Abrirán otra causa a un año de la difusión de abusos en Independiente

Fuente: Archivo
La fiscal identificó como víctimas de las agresiones sexuales a otros veinte futbolistas que juegan en varios clubes e impulsará un expediente paralelo
Gustavo Carabajal
(0)
30 de marzo de 2019  

"Cuando llegué a Independiente comencé a salir con mis compañeros de la pensión. Tenía 18 años e iba a los boliches. Conocí gente en esos lugares y observaba a compañeros que manejaban más plata que yo. Un día le pregunté a uno de los chicos cómo hacía para vestirse así y para tener plata. Me dijo que conocía a un hombre en La Plata. Me explicó que este hombre le hacía sexo oral y le pagaba mil pesos".

Con esta declaración quedaba al descubierto la existencia de una organización que se dedicaba a abusar sexualmente de los futbolistas de las divisiones inferiores de Independiente.

A un año del comienzo de la investigación, la Justicia identificó a 16 víctimas que pasaron por la pensión del club en Villa Domínico, hay seis sospechosos con procesamientos confirmados, tres de ellos detenidos y el resto, en libertad.

Además, la fiscal Soledad Garibaldi tiene los nombres de otros veinte futbolistas que se desempeñan en las divisiones inferiores de otros equipos del conurbano. Con los testimonios de estas veinte víctimas, la representante del Ministerio Público inició una causa nueva que se denominaría: "Abusos II".

La fiscal espera los resultados de una serie de peritajes psicológicos de las víctimas de los abusos en Independiente, los cruces telefónicos y la decisión de la Cámara de Casación Penal bonaerense para cerrar el sumario y pedir que los seis acusados sean sometidos a juicio oral.

"Este hombre pasó a buscarme por la pensión en un auto blanco y me llevó a un departamento en La Plata. No fui solo. B., un compañero, vino conmigo. Cuando llegamos al departamento, el hombre me hizo sexo oral y me dio $1000. Le hizo lo mismo a B. y le entregó $1000. Después, el hombre nos llevó a la pensión. Tenía 40 o 50 años. B., mi compañero, era menor que yo", expresó el testigo que, al terminar su declaración, aportó los números de teléfonos de cinco personas que, supuestamente, les pagaban a futbolistas a cambio de sexo.

Durante la investigación se determinó que el celular identificado con la leyenda Ale de La Plata, correspondía a Alejandro Dal Cin, uno de los tres detenidos por el caso, propietario del departamento de La Plata que describió J. en su declaración.

Hasta el momento, también siguen presos el organizador de torneos de fútbol amateur, Juan Manuel Díaz Vallone, y Silvio Fleytas. El primero de los acusados aparecía identificado en el listado que entregó J. como Juan de Sarandí.

Los restantes imputados, el relacionista público Leonardo Cohen Arazi; el árbitro Martín Bustos y el representante de futbolistas Alberto Ponte, conocido como Tito Rey de Reyes, pasaron casi seis meses detenidos. Pero a partir de una resolución dictada por la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías fueron excarcelados.

Luego de analizar el expediente, los camaristas sostuvieron que habría existido consentimiento por parte de las víctimas, descartaron el abuso sexual y confirmaron que la figura penal que correspondía aplicar era la de corrupción de menores.

La fiscal presentó un recurso contra la resolución de la Cámara y sostuvo la acusación inicial de abuso sexual. Este cuestionamiento debe ser resuelto por el Tribunal de Casación Penal bonaerense. Hasta que dicho tribunal no dicte un fallo, el sumario contra los seis acusados no podrá ser elevado a juicio oral.

La Convención Internacional de los Derechos del Niño incorporada en la Constitución nacional fue uno de los elementos con los que la fiscal fundó la imputación contra los seis sospechosos. Dicha norma obliga al Estado a castigar a aquellos que "inciten o coaccionen para que un niño se dedique a cualquier actividad sexual ilegal y los que obliguen a un menor a ejercer la prostitución u otras prácticas sexuales ilegales".

Tres de los seis imputados siguieron presos por la cantidad de hechos que habrían cometido.

La fallecida Natacha Jaitt fue una de las testigos que declaró al principio de la investigación. Según fuentes judiciales, en una exposición de casi cuatro horas realizada en abril pasado, la modelo aportó varios elementos que ya figuraban en el expediente y sumó otros indicios que tuvieron que ser verificados.

Entre los peritajes que faltan realizar figuran los análisis de las filmaciones halladas en el allanamiento a un hotel alojamiento en Bahía Blanca al 1100, en Floresta.

Carreras destruidas

"En una de esas salidas con mis compañeros fuimos a un departamento en Palermo. Parecía que el dueño tenía mucha plata. En la heladera tenía muchas empanadas y cosas para comer. Me llamó la atención un televisor grande, de pantalla curva y redonda, delante de un sillón claro. Un día le escribí al dueño del departamento y comenzamos a hablar. Me preguntó si podía ir a verlo. Entonces fui, este hombre me hizo sexo oral y me dio $1000", agregó J. en su testimonial.

Para los camaristas, este episodio se trató de una relación consentida y no constituyó un abuso. La víctima, en una de las nueve páginas de su declaración, recordó que el dueño del departamento "hablaba de sexo con mis compañeros, que estuvo con uno y con otro". A pesar de este testimonio, los jueces liberaron al acusado.

J., el primero de los futbolistas abusados en declarar, regresó a Río Negro, con sus padres. Algunos de los otros 15 jugadores juveniles tomaron caminos similares, afectados por el trauma de la agresión sexual.

Desde que J. puso al descubierto el escándalo, los responsables del club aumentaron las medidas de seguridad en el predio de Villa Domínico y no se circula tan libremente como antes.

En tanto, la fiscal presentó un recurso para que se revoque el fallo de la Cámara de Apelaciones para que el propietario del departamento de Palermo, el árbitro y el representante de jugadores vuelvan a ser detenidos.

Los acusados

Tres de los imputados esperan el juicio en libertad

Alejandro Dal Cin

Administrador de consorcio

Los investigadores determinaron que ese sospechoso es el propietario de la línea telefónica que una de las víctimas de abuso sexual tenía identificado como Ale de La Plata. En su departamento se habría cometido uno de los abusos a los futbolistas de las divisiones juveniles.

Leonardo Cohen Arazi

Relacionista público

Su departamento de Palermo fue señalado por una de las víctimas. Además su teléfono figura en el listado con los números de los celulares de cinco sospechosos que aportó el primer testigo del caso al psicólogo de Independiente. Actualmente está procesado, pero en libertad.

Martín Bustos

Árbitro

Fue el primer detenido y acusado de los abusos. Su abogado estuvo preso más de un mes por destruir el celular del árbitro. Uno de los futbolistas afirmó que lo llevó en su automóvil a un departamento de Villa Adelina e iba a verlo a los partidos de las inferiores. Procesado, pero libre.

Alberto Ponte

Representante de jugadores

Los futbolistas de las inferiores de Independiente lo conocían como Tito Rey de Reyes. Igual que Cohen Arazi y Bustos fue beneficiado por la Cámara de Lomas de Zamora, que consideró que las relaciones con los menores habrían sido consentidas. Fue excarcelado.

Juan Díaz Vallone

Organizador de torneos

Su número de teléfono aparecía en el listado de sospechosos, que entregó una de las víctimas, como Juan de Sarandí. Actualmente está preso con un procesamiento confirmado por la Cámara de Lomas de Zamora por varios casos de presunta corrupción de menores.

Silvio Fleytas

Empleado de supermercado

Efectivos de la policía bonaerense allanaron su casa y secuestraron una computadora, dispositivos de almacenamientos de datos, una tablet y un celular con material calificado como valioso para el avance de la investigación. Su celular aparece en cruces telefónicos entre acusados.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.