Sobreseen a Ernestina de Noble por la denuncia de apropiación de sus hijos

Lo dispuso la jueza Arroyo Salgado luego de que las pruebas genéticas determinaron que no son hijos de desaparecidos; la dueña de Clarín había estado detenida
Hernán Cappiello
(0)
5 de enero de 2016  

Tras 14 años de investigación, la Justicia sobreseyó ayer a la dueña de Clarín Ernestina Herrera de Noble, que fue denunciada por apropiación de niños nacidos en cautiverio durante la dictadura militar. La decisión fue de la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, que entendió que los cruces de datos genéticos de los dos hijos de la empresaria con los del Banco Nacional de Datos Genéticos fueron negativos.

No obstante la jueza no archivó la causa, sino que la reservó en la secretaría, pues dijo que en el futuro si se agregan nuevas evidencias como muestras al banco pueden reabrir las actuaciones para seguir con las comparaciones genéticas.

La denuncia la hicieron en 2001 las Abuelas de Plaza de Mayo. El juez Roberto Marquevich, que inició el expediente, fue destituido por estas actuaciones, su sucesor renunció y Arroyo Salgado asumió la causa en 2012, antes de la muerte de su ex esposo, el fiscal Alberto Nisman.

Esta causa fue una de las banderas emblemáticas del kirchnerismo en su embestida contra el Grupo Clarín; en sus intentos de limitar la actuación de la empresaria del multimedio, sumó en su discurso público los ataques a Ernestina Herrera de Noble, a la que los militantes kirchneristas calificaron siempre de "apropiadora" y a Marcela y Felipe Noble Herrera los consideraban "apropiados".

Incluso Herrera de Noble fue detenida por orden de Marquevich en los primeros años en los que tramitó la causa y Felipe y Marcela Nobel Herrera fueron sometidos a un procedimiento compulsivo para obtener su ADN.

La jueza Arroyo Salgado, en su resolución fechada el 30 de diciembre pasado, hizo un repaso de las actuaciones desde su origen, criticó con acidez las gestión de sus antecesores en el expediente, valoró la opinión de los camaristas que convalidaron sus decisiones y descalificó con dureza al fiscal del caso.

Tras el apartamiento de Marquevich, asumió la causa el juez Conrado Bergesio, quien la tuvo hasta abril de 2010. Arroyo Salgado lo denunció porque dijo que demoró el caso para favorecer a los intereses de la acusada.

La jueza buscó realizar el análisis genético que habían ordenado los tribunales que intervinieron. No pudo efectuarlo contra el material genético en manos de la Justicia, porque estaba inutilizaba. Buscó extraer nuevas muestras de Marcela y Felipe Noble Herrera.

Fue en un procedimiento ordenado por la jueza Arroyo Salgado luego de una nueva negativa a dar sangre, en el que Marcela y Felipe Herrera de Noble fueron interceptados cuando salían del juzgado y se secuestraron sus prendas íntimas.

Sin embargo, ese material no sirvió para hacer el estudio porque arrojó que en las prendas había perfil genético de ambos sexos.

Finalmente, en junio de 2011 los hijos adoptivos de Herrera de Noble se presentaron en el hospital Durand, donde funciona el Banco Nacional de Datos Genéticos, para la extracción de sangre. Fueron extraídas esas muestras y la jueza ordenó compararlas con los datos del banco de ADN de familiares de desaparecidos, en el lapso de 1976 cuando ocurrió la adopción.

Sin embargo, cuando esta decisión estaba siendo cuestionada ante la Justicia, los hermanos desistieron de sus objeciones para realizar los cruces de datos genéticos y se efectuó un cotejo con la totalidad de los datos del Banco de Datos Genéticos, el cual dio negativo.

La causa motivó una controversia pública por quien iba a quedar al frente del organismo público que resguarda el ADN de los familiares de desaparecidos.

La jueza Arroyo Salgado, en su fallo conocido ayer, rechazó las pretensiones del fiscal Fernando Domínguez, que había pedido ampliar la indagatoria de Ernestina Herrera de Noble. Domínguez había dicho que a pesar de que los estudios genéticos habían dado negativos, nada hacía pensar que en el futuro, con la ampliación del banco de datos genéticos de familiares de desaparecidos, no pudiera haber una coincidencia. Pero Arroyo Salgado criticó su actuación. Dijo que su pedido de indagatoria "pareciera responder a una ciega intención de persecución del Ministerio Público Fiscal con el afán de dar continuidad y/o justificar a los agravios que la calificaron exponencial y públicamente de apropiadora".

La jueza, a pesar de esta decisión, enumeró en su fallo las circunstancias llamativas que rodearon la adopción de Marcela y Felipe Noble Herrera. Puntualizó que en ambos casos intervino la misma fallecida jueza de menores de San Isidro y que había inconsistencias en las declaraciones de las personas que relataron el modo en que los niños habían sido abandonados en la calle –en el caso de Marcela– o entregados por su madre, en el caso de Felipe.

Dijo que estas circunstancias de los expedientes de adopción y las irregularidades en el otorgamiento de la guarda fueron las que dieron sustento a la imputación, pero que el resultado negativo de los análisis genéticos la llevó a tomar la decisión de sobreseer a la empresaria, dejando constancia de que "la formación de la causa no afecta su buen nombre y honor".

Además, la jueza dijo que el resultado de los exámenes, concluidos sin que las partes hayan impugnado sus resultados, hace desvanecer las dudas. Los resultados genéticos "se alzan como un escollo insuperable para tener por acreditado el hecho imputado", dijo, e impiden que las irregularidades o situaciones sugestivas del proceso de adopción "superen la barrera de la especulación".

Como la investigación está agotada y no hay más pruebas que realizar, la jueza dispuso sobreseer a Herrera de Noble, un fallo más amplio y superador que el que había dictado su falta de mérito en 2007.

El fallo de Arroyo Salgado alcanzó a Aldo Rico, pues estaba sindicado como quien pudo haber entregado a los hijos de la empresaria. También fueron sobreseídos Ignacio Katz y Norma Cadoppi, investigados en la causa.

Víctimas de la causa

Desde 2001 están a la espera de un fallo definitivo

Marcela Noble Herrera

Fue adoptada por su madre luego de que la dejaron en la puerta de la casa donde vivía la familia

Felipe Noble Herrera

Fue entregado por su madre al juzgado de menores de San Isidro y la jueza lo entregó a la empresaria en adopción

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.