Marcos Juejati: "Las obras premium permiten dolarizar los ahorros"

El desarrollador afirma que, aun en las crisis, las unidades de los proyectos ubicados en barrios consolidados defienden su valor
El desarrollador afirma que, aun en las crisis, las unidades de los proyectos ubicados en barrios consolidados defienden su valor Fuente: LA NACION - Crédito: Patricio Pidal / AFV
Carla Quiroga
(0)
4 de mayo de 2019  

En un contexto en el que los desarrolladores y brokers inmobiliarios buscan estrategias para vender en un contexto con viento en contra, Marcos Juejati, socio fundador de la desarrolladora NorthBaires -creadora de la marca OM- asegura que el mercado premium se está moviendo. "La clave pasa por entender cómo te posicionas en momentos de crisis", afirma. El empresario hace referencia a que hay una parte de la demanda que buscar refugiar el capital en ladrillos. "La mejor forma de pasar ese excedente a dólares es invirtiendo en propiedades premium porque son unidades que cuando el mercado se derrumba conservan su valor y cuando se recupera aumentan de precio más rápidamente", sintetiza el empresario. Juejati afirma que cuando el sector funciona bien se vende todo pero cuando no lo está el ladrillo construido en zonas ABC1 es resguardo de valor.

-¿Cuándo un inmueble es premium?

-Una unidad pensada para un target alto además de tener buena calidad de construcción, debe estar ubicada en un barrio consolidado y valorado por ese perfil de compradores. En nuestro caso fabricamos terrenos en los que construimos. En la mayoría de los casos estamos años negociándolos , y jamás compramos una tierra que tenía un cartel de venta. Además siempre están ubicados en lugares exclusivos de la ciudad porque sabemos que son productos que no sólo no bajan de precio sino que siempre valen más porque están en lugares únicos e irrepetibles. Conseguir este tipo de tierra es clave y muy difícil en una ciudad tan grande como Buenos Aires en la que además esas zonas están muy construidas y dejan poco margen para desarrollar proyectos de escala. Uno puede encontrarse con obras de entre 3000 y 5000 metros cuadrados pero es muy difícil encontrarse con una de 56.000 metros cuadrados como la que estamos haciendo en Santa Fe y Callao. OM Recoleta es un proyecto mixto que tendrá 260 unidades, cinco subsuelos de estacionamiento y 12.000 metros cuadrados de oficinas que están totalmente vendidas. También contará con 800 metros cuadrados de locales comerciales.

-¿Qué porcentaje lleva vendido?

-Es un proyecto en el que el valor del metro cuadrado promedia los US$5200 con tickets desde los US$200.000 para las unidades de 50 metros cuadrados. Tenemos vendidos el 80 por ciento del proyecto. Otro caso es el emprendimiento que estamos construyendo a pocas cuadras del Alto Palermo, ya vendimos el 90 por ciento de las unidades a un promedio de US$4500 por metro cuadrado.

-¿La estrategia es vender desde el inicio?

-Si, nuestro modelo de negocio apunta a que cuando terminemos la obra esté totalmente vendida. Tenemos 150.000 metros cuadrados en construcción y la estrategia siempre es vender. Hay quien prefiere quedarse con las unidades e ir regulando las ventas de las unidades, ellos apuntan a un tipo de negocio inmobiliario, el nuestro apunta a tener siempre lista la mercadería para el momento en el que la demanda esté activa, aunque a veces sacrifiquemos parte de la rentabilidad para que quede en manos de nuestros inversores o compradores y seguir con un nuevo proyecto. Hoy tenemos seis obras en marcha: un proyecto en la zona del Botánico, en Recoleta, en Punta Chica y avanzamos con el emprendimiento de oficinas en donde funcionaban los estudios de Polka en Colegiales. En el caso de Punta Chica por ejemplo hasta diciembre teníamos vendido el 55 por ciento de las unidades y en los primeros tres meses del año, aún con el contexto actual colocamos la totalidad del emprendimiento. Eran unidades de entre 100 y 350 metros cuadrados que vendimos a US$3000 por metro cuadrado. Mientras que la mitad del edificio de oficinas que desarrollamos en el Distrito Tecnológico se lo vendimos a Ernst & Young y con el resto de los metros cerramos un contrato de alquiler. En el sector corporativo trabajamos en llevar las oficinas a los barrios apuntando a las empresas que no quieren pagar los sobreprecios de Catalinas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.