Por qué la diabetes puede terminar en una amputación

Fuente: LA NACION
Fabiola Czubaj
(0)
24 de julio de 2019  • 17:13

Uno de cada 10 argentinos es diabético. Y se sabe que, como ocurre con las infecciones, esa población también es más vulnerable a tener problemas en los pies por el daño vascular y de los nervios asociado con esta enfermedad metabólica crónica, que se caracteriza por un aumento de los niveles de glucosa en sangre.

Por eso se recomienda que el control de los pies de los pacientes sea parte de las consultas, ya que la pérdida de sensibilidad reduce la capacidad de sentir dolor y aumenta el riesgo de que aparezcan lesiones que, avanzadas, sólo se puedan controlar con la amputación de dedos, el pie o la pierna.

"En nuestro país, el 70% de amputaciones se pueden evitar con un buen control metabólico de los pacientes con diabetes", afirma Gabriel Lijteroff, jefe de la Unidad de Diabetología del Hospital Santamarina, de Monte Grande, al sur del Conurbano bonaerense.

La complicación del pie diabético, como le diagnosticaron a Magdalena Leguizamón, de 66 años, a la que le habrían extirpado por error la otra pierna en el Nuevo Sanatorio Berazategui, es una combinación de factores vasculares, neurológicos, ortopédicos e infecciosos. "Se afecta la sensibilidad del pie, aparece un trastorno de regulación de la temperatura corporal, aumenta la tensión de los músculos que contraen y comienzan las deformaciones, que, con la pérdida de la sensibilidad, favorece la aparición de las lesiones", indicó el especialista a LA NACION.

Estimaciones

De acuerdo con las estimaciones de la Federación Internacional de Diabetes para América del Sur y América Central, de la que Lijteroff integra el comité ejecutivo, uno de cada cuatro pacientes puede tener una úlcera asociada con la enfermedad en algún momento de su vida.

Y, en promedio, anualmente se hacen en el mundo 100 amputaciones mayores (extremidades inferiores) cada 100.000 personas con diabetes y entre 160 y 170 amputaciones menores (los dedos o el antepie) por cada 100.000 pacientes.

"Pero, para que exista un compromiso de pie diabético, debe haber entre 10 y 15 años de un mal control metabólico. No lo padece cualquier persona", agregó el médico, creador de la primera escuela primaria para diabéticos del mundo que funciona en el Santamarina desde hace casi dos décadas. "Pero sabemos, también, que un tercio de los casos con una extremidad inferior comprometida tratada con una amputación, a los cinco años tendrá otra amputación", finalizó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.