Tucumán: una fuerza amiga del poder

José Ignacio Sbrocco
(0)
16 de diciembre de 2013  

En Tucumán la policía pretendía llevar el sueldo de un agente que recién se inicia a $ 12.000, una suma igual a la reclamada en Córdoba. Pero luego se acordó un incremento que llevó el salario a $ 8700 y la reincorporación de tres policías que habían sido separados en abril, en un anterior reclamo salarial. El jefe de policía, Jorge Racedo, renunció, en desacuerdo con las reincorporaciones.

La policía tucumana no cuenta con una buena imagen en esta provincia. En lo que va del año, 20 agentes fueron detenidos, acusados de haber participados en varios delitos: robos en countries y en un shopping, y la violación a un travesti en una comisaría, entre otros casos.

Además, el ex subjefe de policía Nicolás Barrera y el ex comisario Héctor Brito están acusados de haber encubierto el crimen de Paulina Lebbos, ocurrido en marzo de 2006. En una causa paralela, el ex comisario Enrique García y otros dos policías están siendo juzgados por haber falsificado el acta del hallazgo del cuerpo de la joven. A contramano de la investigación, el gobernador José Alperovich promovió a los jefes policiales vinculados con el caso Lebbos: García fue designado jefe de Bomberos y Barrera ingresó como asesor del Poder Ejecutivo. Ambos aparecen, además, en dos causas vinculadas a los hijos del poder.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.