Mar del Plata: qué obras diseñaron arquitectos como Pelli y Bustillo en la ciudad

Gracias a sus vistas y desniveles, la ciudad concentra proyectos de emblemáticos profesionales que se destacan por su diseño
Gracias a sus vistas y desniveles, la ciudad concentra proyectos de emblemáticos profesionales que se destacan por su diseño
Gabriela Koolen
(0)
9 de marzo de 2019  

Mar del Plata y sus paisajes han sido fuente de inspiración para obras arquitectónicas que juegan con las vistas, ofrecen originales resoluciones y suman riqueza estética a las postales de la ciudad. Pasear por sus calles con mirada atenta a las construcciones puede ser una gran aventura. Entre los proyectos más recientes destaca Maral Explanada, un emprendimiento que incluye tres torres en la manzana del antiguo Hotel Explanada en Playa Chica, y lleva el sello de autor del prestigioso arquitecto César Pelli.

Luis Eduardo Silva, presidente de Maral Explanada y desarrollador del proyecto, dice que todo comenzó con la adquisición del terreno: se trata de 6800 metros cuadrados frente al mar, ubicados justo en una curva y con un desnivel de diez metros. "Pelli conocía la zona, le gustaba el lugar, y definió que lo mejor era hacer tres torres. Atento a cada detalle y pensando en todas las variables del entorno, se fijó en los edificios que componen la costa, y le pareció que los tres edificios debían tener diferentes alturas. Las torres tenían que ser quebradas, para seguir el desnivel de los edificios de la costa", detalla. Eso fue sólo el comienzo, y el proyecto, que pronto iniciará la construcción del tercer edificio, se distingue por su diseño de picos y curvas. Son tres torres de cristal, como las llama, ya que son completamente de vidrio. El desarrollador cuenta que se usaron vidrios de baja emisividad, con triple baño de plata y cámara de aire, muy atérmicos, para impedir que ingrese el frío o el calor. Las torres ocupan apenas el 20 por ciento del terreno, permitiendo así su integración visual con la costa, sin afectar las áreas verdes.

Las nuevas generaciones también ofrecen grandes obras, y el museo MAR, obra del estudio de arquitectos Monoblock, es uno de los espacios que destaca por su creatividad a la hora de responder desde el diseño. El arquitecto Marcos Amadeo, socio del estudio Monoblock, cuenta que el emprendimiento surgió a partir de un concurso público de proyecto organizado por el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires, en 2009, en el que el estudio ganó el primer premio. "Entre las bases del concurso, se pedían tres salas, pero también que el museo pudiera crecer al doble de su superficie, ¿Cómo crear un edificio que esté "a la mitad" y a la vez esté siempre terminado?", abre a la reflexión Marcos. A partir de ahí, explica, surgió la idea de trabajar con el concepto de "cajas" o células, que se iban anexando. Así, dice, siempre se vería terminado, y también estarían contempladas las ampliaciones que pudiera tener el espacio. Desde esa base, el estudio trabajó con la idea de que a partir de un centro o núcleo, se pudiera acceder a todas las salas. Desde el exterior y a la distancia, estas cajas casi cúbicas de hormigón dan una imagen más abstracta, como unas piedras frente al mar.

Un paseo por la historia

La ciudad de Mar del Plata inspiró a grandes arquitectos, y no son pocos los nombres de peso que figuran entre sus paredes. Entre los más conocidos, destaca, por ejemplo, Alejandro Bustillo, quien en 1937 comenzó a proyectar uno de los grandes clásicos de la ciudad: el conjunto del Hotel Provincial y el Casino de Mar del Plata. Se trata de dos edificios emblemáticos que guardan la historia de la ciudad. El diseño arquitectónico, de estilo neoclásico con fuerte inspiración francesa fue, según lo definió el propio arquitecto en su momento, adaptado al entorno local. Con 77.500 metros cuadrados, es uno de los clásicos ineludibles en un recorrido por la arquitectura de la ciudad. El arquitecto Amancio Williams también dejó su huella. La Casa sobre el Arroyo, o Casa del Puente es un paseo ineludible que evidencia cómo gracias a las buenas ideas la racionalidad moderna puede conjugarse con la naturaleza, en una majestuosa implantación paisajística. Diseñada y construida entre 1943 y 1946 con la colaboración de su esposa la arquitecta Delfina Gálvez, la vivienda se ubicó en un área natural caracterizada por el arroyo ‘Las Chacras , que divide en dos el terreno. La casa logra la unión de las dos márgenes del arroyo, situándose sobre el rasgo protagónico del lugar. Incluye una vivienda principal y un pabellón de servicio y ambas construcciones siguen el lineamiento de la naturaleza, teniendo en cuenta criterios lógicos y matemáticos. Entre las particularidades están, por ejemplo, las dos entradas en planta baja, ubicadas en los puntos de apoyo del arco. La transparencia de este acceso contribuye a la liviandad visual de la vivienda. Encuadrada en el Movimiento Moderno, esta obra, de gran belleza, es considerada una de las residencias más importantes del siglo XX, que por originalidad y perfección constructiva es estudiada a nivel mundial.

El Balneario La Perla es otro que tiene el sello de un grande: el arquitecto y artista plástico Clorindo Testa, diseñó el proyecto, realizado junto con los arquitectos Juan Genoud y Osvaldo Álvarez Rojas e inaugurado en 1989. El paseo se destaca por vincular de manera armoniosa la playa con la ciudad a través de una rambla que balconea sobre el mar. Se trata de una construcción lineal donde la calle se va transformando en rampa, balcón, escalinata o terraza, y relaciona los distintos niveles de locales comerciales rodeados de vegetación.

Entre las joyas ocultas, los amantes de la arquitectura pueden encontrar sopresas. En San Martín y Córdoba, por ejemplo, el Palacio Arabe, que data de la década del cuarenta, reluce. Su estilo ornamentado y con una gran cantidad de elementos decorativos y diseños tomados de la arquitectura árabe clásica la distinguen entre los edificios de la zona. Destacan las inscripciones en caracteres arábigos, las columnas y molduras con diseños típicos y el retiro progresivo de la fachada a partir de quinto piso, para terminar en una torre que corona la ochava. Es claro que, además de la belleza de sus postales marítimas, Mar del Plata también tiene mucho para ofrecer a quienes disfrutan de la arquitectura.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.