Una startup construye casas en los patios traseros

La iniciativa busca generar alquileres más accesibles y aliviar la crisis de la vivienda por la que atraviesa el estado de California
La iniciativa busca generar alquileres más accesibles y aliviar la crisis de la vivienda por la que atraviesa el estado de California
Adele Peters
(0)
14 de septiembre de 2019  

En ciudades con escasez de viviendas, poco espacio para construir y oposición a nuevas construcciones, construir pequeñas cabañas en los patios traseros puede ser una forma de agregar nuevos apartamentos rápidamente. De hecho startup que surgió en los Estados Unidos quiere ayudar a resolver esa problemática. Esta empresa quiere hacerse cargo de todo el trabajo que se requiere para instalar y administrar un apartamento tipo estudio en su patio trasero. Ellos harán la planificación y la aplicación. Instalarán la casa prefabricada (los diseños preliminares de la compañía. Incluso encontrarán al inquilino y, mes tras mes, cobrarán el alquiler.

"En este momento, construir una unidad de vivienda accesoria es un proceso enorme", dice Spencer Burleigh, cofundador de Rent the Backyard, la empresa en pleno surgimiento con sede en el "Y Combinator", el programa acelerador de startups de renombre mundial en Mountain View, California, fundado en 2005. El emprendedor reconoce que para avanzar hay que "hablar con la ciudad y lidiar con los permisos". En California, los cambios en la ley estatal en 2017 facilitaron la construcción de unidades de patio trasero al reducir las tarifas de los servicios públicos y decir que los propietarios no tendrían que incluir un espacio de estacionamiento adicional para una casa de patio trasero si viven cerca del transporte público.

Hasta ahora, la compañía no ha comenzado en ninguna unidad pero los fundadores están esperando comenzar pronto en un lote inicial de 10 a 20 unidades, alrededor de la Península o South Bay. Por el momento, la startup también está recaudando fondos de inversores externos.

Rent the Backyard quiere ayudar a los propietarios a obtener ingresos adicionales y al mismo tiempo aliviar la escasez crónica de viviendas en la región. La compañía actúa como un grupo de administración de propiedades: eligen al ocupante, establecen el precio y cobran el alquiler.

Después de la división de ganancias, la compañía estima que un cliente promedio verá al menos US$ 10.000 en nuevos ingresos cada año.

En Los Ángeles, el equipo de innovación de la ciudad ayudó a construir un prototipo de hogar en el patio trasero para aprender a optimizar el proceso local.

En línea con el avance de este fenómeno, el número de permisos emitidos en el área de la Bahía para las casas aumentó: fueron aprobadas alrededor de 400 unidades en 2016 y 1598 en 2017. Pero esa es todavía una pequeña fracción de las más de 500.000 viviendas que, según algunas estimaciones, deben construirse en los próximos 15 años para satisfacer la demanda.

Burleigh dice que muchos de los propietarios con los que se encuentra estaban interesados en construir viviendas en el patio trasero, también conocidas como unidades de viviendas accesorias o ADU, pero les resultaba demasiado costoso. "Escuchamos de los propietarios una y otra vez manifestaban que estaban familiarizados con las ADU y que estaban entusiasmados con ellas", dice. "Quizás incluso tuvieron una visita al sitio de un constructor, pero no se sintieron lo suficientemente cómodos como para apretar el gatillo e iniciar la unidad. En nuestro caso, la ventaja es que los propietarios no tienen la necesidad de invertir dinero", analiza.

La startup está trabajando con una compañía compañera de "Y Combinator", Node, que fabrica viviendas modulares y sostenibles en fábricas, para que las piezas puedan ensamblarse rápidamente en el patio trasero. También está trabajando con otros constructores con procesos similares. "Otra de las ventajas es que la mayoría de los constructores están construyendo las unidades casi por completo fuera del sitio, por lo que hay una interrupción mínima para el propietario", dice Burleigh. Un dato clave es el tiempo que demanda esa construcción: puede tomar una semana y media.

Rent the Backyard ahora está comenzando a reunirse con los propietarios para comenzar el proceso. Sin ir más lejos, la entrevista era otorgada por Burleigh mientras estaba de pie afuera de una casa en San José esperando recorrer un patio trasero. Por ahora, la compañía planea enfocarse en el Área de la Bahía, donde las altas rentas hacen que el modelo de negocios sea particularmente factible; la compañía cubre el costo de todo, incluido el mantenimiento continuo, pero puede recuperar esos costos ya que toma la mitad del alquiler que se le abona al propietario que dividirá el alquiler con la compañía por un período de 30 años, momento en el que son dueños de la ADU por completo. Los apartamentos se alquilarán al valor justo de mercado, pero como son pequeños estudios, con una gran sala de estar, cocina y baño, estarán en el extremo inferior de esa escala. Al comenzar a llenar el enorme vacío en las unidades disponibles, la compañía podría ayudar a reducir los precios promedio de alquiler en la región. CASA, una organización local que estudia la vivienda, estima que se podrían agregar 300.000 casas en el patio trasero al área de la Bahía. "Hay un enorme potencial para construir todo esto", dice Burleigh.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.