Dijeron que le iban a entregar una compra hecha por Internet y entraron a robarle

La fuga de uno de los delincuentes, en moto
La fuga de uno de los delincuentes, en moto Crédito: Télam
(0)
23 de junio de 2020  • 19:54

Una mujer y su hija fueron asaltadas en su casa de Banfield por tres ladrones, uno de los cuales se hizo pasar por un mensajero que iba a entregar un producto adquirido a través de Internet. Luego de robarles unos 20.000 pesos, alhajas y teléfonos celulares, los delincuentes escaparon, a pesar de que fueron perseguidos por vecinos.

Fuentes policiales informaron que el hecho ocurrió a las 12.30 de ayer en una vivienda ubicada en la calle Capitán Rojas al 3000, de aquella populosa ciudad del partido de Lomas de Zamora.

Según explicaron las fuentes, y en coincidencia con lo que quedó registrado en videos de cámaras de seguridad de la cuadra donde ocurrió el hecho, un sujeto llegó en moto y con casco, tocó el timbre y anunció que iba a entregar una compra hecha en un sitio de ventas online.

La dueña de la casa abrió y en ese momento el delincuente entró en la casa y dejó la puerta entreabierta para que dos cómplices que vestían ropas deportivas y gorra con visera, y que miraban todo desde la esquina, pudieran entrar a la vivienda.

"Vinieron como si fueran de una empresa de correo, con mi nombre y apellido. Golpearon la puerta y como nosotros compramos por medio de Mercado Libre, abrimos. Empujaron la puerta, entraron y ataron a mi hija", contó a un reportero del canal Telefé Claudio, esposo y padre de las víctimas, que no estaba en la casa cuando ocurrió el asalto.

Agregó que los ladrones habían preparado un paquete "muy similar" a los que vienen de parte de la empresa de ventas por Internet, y que incluso tenía "una etiqueta" con su nombre y apellido.

"Estuvieron unos minutos y nos robaron alhajas, celulares y otras cosas", señaló Claudio, quien además dijo que "lastimaron" tanto a su esposa como a su hija y que ambas quedaron con un "trauma" por el momento vivido.

Un vecino que pasaba en camioneta por la cuadra advirtió los movimientos sospechosos y la entrada de los ladrones, y alertó a otros de la cuadra. Mientras unos llamaban a la policía, otros se pusieron a vigilar en la puerta de la casa.

El video muestra que los ladrones entraron a la vivienda a las 12.33 y que nueve minutos más tarde, a las 12.42, salieron de la casa. Allí se toparon con Javier, un vecino bombero, que estaba armado con un palo.

Javier contó a Telefé que estaba almorzando cuando su hermana le avisó que "se metieron a lo de Claudio", por lo que salió a ver lo que sucedía.

"Golpeé la puerta, miré a través de la cerradura y había tres muchachos que no eran de la casa", relató el testigo.

Cuando los ladrones salieron a la vereda, el bombero los intimidó, los increpó y comenzó a correrlos.

El asaltante de la moto logró montarse y escapar en el vehículo y los otros dos iniciaron la huida a pie, perseguidos por el vecino que blandía el palo.

Javier contó que corrió una cuadra, donde se encontró con un amigo al que le comentó lo que sucedía y se subió a su camioneta para perseguir a uno de los ladrones.

"El ladrón forcejeó, logró zafarse y escapó, y cuando llegó la policía se les dio la descripción, pero no pudieron localizarlo", contó a Télam Rodrigo, uno de los vecinos de la cuadra.

Quejas contra la policía

Este vecino se quejó de que los efectivos de la comisaría 6a. de Lomas de Zamora, del barrio San José, "en vez de atrapar a los delincuentes, demoraron a los vecinos que habían salido a perseguir a los ladrones y los retaron por haber salido sin permiso de circulación".

"La policía nos detuvo a nosotros pensando que éramos nosotros los de apoyo del pibe de la moto. Nos tuvieron 20 o 30 minutos hasta que tiraron los datos de cada uno y el de la moto desapareció, se fugó", se quejó Javier, el bombero demorado.

Cristina, otra vecina, contó que la hija de la familia salió a la calle "llorando, con pánico, terror y en un estado de shock desesperante", y que tenía las manos hinchadas por la fuerza con la que se las habían atado con precintos plásticos, a los que hubo que cortar con una cuchilla.

Los vecinos se quejaron de los robos que hay en la zona, de la escasa frecuencia con la que pasan los patrulleros y pidieron más seguridad.

Voceros policiales indicaron que los ladrones se llevaron de la casa alrededor de 20.000 pesos, alhajas y dos teléfonos celulares marca Samsung.

Los investigadores saben que esta banda actuó con cierta inteligencia previa, ya que el falso mensajero preparó un paquete y dio el nombre del padre de familia cuando dijo que iba a entregar una compra realizada por Internet.

"Aprovechan que por la cuarentena se incrementaron las ventas por Internet y la gente espera este tipo de servicio para hacerse pasar por mensajeros y, de esa manera, entrar a robar", explicó a Télam un jefe policial.

El caso, por el que no hay ningún detenido, es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°7 de Lomas de Zamora.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.