El milagro de Luján: 150 tiros y ningún muerto en el desayuno más salvaje

El enfrentamiento entre bandas ocurrió el 14 de mayo de 2016
El enfrentamiento entre bandas ocurrió el 14 de mayo de 2016 Fuente: Archivo
Como si se tratase de barrabravas de las rutas, Hell's Angels y Tehuelches se bajaron de sus motocicletas con ánimo de mutua venganza y protagonizaron un brutal enfrentamiento
Gustavo Carabajal
(0)
19 de octubre de 2019  

Hace más de tres años dos bandas de motoqueros se enfrentaron a balazos a metros de la Basílica de Luján. A pesar de los más de 150 tiros que se dispararon, no hubo muertos. Aunque corrió mucha sangre.

Daniel Díaz León, más conocido como Dani La Muerte, comandaba el grupo de los Ángeles del Infierno ( Hell's Angels, en inglés) que se tiroteó con el líder de la banda rival, Leonardo Gatto, un policía bonaerense exonerado.

Al excustodio del empresario Ricardo Fort y del actor Mickey Rourke le pegaron nueve balazos. Las placas de kevlar de su chaleco antibalas detuvieron seis proyectiles. Pero tres disparos lo hirieron en una pierna, un hombro y la base del cuello. Pasó más de dos meses internado y tuvieron que operarlo en tres oportunidades.

Además de Gatto y Díaz León, resultaron heridos Marta Gualuco, de 39 años, y Miguel Altieri, de 38. En el caso de la mujer, fue arrollada por algunos miembros de los Tehuelches cuando escapaban en una camioneta Ford Bronco negra.

Actualmente, Dani La Muerte está procesado por presunto intento de homicidio agravado por el uso de un arma de fuego y tenencia ilegal de una pistola calibre 9 mm.

Según fuentes judiciales, será sometido a juicio oral entre el 30 y 31 de marzo de 2021. El Tribunal Oral N° 1 de deberá decidir si el custodio de famosos disparó a matar durante el tiroteo ocurrido el 14 de mayo de 2016 en una de las entradas de Luján, en el cruce de la ruta nacional 5 y la provincial 47.

Gatto, jefe del grupo de los Tehuelches, rival de los Ángeles del Infierno, es único de los 14 motociclistas acusados que quedó preso. En un juicio abreviado el exuniformado fue condenado a 7 años y 6 meses de prisión por el intento de homicidio agravado de Dani La Muerte.

Otro motoquero e integrante de los Tehuelches, identificado como Horacio Rial, recibió la pena de cuatro años de prisión por portación ilegal de arma de guerra. Actualmente, Rial está en su casa debido a que fue beneficiado con la morigeración de la pena.

Tanto Gatto como Rial tuvieron que admitir que cometieron los delitos por los que fueron acusados para recibir una condena inferior a la que le hubiera correspondido si los declaraban culpables en un juicio oral.

A partir de la reconstrucción del hecho realizada por los peritos de la Superintendencia de Policía Científica y el Ministerio Público de Luján, se habría determinado que Gatto habría efectuado al menos nueve disparos contra Dani La Muerte.

Si bien surgieron toda clase de rumores sobre el motivo del enfrentamiento, la hipótesis más firme indicó que no se trató de un hecho planificado, sino casual. Aunque existe una guerra histórica entre ambas bandas para controlar el territorio y por la supremacía en el ambiente de los motoqueros.

"Fue como si se enfrentaran las barras bravas de Boca y Chacarita. Los dos grupos son violentos, pero los de Boca superan en cantidad a los de Chacarita, que tienen menos integrantes, pero no dudan en abrir fuego y en enfrentarse a bandas con mayor número de integrantes", explicó uno de los investigadores.

De acuerdo con el informante, "el ejemplo de Boca es aplicable a los Hell's Angels y el equivalente de Chacarita serían los Tehuelches".

Esta diferencia de fuerzas entre ambos grupos quedó reflejada en el tiroteo ocurrido hace más de tres años en Luján. Ambos grupos se dirigían por separado a un encuentro de motoqueros en Trenque Lauquen. Gatto, Rial y otros dos integrantes de los Tehuelches decidieron parar en el cruce para desayunar en una conocida parrilla y esperar a otros miembros de los Tehuelches. Habían pasado pocos minutos de las 8.30 cuando estacionaron la camioneta Ford Bronco en el playón para camiones situado frente a la parrilla. En el momento en que cruzaban la ruta 5 aparecieron los motoqueros de los Hell's Angels, la mayoría de ellos, a bordo de llamativas Harley Davidson.

Entonces se produjo un intercambio de insultos entre Gatto y sus cómplices con algunos de los Ángeles del Infierno. Doce días antes, se había originado un enfrentamiento entre ambos grupos, en el que resultó herido uno de los integrantes de los Tehuelches y había una intención de vengar esa emboscada.

Una mañana infernal

Los disparos comenzaron en medio de los automovilistas que se dirigían a Luján, a pocos metros de los surtidores de la estación de servicio y frente a la parrilla que, a esa hora, se poblaba de clientes para desayunar.

Díaz León habría llevado la peor parte. Le pegaron nueve balazos. Quedó tendido al lado de su Harley Davidson. Algunos de sus compañeros de los Hell's Angels intentaron ayudarlo en medio de los tiros, pero recién fue socorrido cuando la ambulancia del hospital local pudo llegar al playón tras terminar el tiroteo. Luego del violento enfrentamiento, que dejó marcas en cielorrasos y vidrios de las parrillas y paradores, los responsables de las jefaturas distritales de Mercedes y Luján y de la policía local pusieron en marcha un operativo cerrojo.

Los policías cerraron las rutas de escape de Luján y en la ruta 5, a la altura de la localidad de Olivera, fueron apresados los cuatro ocupantes de la camioneta Ford Bronco, de 27, 42, 43 y 44 años, todos con domicilio en la Capital Federal e integrantes de los Tehuelches, el mismo grupo del expolicía Gatto. En el vehículo, los uniformados secuestraron una escopeta calibre 12.70, una pistola 9 mm y una pistola Bersa calibre 22.

En total, los efectivos policiales encontraron diez armas de fuego, dos cuchillos similares a los que usaba el personaje de Rambo y manoplas de hierro.

Mientras que en el otro cerrojo instalado en el camino a Navarro los policías apresaron a otros siete sospechosos.

Luego de diez meses de investigación, de escuchar a más de cincuenta testigos y revisar los peritajes, el fiscal de Investigaciones Complejas de Mercedes, Juan Ignacio Bidone, cerró la instrucción y decidió enviar el sumario a juicio oral.

Según fuentes judiciales, además de Dani La Muerte, serán juzgados, Marcelo Mazza, Javier Luján, Gustavo Adolfo Mazzitelli, Rafael Silva Alonso, Daniel Díaz, Guillermo Jakimenko, Rodrigo Zerboni y Mariano Cordasco. La mayoría de los ocho imputados forman parte de la banda de los Hell's Angels, supuestamente comandada por Díaz León.

"Si bien los Ángeles del Infierno y los Tehuelches tienen un rivalidad histórica que se inició mucho antes del enfrentamiento en Luján, las diferencias entre ellos son estructurales", explicó uno de los investigadores, que solicitó mantener su identidad en reserva.

Ambos grupos cuentan con importante poder de fuego. En el playón donde ocurrió el tiroteo, los peritos en balística señalaron 53 marcas de proyectiles o vainas. Pero se estima que se dispararon más de 150 balazos. Además de las diez armas, a los motoqueros les encontraron casi 180 municiones.

"Los integrantes de los Ángeles del Infierno poseen sus propias fuentes de ingreso. Muchos de ellos son comerciantes y trabajan en actividades vinculadas con las motos de las que hacen un culto. Aunque también son violentos y no dudan en andar armados", describió el funcionario policial.

Gatto, jefe de los Tehuelches, tiene un perfil distinto al del líder de la banda rival. Se trata de un expolicía bonaerense, exonerado en 2007 porque fue fotografiado con símbolos nazis.

Actualmente está detenido en el penal de Campana. Fue llevado a ese presidio después que le dieron el alta del hospital de Luján, donde estuvo cinco días internado por una herida en una pierna que sufrió durante el tiroteo. Condenado por el intento de homicidio del jefe de los Ángeles del Infierno, no podrá salir de la cárcel hasta noviembre de 2020.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.