Viviani, el taxista que no para desde 2002 y que trabaja para la candidatura de Randazzo

La última vez que adhirió a una huelga fue durante el gobierno de Duhalde; integró la CGT kirchnerista e impulsa hoy al ex ministro de Transporte como la renovación
(0)
4 de abril de 2017  • 12:36

Jorge Omar Viviani puso la guardia en alto el año pasado con el desembarco de Uber en el territorio porteño, su zona de poder e influencia. Llamó hoy a “dar vuelta los taxis” que no adhieran al paro general que activará pasado mañana la CGT. Viviani no exhibía este endurecimiento desde 2002, la última vez que motorizó un paro desde la central obrera.

Por entonces, el líder del Sindicato de Peones de Taxis desde hace 33 años se mantenía como uno de los principales aliados de Hugo Moyano y no comulgaban con el gobierno de Eduardo Duhalde. Pero su alianza de acero con el camionero se rompió en 2011, cuando el jefe de la CGT se distanció del kirchnerismo y el taxista, en cambio, avanzó hacia el otro lado: creó otra central obrera, con la venia de la Casa Rosada.

La CGT kirchnerista, encabezada por Antonio Caló, era digitada en las sombras por Viviani. Esa central no adhirió a ninguno de las cuatro huelgas que activaron las CGT de Moyano y Luis Barrionuevo en tándem con la CTA de Pablo Micheli.

Hace unos días, en una charla informal con un grupo de gremialistas, Viviani trazó diferencias sobre los paros contra Cristina Kirchner y el que se activará pasado mañana contra la gestión de Mauricio Macri. “A Cristina le pararon por el impuesto a las ganancias, a Macri porque no hay laburo y la gente se está cagando de hambre”, habría dicho el taxista.

Recluido desde que se opuso al liderazgo del triunvirato de mando de la CGT, Viviani reapareció públicamente la semana pasada junto con el puñado de gremios que conforman el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA). Su regreso tiene dos motivaciones. La primera es política: desea de refundar el peronismo e impulsa a Florencio Randazzo como el candidato ideal para encabezar la elección legislativa de octubre. Integra el sector del PJ de los que ya no quieren saber nada con el kirchnerismo ni La Cámpora .

La otra razón es gremial: insiste en la necesidad de unificar la conducción de la CGT, con un solo secretario general. Son cada vez más los sectores que empujan esta alternativa, aunque no existe hoy un dirigente capaz de aglutinar a los diferentes bastiones y calmar la interna sindical.

Viviani intentó rectificarse en el aire del programa de su amigo Oscar González Oro. “Se me salió la cadena. Me equivoqué”, bajó el tono de su amenaza. A esa hora, en su teléfono celular ya se habían amontonado mensajes de algunos funcionarios macristas con los que tiene una excelente relación. En definitiva, en todo lo que tiene que ver con los taxis, el gobierno macrista porteño y Viviani trabajan codo a codo desde hace años. Desde el mercado de las licencias hasta los cambios de leyes vinculados al rubro. También, claro, el aumento de las tarifas para la bajada de bandera.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.