Vencer la resistencia a votar a Macri, el desvelo del equipo bonaerense

Marcelo Veneranda
Marcelo Veneranda LA NACION
(0)
29 de marzo de 2019  

"Macri + 10". No es una formación ideal para calzarse los botines. Es la relación promedio que, de 2015 a esta parte, mantiene la imagen positiva de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal , con respecto al presidente Mauricio Macri . La preocupación que sobrevuela al equipo de Vidal es que, hoy, la base sobre la que se sostiene Macri en algunos distritos bonaerenses es baja y pone en riesgo la reelección de más de un intendente de Cambiemos , e incluso a la propia gobernadora. Algo impensado meses atrás.

Esa preocupación estará en el menú del retiro que la gobernadora comenzará hoy junto a sus ministros en Chapadmalal. El grupo, reducido, habilitará la catarsis que no se permite en las reuniones más numerosas, con intendentes y segundas líneas del Gobierno.

¿Volverá a plantearse la necesidad de desdoblar las elecciones bonaerenses? "No", repiten en seco quienes se mueven más cerca de la gobernadora. "Esa definición ya fue tomada. Somos parte del equipo de Macri", explica un ministro, para diferenciarse de los gobernadores radicales que separaron sus comicios. "Esta fue siempre una apuesta por el equipo: María Eugenia no se imagina gobernar con Cristina en la presidencia", remata la fuente.

¿Para qué juntarse, entonces, en Chapadmalal? Para hacer hincapié en la misión central que tendrán los vidalistas de aquí hasta octubre. En cada acto de gestión, en cada interacción o entrevista.

"Hay que bajar la resistencia que genera Macri en parte de los bonaerenses, que en algunos se traslada a bronca", explica un funcionario que tendrá la voz cantante para abordar esa misión.

Traducido al lenguaje de las encuestas, lo que Vidal y sus funcionarios necesitan lograr es que la opción "nunca votaría a Macri" se reduzca en los sondeos. En algunas zonas del conurbano, particularmente del oeste y sur de la Capital, el rechazo a votar la reelección del Presidente supera los 70 puntos.

La cifra es un problema en sí mismo, pero viene de la mano de un agravante: en esos distritos, Cristina Kirchner aparece con un nivel de rechazo mucho menor al de Macri. La preocupación por ese techo electoral en La Plata pasa porque, al igual que en 2015 y 2017, la apuesta de Pro es crecer desde las PASO a las elecciones generales de octubre absorbiendo el voto útil de las terceras opciones electorales. Léase, del peronismo alternativo.

De hecho, Cambiemos siempre se movió cómodo ante la posibilidad de un resultado adverso en las PASO, que desate el "miedo al retorno" de Cristina Kirchner y se traduzca en votos para Macri y Vidal. En 2017, "perder por poco", "correr de atrás", fue casi una máxima para algunos funcionarios bonaerenses.

El problema es que si Macri mantiene un nivel de rechazo mayor al de Cristina Kirchner, nada garantiza que, en octubre, sea el kirchnerismo y no Cambiemos quien absorba más votos del peronismo alternativo. Macri tendrá una chance más de revertir la historia, en noviembre. Vidal no: en la provincia no hay ballottage. El que en octubre saque un voto más que su rival se quedará con la gobernación.

A la hora de votar, el "Macri + 10" también se diluye. Vale para la imagen positiva, no para el cuarto oscuro. En 2015, enfrentando a un candidato a gobernador duramente cuestionado desde varios frentes, Aníbal Fernández, Vidal logró sacar casi un 7% más de votos que Macri. Fue una anomalía en la historia del corte de boleta provincial. En La Plata saben que el kirchnerismo no volverá a regalarles esa ventaja.

Toda esta construcción se sostiene, además, en una variable: que el candidato presidencial de ese peronismo alternativo se mantenga en torno de los 15 puntos en las PASO. Una fórmula que consiga más de 20 puntos obligaría a replantear todo el esquema. Ni hablar si llegara a darse un frente que englobe a todas las tribus del panperonismo.

¿De qué depende, entonces, que Macri logre mejorar su imagen y reducir el "nunca lo votaría" que le regalan las encuestas? ¿Cómo lograría una base de al menos 35 puntos que le dé tranquilidad a la tropa de Vidal? "Depende de que mejore la economía", responden cerca de la gobernadora. Lo hacen con resignación: en La Plata son menos optimistas que en la Casa Rosada a la hora de imaginar cuándo aparecerá la luz al final del túnel.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.