El delito de mayor crecimiento en el mundo

Daniel Monastersky
(0)
7 de abril de 2012  

Desde hace años se viene hablando del robo de identidad. Muchas personas siguen creyendo que sucede en contadas ocasiones, pero no hay dudas, y los números lo advierten, de que es el delito de mayor crecimiento en el mundo.

¿A qué se debe? Ausencia de regulación en la materia, controles laxos en la documentación y la falta de campañas de concientización.

Hoy en día el delincuente estudia bien a sus víctimas. El solo hecho de contar con un documento no es suficiente para usurpar su identidad. Se requiere de cierta pericia para obtener información complementaria de la victima que asegure el éxito en la maniobra delictiva.

Además de un Documento Nacional de Identidad (DNI) adulterado, la factura de algún servicio público y un recibo de sueldo, en muchos casos es necesario contar con la connivencia de un empleado infiel de la empresa que se pretende estafar.

Esta clase de hechos produce al menos dos efectos perjudiciales para quien lo padece.

Una de las consecuencias directas es para quien le están usando los datos personales (cuentas bancarias, bienes, datos de contactos); y otra u otras, respecto de las cuales actúan como consecuencia directa del error en que se ven envueltas y brindan información, disponen de bienes o realizan toda clase de hechos que, de no haber caído en error, no hubieran actuado.

El robo de identidad es una modalidad delictiva que afecta a todas las clases sociales y no hace discriminación alguna.

Desde un banquero al que le robaron el DNI y que sufrió graves problemas de estafa hasta un obrero; o bien un estudiante que le negaron la entrada a los Estados Unidos por haber tenido en otra oportunidad un inconveniente judicial cuando en realidad jamás había salido de la Argentina.

Tanta divulgación y extensión han tenido esta clase de hechos que en los últimos años gran cantidad de países ha ido adecuando su legislación a fin de prevenir y sancionar este tipo de modalidades delictivas.

Lamentablemente en la Argentina el único proyecto, que había sido presentado en la Cámara baja en junio de 2010, que pretendía tipificar como delito el robo de identidad, perdió estado parlamentario recientemente.

Las víctimas tardan unas 600 horas en librarse de esta pesadilla y varios años en recuperar su buen nombre e historial crediticio.

En promedio pasa un año antes de que el afectado descubra el robo de su identidad. Por ello son tan pocos los delincuentes detenidos por esta modalidad.

Desde mediados del año pasado existen en la Argentina seguros para la protección y el robo de identidad.

En los Estados Unidos, unos 25,9 millones de personas han contratado este tipo de coberturas en el último año.

El autor es abogado y director de www.identidadrobada.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.