Violencia: el líder de Los Monos encadena 62 años de prisión en siete condenas

Ariel Guille Cantero recibió una pena de seis años y seis meses de prisión por amenazar a un juez
Ariel Guille Cantero recibió una pena de seis años y seis meses de prisión por amenazar a un juez Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Manera / LA NACION
Germán de los Santos
(0)
8 de julio de 2020  • 20:08

ROSARIO.-Desde la cárcel de Marcos Paz, Ariel Cantero, alias Guille, líder de Los Monos, escuchó la séptima una condena en su contra. Esta vez recibió seis años y ocho meses por amenazar a un juez de Rosario desde la prisión de Rawson y sumó de esa manera sentencias por 62 años cárcel.

Guille Cantero está preso desde junio de 2013, cuando decidió entregarse a la policía. Su poder creció dentro de la cárcel, donde mantiene el control de la banda narco. Pasó por seis unidades penitenciarias: Coronda y Piñero, en Santa Fe; la Unidad 6 de Rawson, la Unidad Penal Nº7 de Resistencia, y los penales de Ezeiza y de Marcos Paz, donde se encuentra alojado actualmente.

Cantero fue trasladado tantas veces porque -como demuestran las investigaciones judiciales en curso- en ninguna cárcel pudo ser controlado. Con el control absoluto de Guille, la banda diversificó sus negocios criminales. Al control del narcomenudeo en Rosario, Los Monos le sumaron las extorsiones a empresarios, algo que se investiga actualmente.

A estas siete sentencias en su contra se podrían sumar en los próximos meses otras tres causas en las que está acusado por lavado de dinero, por atentados contra residencias de magistrados y por extorsión. Todos estos ilícitos los cometió dentro de un calabozo, como media docena de causas en las que aparecesu sombra.

Es probable que Cantero pase mucho tiempo en la cárcel. Las condenas aún no están unificadas, algo que deberá hacer, cuando la causa quede firme, el tribunal del caso de asociación ilícita y homicidios, que condenó a Guille a 22 años de cárcel. El tope máximo de unificación de las condenas es de 50 años, y como Cantero es reincidente no le corresponde la libertad condicional, según señalaron desde los tribunales rosarinos.

Ariel Guille Cantero es el jefe de la banda narcocriminal conocida como Los Monos
Ariel Guille Cantero es el jefe de la banda narcocriminal conocida como Los Monos Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

La séptima condena fue por las amenazas que Cantero hizo al juez de Sentencia Nº 3 Edgardo Fertitta desde la cárcel de Rawson. Desde el teléfono público del penal, Cantero llamó dos veces al juzgado. Atendió una empleada que realizaba una pasantía. Cortó y a los pocos minutos Cantero volvió a comunicarse. Le dijo: "Te dejo este mensaje. Decile (al juez) que se meta el traslado ya sabe dónde, y que lo voy a matar".

Fertitta había fallado en contra de la banda, cuando en 2015 conformó el tribunal, junto con José Luis Mascali y Julio Kesuani, que declaró nulo el acuerdo de juicio abreviado que beneficiaba a Guille, quien inesperadamente y sin ninguna justificación había pasado de autor material a partícipe del crimen de Diego Demarre, ocurrido el 27 de mayo de 2013.

El enojo del líder de los Monos con el magistrado se debía a que Fertitta había rechazado que Cantero fuera trasladado desde el penal de Rawson a la cárcel de Piñero, a unos 20 km de Rosario. Luego, los "aprietes" a los jueces se hicieron palpables en por lo menos 13 atentados contra residencias de magistrados, todos ordenados por Cantero.

La primera condena contra el líder de Los Monos se concretó el 14 de marzo de 2014, cuando fue condenado a dos años por tenencia de arma de guerra.

Después de que estallara la guerra narco en Rosario, a partir del asesinato de su hermano Claudio, alias Pájaro, en mayo de 2013, Guille se entregó un mes después, en momentos en que era buscado por la policía, que no lo podía encontrar.

Fue condenado el 9 de abril de 2018 a 22 años de prisión por homicidios y asociación ilícita. Y las otras tres sentencias que carga sobre sus espaldas en el fuero federal -que suman 32 años- se produjeron por delitos que cometió mientras estaba tras las rejas.

Guille daba órdenes a través de celulares y también mediante los teléfonos fijos ubicados dentro de su celda. Cuando no podía usar estos aparatos transmitía las órdenes a las visitas. Y siempre actuó con la sospecha de contar con la complicidad de los agentes penitenciarios, aunque en ningún caso fue condenado un guardiacárcel ni se investigó ese nexo.

Las sedes de tribunales rosarinos y casas de jueces fueron atacadas a balazos y se apunta a Los Monos como responsables de esas amenazas
Las sedes de tribunales rosarinos y casas de jueces fueron atacadas a balazos y se apunta a Los Monos como responsables de esas amenazas Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

En octubre de 2019, Cantero fue condenado a diez años de prisión por el secuestro extorsivo de un joven, a quien los cómplices del líder de Los Monos se equivocaron cuando raptaron en el barrio Triángulo, en el sur de Rosario. Era el hijo de un carnicero que nada tenía que ver con el blanco elegido por Cantero.

La idea del líder de Los Monos era secuestrar en Rosario a personas vinculadas con el mundo narco para obtener dinero por los rescates, según investigó el fiscal federal Santiago Marquevich. En las escuchas telefónicas Guille habló de conseguir "plata fácil", "por lo menos tres palos", con esa clase de operaciones.

Los secuestradores que recibían órdenes de Cantero, los hermanos Ezequiel y José Fernández, encontraron rápido la muerte. Fueron acribillados junto a Gerardo Abregú siete meses después dentro de un auto en Granadero Baigorria. Por ese hecho se acusó a un alfil de Esteban Alvarado, otro narco enemigo de Los Monos.

Luego, en diciembre de 2019 fue condenado Cantero a siete años de prisión por un tribunal federal por integrar una banda narco junto con exbarras de Rosario Central, cuyo líder era Mario Visconti, quien también terminó ejecutado.

El 6 de diciembre de 2018 la justicia federal de Rosario lo condenó también a 15 años de prisión por narcotráfico, la primera pena de ese delito federal que enfrentaron los miembros de esta banda narcocriminal que existe hace más de 20 años en Rosario.

En junio de 2019 se detectaron en la cárcel de Marcos Paz las triangulaciones que realizaba el jefe de Los Monos para pasar mensajes breves y directos desde ese penal. Era el pivot de las maniobras de venta de drogas.

Estas operaciones no las hacía con un teléfono celular, sino a través de un compañero de celda que pasaba las directivas del negocio narco a una mujer, pareja de uno de los miembros de Los Monos, quien a su vez llevaba el mensaje a Gustavo Martinotti, alias Toro, un ex barrabrava de Rosario Central, quien está preso en la cárcel de Coronda, en Santa Fe. Toro, un aliado de Guille, se contactaba con otro engranaje de la organización, El Peruano, que era el proveedor de los deliverys de varias zonas de Rosario, entre ellos, el barrio 7 de setiembre.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.