El profesor de teatro acusado de abuso está más cerca del juicio oral y público

El allanamiento de la Policía de la Ciudad en la casa del acusado
El allanamiento de la Policía de la Ciudad en la casa del acusado
Gabriel Di Nicola
(0)
8 de julio de 2019  • 13:31

Su defensa no cuestionó los encuentros sexuales entre él y sus alumnas, las denunciantes. Pero, para intentar revertir el procesamiento de primera instancia por "abuso sexual gravemente ultrajante cometido mediante abuso coactivo de una relación de dependencia", los abogados del profesor de teatro Leonardo Bugliani se centraron en el supuesto consentimiento que habrían prestado las jóvenes "tomando en cuenta" la mayoría de edad, la participación voluntaria y la experiencia sexual previa. Pero un tribunal de alzada rechazó la apelación y confirmó lo hecho por el juez a cargo del expediente. Ahora, el docente está más cerca del juicio oral y público.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. La Sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional porteña, con las firmas de los jueces Carlos González y Ignacio Rodríguez Varela, resolvió confirmar el procesamiento dictado por el juez Alejandro Ferro.

Los magistrados González y Rodríguez Varela sostuvieron que la valorización de las pruebas que hizo el juez Ferro fue correcta. Y afirmaron que el acusado logró el "aislamiento" de las jóvenes "colonizando" y "filtrando" sus fuentes de consulta y reflexión.

"La 'doctrina de la liberación' que pregonaba [por Bugliani] y la demonización de estructuras sociales y familiares que alentaba, tenía a la postre como objetivo último la concreción de encuentros de carácter lúbrico ya fuera en pareja, actos promiscuos o directamente orgiásticos. Aquella finalidad se lograba presionando a las víctimas para forzar sutilmente, mediante la inoculación de una filosofía propia, los límites del consentimiento que cada participante estaba dispuesto a brindar", afirmaron los camaristas.

El profesor Leonardo Bugliani, acusado de abusar de alumnas
El profesor Leonardo Bugliani, acusado de abusar de alumnas

Bugliani, de 47 años, era el coordinador de un taller de teatro del Centro Cultural Ernesto Sabato, dependiente de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA). La causa en su contra comenzó en agosto de 2017, después de que siete víctimas hicieran una denuncia ante la Unidad Fiscal Especializada en Violencia de Mujeres (UFEM).

El expediente, que en un primer momento estuvo a cargo del ahora exfiscal Martín Niklison, quedó paralizado y sin avances notorios hasta que la fiscal Mónica Cuñarro y su equipo de colaboradores le dieron un nuevo impulso, especialmente al volver a revisar pruebas ya producidas o que anteriormente no habían sido ponderadas como indicios de cargo.

Según afirmó Cuñarro en un dictamen acusatorio, Bugliani había instituido un "culto" a la libertad sexual y proponía "enfrentar los miedos rompiendo con los límites de la sexualidad para lograr la salvación". En ese contexto, según la representante del Ministerio Público, las madres eran "demonios" y "agentes de la matrix" de las cuales las víctimas tenían que escapar.

"En el centro Cultural Ernesto Sabato se practicaban actividades relacionadas con lo teatral y la danza, y en el departamento de Bugliani [Monserrat al 2400, Balvanera] se daban situaciones más sexuales, íntimas y 'mediativas'. En los encuentros Bugliani les hacía hacer un juramento con un ritual e inmediatamente después comenzaba una situación sexual en donde se sacaban la ropa y comenzaban los tocamientos [sic], caricias y besos, llegando en casi todos los casos al abuso sexual", afirmó Cuñarro en su dictamen, en el que pidió la detención del profesor de teatro que había sido denunciado en 2017.

En mayo pasado, cuando resolvió procesar al docente, el juez Ferro había sostenido que las víctimas habían sido abusadas en su integridad sexual como consecuencia de la influencia psicológica con las que el acusado captó sus voluntades.

El magistrado había explicado que las jóvenes se "prestaron" a los abusos confundidas y sometidas al "estrategma" de su profesor. "Esta confusión no se tradujo en una creencia equívoca acerca de la existencia misma de la relación sexual o de tocamientos inverecundos, sino que impactó en el consentimiento y libertad de acción de las víctimas, a quienes inhibió en su autonomía para impedirles ejercitar una elección libre en las prácticas sexuales a las que las sometía. En buen romance, Bugliani abusó de la influencia que logró sobre las víctimas para tergiversarles el contexto en que se desarrollaban las relaciones y hacerlas aparecer como ejercicios normales. Intentó obturar la posibilidad de que los familiares tomaran noticia de lo sucedido y las convenció, así, de mantener en secreto las actividades que se hacían en su departamento".

Bugliani fue detenido por la Policía de la Ciudad el 7 de mayo pasado, por orden del juez Ferro. Pero ya no está tras las rejas. Su defensa apeló ante la Sala IV de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional porteña el rechazo a la solicitud de excarcelación. En un fallo dividido, el tribunal revocó la prisión preventiva, le fijó una caución de 50.000 pesos y le prohibió acercarse a las víctimas y salir del país.

En la resolución donde confirmaron el procesamiento, los camaristas González y Varela, ordenaron remitir una copia de la decisión de ellos y del procesamiento del juez Ferro a la UBA, a la Facultad de Ciencias Económicas y al Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación para que analicen las "posibles responsabilidades administrativas en las áreas de su incumbencia derivadas de la contratación de Bugliani y del tipo de talleres y actividades que en definitiva impartió el imputado valiéndose del espacio que le había sido habilitado".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.