Dos artistas se fueron sin pagar el hotel y terminaron arrestados como terroristas

Fue detonado el artefacto debajo en la habitación de un hotel
Fue detonado el artefacto debajo en la habitación de un hotel
La detenida pareja chilena había participado en Córdoba de actividades paralelas al Congreso de la Lengua y fue perseguida tras encontrarse un artefacto sospechoso en la habitación
Gabriela Origlia
(0)
3 de abril de 2019  

CÓRDOBA.- Gabriela Medrano Viteri y Felipe Zegers fueron detenidos por personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la Gendarmería Nacional en Palermo. Están acusados de haber dejado un supuesto artefacto explosivo en un hotel de esta ciudad, adonde habían viajado para participar de actividades paralelas al Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE). Fueron trasladados a esta ciudad y alojados en la alcaidía de tribunales a la espera de ser indagados. Se concretó aquí un fuerte operativo de prevención y la brigada de explosivos detonó en forma controlada el artefacto sospechoso. En la ciudad de Buenos Aires se movilizaron los grupos antiterroristas. Sin embargo, la polémica fue inmediata al conocerse que se trataba de reconocidos artistas plásticos chilenos y que la "caja con cables" no contenía explosivos y podía ser parte de una instalación expuesta en la Facultad de Filosofía y Humanidades.

"Todo puede ser. La Justicia investiga", afirmó a LA NACION una fuente judicial cuando se le consultó si los dos ciudadanos chilenos eran artistas que estuvieron en Córdoba, donde participaron de una intervención artística. La causa está a cargo del juez federal de Córdoba Hugo Vaca Narvaja y el expediente será girado a la fiscal federal de Córdoba Graciela López de Filoñuk.

Fuentes de la investigación explicaron que la causa comenzó cuando desde el hotel llamaron a la policía de Córdoba porque la pareja se retiró sin haber pagado los gastos de hospedaje. El secretario de Seguridad de Córdoba, Alfonso Mosquera, confirmó a LA NACION que la fuerza de seguridad intervino en el caso después de recibir la llamada desde un hotel céntrico donde se denunciaba que "dos pasajeros extranjeros se habían ido sin pagar y que habían dejado en la habitación un maletín que podría ser un explosivo".

El funcionario cordobés insistió en que cuando el personal policial comprobó los hechos "siguió el protocolo correspondiente, más teniendo en cuenta que en la ciudad había personalidades nacionales y extranjeros" en referencia al CILE.

"El dispositivo hallado era apto para activar una detonación y existieron causas concomitantes para activar el protocolo. Corresponderá al juez federal interviniente atribuir o deslindar responsabilidades penales. Respetamos y contribuimos a la investigación judicial", afirmó Mosquera.

El funcionario ratificó que "respaldan" el proceder de la Dirección General de Investigaciones de la Policía y de las fuerzas federales que intervinieron a raíz del hecho". Y agregó: "Ese dispositivo no hubiera pasado el escáner en ningún aeropuerto del mundo y hubieran sido detenidos de inmediato".

Carolina Ortega, amiga de los detenidos, contó otra versión de los hechos: "Son amigos míos. Gabriela trabaja desde hace veinte años con mi marido. Esto es una locura. Gabriela es una gran arquitecta chilena y Felipe es recontra reconocido, de anarquistas no tienen nada, trabajan con empresas y con el gobierno de Chile".

En diálogo con LA NACION, Ortega comentó: "Lo que los agentes hicieron explotar eran dos parlantes conectados a una caja donde van las baterías y forma parte de una instalación en la que se pasa una grabación de la Declaración de Derechos Humanos en lenguaje inclusivo".

Según un comunicado oficial, la PSA tomó intervención después de ser notificada por personal de Investigaciones de la Policía de Córdoba, que habían encontrado en la habitación "un dispositivo detonador sin su carga". Tras ese hallazgo se inició la búsqueda de los sospechosos. Por medio del análisis de las cámaras de seguridad del hotel y el rastreo de las antenas de los teléfonos celulares se logró determinar que la pareja se había embarcado en un vuelo a Buenos Aires.

La PSA, con el trabajo del Centro Regional de Video Vigilancia (CREV) y el personal del Centro Operativo de Control (COC) Ezeiza, logró identificar a la pareja buscada y, en un seguimiento en conjunto con la Gendarmería Nacional, detuvo en la noche del domingo a los sospechosos en un hotel de Palermo.

"El domingo a la mañana nos avisaron que ya estaban de regreso en Buenos Aires, entonces quedamos en encontrarnos a las 19 por Palermo. No aparecieron, no atendían los teléfono. Tampoco estaban activos en las redes. Decidimos esperar porque pensamos que quizá estaban cansados y se habían quedado dormidos. El lunes nadie sabía nada de ellos. En Chile, tampoco. Así que fuimos a la comisaría de la calle República Árabe Siria para hacer la denuncia, pero ahí los oficiales nos decían que esperásemos, que quizá les habían robado el celular", contó Ortega. Los allegados de los detenidos se enteraron de la situación cuando los artistas plásticos pudieron comunicar a sus familias que estaban detenidos.

Prohibieron el ingreso a deportistas

Una delegación de fútbol sala de Paquistán fue bloqueada en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza por las autoridades nacionales y sus integrantes fueron deportados por no tener en regla la documentación migratoria. Ese equipo tenía previsto participar en un campeonato mundial de la especialidad de fútbol reducido que se desarrolla en Misiones. Los deportistas no tenían las visas correspondientes -incluso algunos de los integrantes de la delegación quedaron retenidos en la escala efectuada en Dubai- y, según explicaron fuentes oficiales, en esas condiciones no se les permitió el ingreso en la Argentina. Las autoridades consideraron que podía existir, además, un riesgo para la seguridad.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.