Tras las denuncias, el Gobierno duplicó el presupuesto electoral: gastará $3900 millones