Opinión. Cuando los chicos no ven los riesgos, el rol de los adultos es clave