Vicente Palermo: "Alberto Fernández es un crack de la política, sin convicciones"

El expresidente del Club Político Argentino en su estudio en Constitución
El expresidente del Club Político Argentino en su estudio en Constitución Crédito: Victoria Gesualdi/AFV
Brenda Struminger
(0)
23 de octubre de 2019  • 00:04

Después de diez años al frente del Club Político Argentino, el politólogo e investigador del Conicet, Vicente Palermo, dejó en marzo la presidencia del espacio de intelectuales que contribuyó a fundar en 2008, aunque se mantiene como un "socio muy activo". Afín a Cambiemos desde sus inicios, separa sus preferencias políticas de las del espacio de pensadores, en general asociado al macrismo: "El Club siempre se mantuvo apartidario, más allá de lo que se diga", asegura.

En una entrevista con LA NACION en su estudio en Constitución se admite "dolido y defraudado" tras la derrota de Mauricio Macri en las PASO y cree que Cambiemos tendría que haber funcionado como una coalición no solo para las elecciones, sino durante el gobierno. Sostiene que el Presidente "no es un político extremadamente talentoso", mientras califica al candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, como "un crack de la política, sin convicciones".

-¿El Club Político apoya a Macri en las elecciones?

-El Club se mantuvo apartidario siempre, más allá de lo que digan algunos periodistas. Es pluralista, pero sí puede tomar posiciones sobre cuestiones puntuales, y es lo que hizo.

-En general tuvieron posturas más críticas del kirchnerismo que de Cambiemos.

-Algunos socios tenían la expectativa de que el Club contribuyese a superar la polarización. Y eso no fue posible, la grieta nos superó a nosotros, era un viento demasiado fuerte.

-Usted, como presidente del Club desde el inicio, apoyó a Macri.

-Me podría limitar a dar una respuesta formal y decir que mi posición personal no compromete ni expresa al club. Pero es verdad que hay una mayoría simple, digamos del 35, 40 por ciento, de simpatizantes con Cambiemos. Hubo gente que tuvo importantes expectativas, que celebró que llegara al gobierno y fue optimista.

-¿Y ahora?

-Ahora estamos dolidos, defraudados. Algunos están enojados con los fracasos y los errores.

-¿Usted está enojado?

-Yo tengo una mirada más escéptica, observo todo como a un grano de sal. Y no soy el único. No me hago tanta mala sangre. Sí me duele lo que está pasando en la Argentina, que haya tanto sufrimiento social. Pero no creo en tomar a Cambiemos como una tragedia.

-¿En qué se equivocó el Gobierno desde el punto de vista político? ¿Qué deberían modificar si Macri fuera reelecto?

-El futuro gobierno, incluso si fuera del Frente de Todos, debería formar un presidencialismo de coalición, algo inédito en la Argentina, que Cambiemos se negó a hacer y que le dio a Brasil una estabilidad de 20 años. Necesitamos un gobierno más imaginativo, que produzca coaliciones insólitas.

-¿A qué se refiere con "insólitas?"

-En el caso de Cambiemos, buscando en el peronismo aliados con expresión parlamentaria, que siempre se encuentran. Y del otro lado, digo: ¿es insólito que [Carlos] Melconian esté asesorando a Alberto Fernández? Sí, pero está pasando. ¿Por qué no podría pasar algo similar en su Gabinete? Hacia la derecha, o donde sea.

-¿Por qué dice que Cambiemos se negó a gobernar como una coalición?

-En parte, porque un gran político como Ernesto Sanz tuvo problemas personales. No se pudo contar con él y así empezó la pata floja de la relación. El radicalismo fue indebidamente ninguneado por el Gobierno, pero creo que les cabe responsabilidad a los dos. Y por otro lado, no hubo riesgo de ingobernabilidad, porque el radicalismo se la bancó, lo cual es un gran mérito. Aunque el peronismo también dejó gobernar: esta vez, el gobierno no puede decir que no los dejaron gobernar.

-¿Cuál cree que fue el principal error económico de Macri?

-Una mala apuesta fue depositar demasiada ilusión en la llamada lluvia de inversiones. Para Macri era lógico que llegaran, porque él era un amigo del mercado. Pero el país tenía los mismos problemas de antes. Creyó que se podía ganar una carrera contra el tiempo a la vulnerabilidad estructural de la Argentina. Y esto no funcionó.

-¿Cree que la crisis se desató solo por razones estructurales y no debido a una mala praxis del Gobierno?

-Es difícil saberlo. En la Argentina no se puede hacer buena política macroeconómica, porque se parte de la conflictividad social y la falta de credibilidad en la moneda.

-¿Cómo ve la configuración de poder y los liderazgos dentro de Cambiemos si gana Fernández?

-Por la degradación de los partidos, el carisma es muy importante en política. En el Gobierno, ¿quién tenía carisma? Dos personas, casualmente, dos mujeres: Lilita y Vidal. La primera tiene bastante de negativo, no es nada confiable, es muy voluble y encima cree que está a la altura de Dios. Personalmente, no la veo como política, aunque me pueda caer bien. Y Vidal tiene un carisma más moderado, algo más deseable.

-¿Y Larreta?

-No lo veo con carisma

-¿Cómo evalúa a Alberto Fernández?

-Para mí hay dos clases de políticos: los que se guían por convicción y los crack. Los crack tiene habilidad para negociar, visión estratégica para saber qué hacer o a quien convocar; para pescar qué es lo que la opinión pública quiere escuchar y decirlo de un modo no tan concesivo. Alberto Fernández no tiene convicciones, es un crack de la política, como Messi o Neymar. Van de club en club, según lo que les convenga, según el peso del contrato. En ese sentido, hay motivos para tener un poco de susto.

-¿En qué categoría ubica a Macri?

-Creo que Macri es un político de convicciones, pero no es extremadamente talentoso. Llegó a ser Presidente por el humor social, el proceso político cultural y por su empeño. Y tiene esa lógica de la humillación, o el golpe convertidos en desafío para superarse a sí mismo. Esto es muy importante, y creo que lo tiene por culpa o por virtud del padre. Pero no tiene esa visión pragmática, que no depende solo de las convicciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.