Ajuste de cuentas: lo acribillan de 15 balazos, llegó muerto al hospital y su familia se descontroló

El hospital de Boulogne donde llegó sin vida la víctima del ajuste de cuentas
El hospital de Boulogne donde llegó sin vida la víctima del ajuste de cuentas
Gabriel Di Nicola
(0)
7 de noviembre de 2019  • 13:50

A Marcos F., de 24 años, lo fusilaron. Lo acribillaron de 15 balazos. Una venganza o un ajuste de cuentas. Le dispararon desde un auto cuando caminaba por la villa Korea, en San Martín, donde vivía. Agonizaba y su familia lo subió a un auto que, escoltado por un móvil policial, lo llevó hasta el Hospital Municipal Ciudad de Boulogne, San Isidro. Llegó muerto. Sus parientes y amigos, unas 30 personas, exigían a los gritos que los médicos lo atendieran igual. Se resistían a la idea de que había fallecido y, después de romper los vidrios de la puerta, lo ingresaron a una camilla de la guardia. El momento de tensión se disipó solo después de que la Policía Científica se llevara el cuerpo para realizar la autopsia.

Ocurrió el sábado entre las 18 y las 19.30, según informaron a LA NACION fuentes judiciales y policiales. Después de la denuncia por daños al patrimonio público presentada por la Municipalidad de San Isidro en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Boulogne se inició una investigación para identificar a los responsables.

La investigación por el brutal homicidio de Marcos F. está a cargo de la UFI N°5 de San Martín, que cuenta con la colaboración de detectives de la policía bonaerense.

"La madre de la víctima contó que su hijo tenía un problema con dos hermanos y que hace tiempo era hostigado. Presumimos que la víctima estaba vinculado a temas de droga", dijo un detective policial que participa de la investigación.

Otra línea investigativa apuntaba a una venganza. "El tirador acaba de salir de la cárcel y fue a matar a Marcos F. porque este, tiempo atrás, había atacado a su hermano", dijo una fuente al tanto de las hipótesis que manejan los investigadores.

Una calificada fuente judicial sostuvo a LA NACION que el padre de Marcos F. está preso en una causa por drogas. "Los familiares y amigos de Marcos F., después del ataque, recibieron a la policía a los tiros y se llevaron al herido al hospital de Boulogne, donde llegó muerto", explicó el informante consultado.

Ataque y daños

Según pudo reconstruir LA NACION de fuentes oficiales, 30 personas llegaron al Hospital Municipal Ciudad de Boulogne acompañando el auto donde trasladaron a la víctima. El centro de salud tiene personal de la policía bonaerense como custodia.

"El personal médico que se dirigió hasta el auto constató que el joven estaba muerto. Los médicos saben que ante un hecho criminal no se puede modificar la escena para que se hagan los peritajes correspondientes. Esto no lo entendían los familiares y amigos, que exigían que lo ingresaran en la guardia y lo revisaran", dijo una de las fuentes consultadas.

En ese momento comenzó el caos. Hubo gritos y "discusiones verbales" entre el personal del hospital y los familiares de la víctima.

"Los familiares y amigos de Marcos F. rompieron los vidrios de la puerta de ingreso a la guardia y entraron ellos mismos el cuerpo y lo dejaron en una camilla que había en un box de atención médica", dijo una fuente del caso.

Personal de la policía bonaerense tuvo que intervenir para controlar la situación. "Todo se calmó cuando una unidad de la Policía Científica se llevó el cadáver para la operación de autopsia", dijo un informante.

Durante el fin de semana pasado el hospital tuvo una custodia especial por si continuaban los incidentes pero las horas pasaron sin nuevos ataques.

En un grupo de Facebook llamado Médicos Autoconvocados Argentina (MAA) hubo posteos donde se describieron los hechos y también mensajes de Whatsapp donde se afirmó que hubo que esconder a madres y niños en los baños.

"Me saqué el esteto y el guardapolvo para que no piensen que era médica", fue uno de los mensajes a los que tuvo acceso LA NACION.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.