Tras las críticas de Alberto Fernández, Cornejo admitió que fue "un error" la cláusula gatillo

El ex gobernador de Mendoza reconoció haberse equivocado en "indexar" los salarios de los empleados públicos durante la gestión macrista.
El ex gobernador de Mendoza reconoció haberse equivocado en "indexar" los salarios de los empleados públicos durante la gestión macrista. Crédito: Marcelo Aguilar
Pablo Mannino
(0)
14 de enero de 2020  • 18:00

Tras las críticas del presidente Alberto Fernández sobre las deudas de las provincias y la actualización salarial atada a la inflación, el titular de la UCR nacional y exgobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, admitió que la "cláusula gatillo" en los sueldos de los empleados públicos fue "un error".

De esta manera, el actual diputado nacional reconoció que una de las medidas clave de su gestión en relación con los gremios locales se convirtió en un problema para las cuentas provinciales, sobre todo para el gobierno de su sucesor, Rodolfo Suarez, que enfrentará este año en paritarias justamente ese pedido de los sindicatos vinculado a la "indexación", tal como aseguraron a LA NACION los principales gremios de la provincia.

"Las provincias entraron en un proceso de paritarias, y creyéndole al gobierno nacional, casi todas, que son intensivas en empleo público acordaron la cláusula gatillo. La cláusula gatillo ha hecho polvo a la mayoría de las provincias, que están siendo asistidas con adelantos de coparticipación, pero no es el caso de Mendoza, y Mendoza sí la tenía. Yo a esta altura la veo como un error mío haber concedido la cláusula. La verdad es que con estanflación los gastos suben por el ascensor y la recaudación por la escalera", reconoció el ex gobernador cuyano en declaraciones a radio Nihuil.

El líder de la oposición y legislador nacional por Mendoza dio sus explicaciones tras los cuestionamiento realizados la noche del lunes por el mandatario nacional durante una entrevista televisiva. Fernández dijo: "Hay provincias que se endeudaron de manera inexplicable, como Mendoza. Lo escuché a hablar a Cornejo, impresionante... y se endeudó para gastos corrientes. Sería bueno que nos calmemos, se rasgan las vestiduras como los defensores de la clase media y la empobrecieron. Y vienen a darnos clases de economía, no lo puedo creer".

En este punto, Cornejo dejó en claro que esa deuda en dólares es un proyecto de financiamiento para la actual gestión, que se está debatiendo en la Legislatura, como parte del presupuesto 2020. Asimismo, indicó que Mendoza tiene 50% de su deuda en dólares pero que la Provincia está en condiciones de pagarla. "Fernández está desinformado y me extraña porque eso baja la calidad del debate público", le reprochó Cornejo, aunque admitió las críticas sobre la instrumentación de la actualización salarial atada al índice inflacionario, medida que "protegió" a los empleados estatales de no perder poder adquisitivo. "Una de las peores cosas que han pasado es la indexación de la economía. Tenemos que desindexar la economía. Así como hay que revisar el sistema de precios y de alquileres, tenemos que lograr acuerdos en paritarias libres, sin las cláusulas", cuestionó el presidente.

Por último, Cornejo se refirió a la necesidad de un "plan integral" para hacerle frente a la crisis económica nacional. "Para mí, la palabra maldita es ajuste, y es positivo. La que no aparece es que Argentina necesita un shock capitalista que Macri no quiso, o no pudo o no supo y un Estado inteligente que no lo tiene porque es cada vez más bobo", dijo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.