Opinión. Una separación inédita en la historia mediática