a esa denominación.

En tal sentido, disputa ese espacio con otras figuras opositoras de peso, como Ricardo López Murphy (Recrear) y Mauricio Macri (Compromiso para el Cambio). Sobisch parece correr con una ventaja: tiene un cargo público y su gestión le permite mostrarse tomando medidas de gobierno.

"Es importante poder mostrar un territorio propio", señaló el gobernador en diálogo con LA NACION.

Las medidas de gobierno que toma (desde la propuesta al canciller Rafael Bielsa de construir un gasoducto para solucionar el conflicto con Chile hasta la presentación de un plan de turismo para Neuquén que contempla inversiones por 40 millones de pesos) le permiten instalarse en la opinión pública como un político "proactivo", según definen sus asesores.

Sus frecuentes viajes a Buenos Aires (suele venir una vez por semana) buscan combinar acción de gobierno con actividades políticas. El miércoles último, por ejemplo, vino para firmar un convenio con Repsol-YPF y aprovechó para almorzar con los diputados del Interbloque Federal.

Sobisch reconoce que está "expuesto a que se pueda confundir lo político con lo que tiene que ver con la gestión", pero asegura que él no especula con eso. "Un político vive siempre en campaña", admite.

Para evitar la confusión, desdobló en campaña y gestión dos equipos independientes de trabajo.

En su armado político, Sobisch tuvo esta semana una buena noticia: una diputada del MPN, Encarnación Lozano, fue electa vicepresidenta tercera de la Cámara baja, en representación del Interbloque Federal.

El respaldo es importante ya que a Sobisch no le alcanza con su partido para presentar una candidatura nacional. Más tarde o más temprano, deberá tejer alianzas con otras figuras. Con Macri ha habido varios contactos (recientemente se mostraron juntos en un seminario). Con López Murphy, en cambio, la relación es mala y se han criticado mutuamente en público.

Sobisch también mantiene buenos contactos con otras fuerzas provinciales y otros partidos de centro, como Acción por la República. Muchos fueron hace unas semanas a un acto en el que Sobisch juntó a más de 600 dirigentes y anunció el lanzamiento de su candidatura presidencial. Había algunos ex funcionarios menemistas.

El hecho de haber empezado la campaña con tanta anticipación no es casual. "La idea es posicionar a un candidato como opositor en un momento en el que casi nadie se anima a criticar al Gobierno", explica un asesor.

La etapa de "instalación" será más larga que en el caso de otras figuras más conocidas en el ámbito nacional.

El tres veces gobernador dice que no maneja encuestas, pero que cada vez que viene a Buenos Aires nota que más gente lo saluda por la calle. "Mi mayor defecto es mi mayor virtud -bromea Sobisch-. La gente todavía no me conoce lo bueno, pero tampoco lo malo."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.