Fernando Báez Sosa. Un año después, los acusados siguen aislados en la prisión