"Una yegua en el Gobierno": el polémico capítulo del libro de Cristina Kirchner

Fuente: AFP - Crédito: John Thys
(0)
25 de abril de 2019  • 19:24

Las siguientes son algunas de las frases destacadas del libro "Sinceramente", el libro de la expresidenta Cristina Kirchner, extraídas del capítulo "Una yegua en el Gobierno" (2007-2011).

Una "premonición bipolar"

"Una pequeña disgresión: recuerdo que cuando internaron por primera vez a mi hermana bipolar, entre las cosas que ella decía desvariando y que motivaron su internación, fue que Néstor iba a ser presidente. Creo que fue en el año 1993, diez años antes de que eso efectivamente sucediera. Recuerdo que ese día le dije a Máximo: 'Tu tía está loca, dice que tu padre va a ser presidente'. Máximo recuerda muy bien ese momento, porque yo había viajado a Buenos Aires para acompañar a mi mamá y todavía no carga cuando hablamos del tema: 'Al final la internaron a la pobre Gisele por decir lo que ustedes no veían. Deberían pedirle perdón" (página 165).

Movimiento feminista

"Me llamaron loca, histérica, orgásmica, desesperada por el poder. Mientras escribo, pienso con dolor que a pesar de haber sido la primera mujer electa presidenta de la historia, no se alzó ninguna voz femenina para condenar el ataque por mi condición de mujer" (página 166)

.

Críticas por ser mujer

"Lo cierto es que para los opositores fui 'la yegua' por lo que representaba y por las políticas que llevaba adelante, más allá de que también hubo un componente de odio por mi condición de mujer" (páginas 167).

"La condición de mujer siempre fue un agravante. Así como en un homicidio la condición de familiar es un agravante, en un proceso nacional, popular y democrático, la condición de mujer es sumamente agravante" (páginas 167).

Las frases más polémicas del libro de Cristina Kirchner
Las frases más polémicas del libro de Cristina Kirchner Fuente: AFP - Crédito: Juan Mabromata

La "yegua"

"Volviendo a las críticas que recibí por mi condición de mujer, durante el conflicto con las patronales agropecuarias por la resolución 125 sobre las retenciones a la soja, me adjudicaron el apodo de "yegua". los sojeros me hacían reír mucho por su extremo machismo y gorilismo" (página 171).

A un paso de la renuncia

"Creo que Néstor pensaba en la alternancia, pero la verdad es que yo quería que nos fuéramos en 2011. Había quedado muy marcada por el enfrentamiento con las patronales rurales en marzo de 2008, y digo patronales rurales y no 'el campo' porque construyeron esa imagen bucólica del campo, de la vaquita y el gauchito, pero se trataba de los grandes pools y monopolios agroexportadores" (página 174).

Insultos feroces

"Creo que la decisión de atacarme mediáticamente fue anterior al conflicto de las patronales rurales. Creo que tuvo que ver con el intento de frustrar el modelo económico y los insultos fueron feroces, alcanzando grados de agresión nunca vistos, sobre todo en mi segundo mandato. Así se leyó en los carteles desplegados en la famosa manifestación del 8 de noviembre de 2012 (...). Se podía leer, por ejemplo, 'Cristina K. Montonera / Revanchista / Resentida / Mentirosa / Atea y Grasa'; 'Fuera Kretina'; 'Andate Konchuda'; 'Muerte a los K y a Moreno'; 'En el cielo las estrellas/en el campo las espinas/en la TV argentina, la conchuda de Cristina'; 'Me voy a Narnia, prefiero que me gobierne un león y no una yegua'; ' Los abusos te los haremos comer, yegua, loca. ¡Estás muerta! Te vas a ir con Néstor'; 'Néstor volvé, te olvidaste de Cristina' o el cántico 'Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura de los K'. Increíble nivel de agresión y de agravio. Nunca se volvió a ver una cosa igual. Además, cuando uno ve lo que está pasando hoy en la Argentina, ¿hablar de dictadura en nuestra gestión? ¡Cuando fueron períodos de libertad y derechos ciudadanos pocas veces vistos en nuestra historia! Dan ganas de ponerse a llorar. ¿Por qué la autocrítica se le demanda solamente a los dirigentes?" (página 181).

Derechos humanos

"Quienes criticaron con insidia nuestra política de derechos humanos (tildándola de 'curro'') mienten o niegan la historia. Néstor tenía una decisión muy firme de hacer lo que hizo si llegaba al gobierno" (página 186).

"No tengo dudas que lo más simbólico y conmovedor , respecto de la relación de Néstor con los derechos humanos, ocurrió el 24 de marzo de 2004, en dos momentos diferentes: el más simbólico, por la mañana temprano, en Campo de Mayo, cuando le ordenó al entonces comandante y jefe del Ejército, Roberto Bendini, que bajara el cuadro de los genocidas Videla y Bignone, que habían sido directores del Colegio Militar y estaban colgados junto a los de otros militares en la galería donde se recuerda a quienes dirigieron la institución. El más conmovedor fue al mediodía, cuando se recuperó la Escuela de Mecánica de la Armada, la ESMA, para destinarla posteriormente a Museo de la Memoria" (página 187).

Ciencia y Tecnología

"[Luego de enumerar logros de su gestión] En síntesis: todo lo que se está destruyendo desde que Mauricio Macri asumiera como presidente, provocando un retroceso muy grande y que se agudizó en septiembre de 2018, con la degradación del Ministerio de Ciencia y Tecnología a Secretaría bajo la órbita del Ministerio de Educación" (página 196).

Renegociación y pago de la deuda

"El 3 de marzo de 2005, logramos la salida del default, luego de la obtención de un 76,07 por ciento de adhesión a la reestructuración de la deuda. Se pagaron 27.057 millones de dólares. Estas cifras, que ya parecen remotas, fueron el resultado de un arduo proceso de negociación de Néstor y de su determinación por poner a la Argentina de pie, durante esa negociación, el ministro de Economía y Producción todavía era Roberto Lavagna, pero la verdad es que quien la llevó operativamente adelante fue Guillermo Nielsen, el secretario de Finanzas del ministerio" (página 196).

Lavagna

"Con Roberto también teníamos una diferencia importante con el tema de las tarifas; parecía un lobbista de las empresas de servicios públicos. Y no era el único... Duhalde también tenía la misma posición" (página 201).

Fondo Monetario

"Lo cierto es que pese a que Lavagna ya no formaba parte del Gobierno, cuando el 15 de diciembre de 2005 Néstor anunció la cancelación total de la deuda con el FMI por 9500 millones de dólares, Roberto lo llamó por teléfono. Lo felicitó y le dijo que era una decisión extraordinaria e histórica. La verdad... estuvo muy bien. Trece años después, el gobierno de Macri tiró por la borda el enorme esfuerzo que hicimos los argentinos durante una década -la de nuestros gobiernos- para lograr el crecimiento sin endeudarnos con el mundo, a pesar de la hostilidad de los fondos buitre a los que el gobierno de Cambiemos, ni bien asumió, les pagó más de lo que nos habían pedido a nosotros con el publicitado argumento que de esa manera la Argentina iba a conseguir más y mejor financiamiento. Sin embargo, a los dos años y medio de haber pagado más y sin chistar a los buitres... ¡termina en el FMI por falta de financiamiento internacional!... ¡Increíble!..." (página 203).

Fracaso de Macri

"El gobierno de Macri es una catástrofe económica y una tragedia social, provocadas por las propias políticas programadas y ejecutadas desde el 10 de diciembre de 2015" (página 205).

Crisis con el campo

"Estábamos los tres: Alberto Fernández, Lousteau y yo. El jefe de Gabinete le pregunta: '¿Estás seguro de que no habrá problemas con eso [las retenciones]?'. Y Lousteau, muy seguro de lo que decía, contestó: 'No, a ellos la soja no les interesa'. Increíble, ¿no? Juro por la vida de mis tres nietos y mis dos hijos, que es lo que más quiero en el mundo, que dijo eso" (página 209).

Voto "no positivo"

"Creo que hasta último momento, [Néstor] pensó que el vicepresidente [Julio Cobos] que él había elegido para acompañarme en la fórmula no votaría en contra de su propio gobierno como finalmente lo hizo" (página 210).

Conflicto con el campo

"No creo en las sociedades de la unanimidad, me daría mucho miedo vivir en una sociedad en la que todos piensen igual. Además creo que sería bastante aburrido" (página 212).

"La construcción del 'monstruo del populismo', o de "la yegua" o de la "chorra", comenzó a partir de que las patronales rurales se negaron a pagar las retenciones, porque para ellos es como que estuviesen robando lo que les pertenece por derecho propio. Ellos creen que el país y la Nación son suyos. Han luchado años para inculcarle a los argentinos que el Estado y la política son sus enemigos" (página 212).

AFJP

"[...] sin lugar a dudas la medida más importante que tomé en mi primer mandato fue la llevar adelante la recuperación de las AFJP" (página 225).

"Recibí un llamado de Sergio Massa, que en ese entonces ya había dejado la Anses y era mi jefe de Gabinete. Sergio tenía un tic: cuando se ponía nervioso hablaba y se reía al mismo tiempo" (página 225).

Sergio Massa

"Mientras sucedía toda esa escena [la propuesta de Amado Boudou para recuperar las AFJP], Massa no paraba de reírse, estaba sumamente nervioso y después lo noté como si estuviera arrepentido, igual que un chico que hace una travesura y después se asusta" (página 226).

Festejo del Bicentenario

"Para el festejo central nos acompañaron presidentes de los diferentes países latinoamericanos: Lula Da Silva, Sebastián Piñera, José 'Pepe' Mujica, Hugo Chávez, Fernando Lugo, Rafael Correa, Evo Morales. Con Néstor éramos nueve presidentes. Nueve presidentes caminando ocho cuadras en medio de una multitud y sin el más mínimo dispositivo de seguridad. Fue impresionante e inolvidable" (página 256).

Frase final del capítulo

"Para ellos [los medios] soy la 'yegua'. aunque me gustaría decirle a todos los argentinos y argentinas que no me ofende para nada ese apodo y que, además, no tengan miedo porque, después de todo... las yeguas somos herbívoras" (página 269).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.