Una oportunidad para no perder más trenes

Andrés Cisneros
Andrés Cisneros PARA LA NACION
(0)
28 de noviembre de 2018  

Este G-20 viene siendo positivo para la Argentina y determinados comportamientos podrían aumentar un balance favorable.

Por caso, sería bueno que algunos entornos morigeraran la importancia que insisten en atribuir a la simpatía que un presidente (Macri, antes Alfonsín, Menem, CFK) mantenga con primeros mandatarios de países importantes. Se pueden lograr gentilezas como la fugaz venta de limones, pero, por ejemplo, el apoyo abrumador de Trump en el FMI tiene otro origen, muy anterior a cualquier glamorosa partida de golf presidencial: no se trata de fintas entre príncipes medievales, sino de una apuesta largamente elaborada por sus equipos profesionales de estrategia política, respaldando alternativas superadoras de la ola populista en nuestra región. Hacen política exterior, no marketing.

Esa fue la expectativa del mundo al invitarnos a ingresar, hace dos décadas, luego del tramo 1983/1999, cuando la Argentina de veras tuvo políticas exteriores.

Hay que organizar bien y promover entendimientos entre nuestros huéspedes, pero sin exagerar maniobras comunicacionales. Aunque en el Palacio San Martín apenas Faurie y un puñado de funcionarios lo entienden, el G-20 no debe reducirse a meras relaciones públicas: no estamos en condiciones de poner fin a la guerra comercial entre EE.UU y China o la crisis del Brexit, pero algo podemos ayudar. Macri y May tienen previsto un encuentro que incluye Malvinas, esperemos que la ansiedad de algunos entornos no provoque un nuevo anuncio asombroso de que se discutirá la soberanía, como ocurrió en el encuentro anterior de 2016 en la ONU.

También los encuentros mano a mano con los primeros mandatarios de Rusia, EE.UU., China, Francia, Japón, la India o el importantísimo Brasil constituyen oportunidades muy valiosas para reforzar lazos bilaterales. Al mismo tiempo, como simultáneas de ajedrez, estarían presentes miembros del flamante TMEC, el G-7, los Brics y los más desconocidos del Mikta, sobre el cual tanta atención reclama Rosendo Fraga.

El mundo parece tender de un G-20 a un G-2 de solo EE.UU. y China, y las agresiones de Trump y Putin a todo ejercicio supranacional podrían también golpear a nuestro G-20, reduciéndonos a solo un éxito de buenas maneras y hotelería, mientras no podemos organizar partidos de fútbol incluso sin hinchada visitante. Aun así, se están haciendo bien las cosas para que un eficaz desempeño como anfitriones ayude al proceso de reinserción, que después de los noventa tan empeñosamente nos encargamos de perder en el mundo. A tal grado que, al menos dos veces, se especuló sobre nuestro desplazamiento del G-20.

Apostando al optimismo, muy posiblemente se firme aquí el nuevo Nafta –el TMEC– o, más improbable, al menos una tregua en la guerra comercial de Washington y Pekín, o el principio de una reforma consensuada de la OMC.

La Argentina misma podrá exhibir logros bilaterales con varios países. Todos nos alegraremos con éxitos argentinos, solo que alguna vez debiéramos entender que no basta con causar una buena impresión y luego sentarnos a esperar que las soluciones vengan de afuera, porque demasiadas veces ello ha alimentado un tic lamentablemente frecuente entre nosotros: la última vez que lo vivimos fue con la tan esperada lluvia de inversiones. Sería bueno no repetirlo, que de una buena vez comprendamos que desde afuera pueden ayudar, pero que la verdadera solución de nuestros problemas solo puede provenir de adentro, de nosotros mismos. Una gran política exterior solo nace de una gran política interior. La mejor política exterior no puede encubrir una situación nacional interna plagada de crisis económicas, políticas y sociales que aparecemos claramente imposibilitados de solucionar, y todavía muy lejos de ser resueltas por un país que sobrevive con un respirador del FMI. Ya nos hemos perdido demasiados trenes que nos dejaron parados en el andén. No nos conformemos solo con deslumbrar al mundo y, después de un ojalá exitoso G-20, sigamos a Ortega en su "argentinos, a las cosas". Porque seremos afuera lo que primero seamos adentro.

Exvicecanciller

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.