Diseñan locales gastronómicos en lugares inéditos: desde contenedores hasta talleres mecánicos

Avanza la tendencia de generar propuestas gastronómicas con contenedores o en espacios reciclados como talleres mecánicos
Avanza la tendencia de generar propuestas gastronómicas con contenedores o en espacios reciclados como talleres mecánicos Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Gabriela Koolen
(0)
8 de junio de 2019  

La creatividad y el afán por encontrar diseños originales pueden ser grandes aliados a la hora de crear locales sustentables y con un ambiente único. La utilización de contenedores reciclados en desuso, por ejemplo, es una de las opciones que pisan fuerte entre quienes deciden trabajar con conciencia ambiental. Lassen Burger Haus,la hamburguesería gourmet que cuenta con locales en Pilar, Luján, y Maschwitz, apunta a crear experiencias únicas en las que las buenas ideas son clave, tanto desde el punto de vista gastronómico -con hamburguesas y sándwiches con recetas propias de estilo casero y diferentes cortes de carne como cordero, cerdo y pollo- como desde la ambientación.

La utilización de contenedores reciclados en desuso es una de las opciones que pisan fuerte entre quienes deciden trabajar con conciencia ambiental
La utilización de contenedores reciclados en desuso es una de las opciones que pisan fuerte entre quienes deciden trabajar con conciencia ambiental Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Los locales para venta de ropa también se sumas a la iniciativa
Los locales para venta de ropa también se sumas a la iniciativa Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Para su local de Maschwitz, la marca eligió a BZZ, el estudio de las arquitectas Cecilia Bertezzolo y Paula Schwindt que cuenta con gran experiencia en repensar alternativas de diseño que comprendan, sostengan y avalen el diseño sustentable, según ellas mismas definen. El local tiene dos niveles conformados por tres containers en planta baja y uno perpendicular a estos en planta alta. Como consecuencia, explican las arquitectas, se genera una gran variedad de situaciones espaciales distintas: dobles alturas, espacios semi-cubiertos o interiores que parecen exteriores.

Lassen Burger Haus,la hamburguesería gourmet que cuenta con locales en Pilar, Luján, y Maschwitz, apunta a crear experiencias únicas en las que las buenas ideas son clave
Lassen Burger Haus,la hamburguesería gourmet que cuenta con locales en Pilar, Luján, y Maschwitz, apunta a crear experiencias únicas en las que las buenas ideas son clave Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Se utilizan todo tipo de elementos para reciclar, maderas, metales, tubos plásticos etc
Se utilizan todo tipo de elementos para reciclar, maderas, metales, tubos plásticos etc Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

"Bajo una filosofía de innovación y profesionalismo destacamos la construcción modular con containers por su demostrada optimización de recursos, ahorro energético y reducido impacto sobre el terreno de implantación. A través de la disposición de los containers y de los materiales reciclados que utilizamos buscamos generar en Lassen Burger un lugar de encuentro que además de ofrecer una experiencia gastronómica única y original, busca concientizar, difundir y promover prácticas sustentables en el cuidado del medio ambiente y de la comunidad que nos rodea", dice la arquitecta Bertezzolo, y señala que el concepto de sustentabilidad no sólo está aplicado a la utilización de contenedores en desuso como esqueleto del local, sino también en la conformación del equipamiento y revestimientos con maderas recicladas, desperdicios de chapas, mallas y tubos estructurales, y otros elementos de deshecho, y en medidas de ahorro energético, como la iluminación de bajo consumo y el piso vinílico simil madera.

Bajo una filosofía de innovación y profesionalismo destacamos la construcción modular con containers por su demostrada optimización de recursos, ahorro energético y reducido impacto sobre el terreno de implantación
Bajo una filosofía de innovación y profesionalismo destacamos la construcción modular con containers por su demostrada optimización de recursos, ahorro energético y reducido impacto sobre el terreno de implantación Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Al hablar de la creación de este espacio, Bertezzolo sostiene que el mayor desafío fue adaptar la funcionalidad a un módulo, a una estructura de ciertas medidas determinadas. Entre los beneficios de esta modalidad, destaca que la estructura para montar el contenedor es fácil y se pueden armar hasta tres niveles. Además, señala que se trata de una opción muy práctica y rápida como elemento estructural siempre y cuando uno sepa trabajarlo y reforzarlo con columnas y vigas. En cuanto a los costos de armado y montado del container, es importante tener en cuenta el lugar donde se va a ubicar y las distancias del traslado, ya que se usan grúas grandes, de 25 toneladas. El lugar en donde se acondicione el contenedor también pueden marcar la diferencia ya que, por ejemplo, si se instala una cocina en el taller luego va a ser más pesado para llevarlo a su destino final. La Vermutería, en pleno centro comercial de Nordelta, también optó también por una ambientación despojada. Creado por Juan Hervas, Juan Martín Ferraro, fundador de Sushi Club y Matías Cabrera, creador de Hell's Pizza, el emprendimiento surgió como una propuesta con barra al aire libre en plena vereda. El espacio, de dos pisos y desprovisto de paredes está conformado por vigas de metal pero equipado con todo lo necesario para afrontar las bajas temperaturas y protegerse de los vientos y el sol. Además, cuenta con deck de madera y una barra principal que rodea todo el espacio e invita a integrarse y compartir con nuevas personas. Estos elementos, según cuentan desde la firma, ayudan a crear la sensación de estar en la calle, logrando encuentros distendidos .

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Locales de ropa en los contenedores
Locales de ropa en los contenedores Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Reinventar los ambientes

Abrir la mente a nuevas perspectivas es fundamental en el diseño de espacio. Para esto, se vuelve imprescindible tener visión y encontrar el modo de acondicionar y resignificar los lugares. Amantes de la cerveza y con un gran sentido innovador, Julián García y Nicolás Fucci, socios de Prinston -cuyo primer local ya es un clásico de Ramos Mejía-, transformaron un taller mecánico en Villa Devoto en una fábrica de cerveza y bar en un barrio distinto al circuito tradicional. "El lugar era un taller mecánico de alineación y balanceo de trenes delanteros, y la verdad es que estaba muy vintage, por eso surgió la idea de adecuarlo. Nos encantó, más allá del desafío y del miedo de tener que encarar semejante proyecto", dice. Relata que, por ejemplo, tuvieron que tapar una fosa, y que muchos de los materiales son reciclados, como los hierros doble T, los caños de agua de las mesas, las chapas usadas, las arañas, las tulipas de las luces, o los sillones antiguos decó.

Los puentes conectan unos locales con otros
Los puentes conectan unos locales con otros Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Todos estos elementos le aportan identidad y un carácter único al espacio en donde la fábrica cobra protagonismo. La decoración está elaborada con un mix de estilos que no dejan ningún detalle librado al azar: el piso pulido, las paredes revestidas con azulejos y la chapa vieja le dan la bienvenida a las mesas de madera, sillas de aluminio de colores mate, sofás y hasta una barra de carpintero de madera antigua. El resultado es una atmósfera que mezcla diseño industrial, accesorios vintage y un toque de modernismo.

Locales gastronómicos en lugares inéditos
Locales gastronómicos en lugares inéditos Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Entre los highlights del local, destaca el pequeño living ocupado por dos sofás estilo chesterfield y un baúl clásico, y las rejas de ascensor de estilo antiguo que separan espacios y demuestran que todo se puede reciclar. "El mayor desafío fue lograr que el espacio quedara agradable, acogedor y cálido, El diseño es tipo industrial, pero tratamos de hacerlo más cálido siempre intentando que la estrella del lugar sea la fábrica. Colocamos los divisores de vidrio con mesas para que las personas puedan tomar y comer algo mientras observan hacia el equipo y los fermentadores", dice Fucci.

La locación puede aportar su impronta. En el barrio de Palermo, por ejemplo, Opio gastropub propone una experiencia única y original: street food asiático de la mano de Diego Rizzi, chef y dueño del lugar. El local, ubicado en un ex taller mecánico, suma mística a la propuesta y aporta al espíritu descontracturado. Rizzi cuenta que siempre le gustó la idea de armar un emprendimiento en un lugar amplio y de techos altos. Al ver este espacio, dice, fue amor a primera vista, y lo entusiasmó el desafío de resignificarlo, y transformarlo en un negocio totalmente distinto a su uso anterior. "La idea fue mantener lo más posible el lugar como era originalmente. Adecuamos el espacio a las normas y no mucho más. Le dimos una impronta al restaurante de acuerdo al espacio. Los materiales que usamos en su mayoría fueron empapelados, madera y hierro y trabajamos la ambientación con mucha imagen visual y elementos típicos de la cultura asiática", dice. El chef destaca los beneficios de los techos altos y de chapa, que logran una mejor acústica y confort. En cuanto al mantenimiento, dice, es permanente, y tiene un costo superior al de un local tradicional.

Diseñan locales gastronómicos en lugares inéditos: desde contenedores hasta talleres mecánicos
Diseñan locales gastronómicos en lugares inéditos: desde contenedores hasta talleres mecánicos Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Los edificios históricos que cobran nueva vida también son una forma de resignificar. Este el caso del restaurante Puerta del Inca, que ofrece una experiencia sensorial, gracias a su propuesta de cocina de mar y gastronomía peruana en el histórico Pasaje Belgrano. El espacio es protagonista en este emprendimiento. Se trata, según cuenta su dueño, Alfredo Sansone, de un edificio patrimonial construido a finales del siglo XIX, en la esquina de las calles Bolívar y Belgrano, que combinaba locales comerciales con viviendas, con una estructura edilicia digna de una ciudad en franco crecimiento que aspiraba a asemejarse a las grandes capitales europeas.

El proyecto de puesta en valor del edificio con destino de hotel, restaurante, auditorio, galería de arte y Museo de Arqueología estuvo a cargo de la arquitecta Ana María Carrio, y sigue conservando la tipología del edificio como pasaje y sus características originales y mejora las condiciones arquitectónicas. Sansone cuenta que cuando decidieron abrir Puerta del Inca les encantó la estética del Pasaje, que marca mucho la personalidad del restaurante. "Hubo que pensar bien el mobiliario, las mesas, los sillones, el tapiz, los marcos de los cuadros. Quería que fuese moderno, pero sin opacar el encanto de la arquitectura del lugar. Logramos una fusión muy armoniosa entre las partes", cuenta el dueño de este espacio. El mayor desafío fue el hecho de que al estar en un espacio con tanta historia y el resultado generó una fusión que se retroalimenta", finaliza Sansone.

Fotos: Fernando Massobrio

Edición fotográfica: Fernanda Corbani

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.