Le mordió la mano al ladrón y evitó un asalto

Un portero se enfrentó con dos delincuentes; los detuvieron junto a un cómplice
Florencia Silveyra
(0)
7 de febrero de 2015  

El encargado de un edificio de Palermo evitó el miércoles pasado el asalto al inmueble donde trabaja, al enfrentarse con los ladrones y morderle la mano a uno de los delincuentes. Fueron detenidos los dos sospechosos y el conductor del taxi al que se subieron para escapar, por su presunta complicidad.

El hecho ocurrió por la tarde, cuando Luis Ferreyra notó que dos personas entraron en el edificio de Sinclair 3101 con intenciones de robo. El portero contó que, aunque está de vacaciones, había ido a ordenar unas cosas. Fue entonces cuando reparó en los dos asaltantes que estaban en el hall.

"Me vieron y me encararon, aunque no tenían armas en la mano. Quisieron empujarme y dijeron: «Entregá todo, flaco». Trataron de meterme en un cuartito."

Ferreyra reveló que en ese momento pensó: "De todas formas, me van a matar". Empezó a gritar y, según afirmó, los asustó. Para callarlo, uno de los ladrones le tapó la boca con la mano, por lo que Ferreyra le mordió los dedos.

"Un ladrón le dijo al otro: «Matalo y vamos». Se metió en el cuartito y tomó un poco de plata que tenía; pero el otro, por el dolor de la mordida, no podía usar su mano", relató el encargado. Fuentes policiales informaron a LA NACION que Ferreyra fue agredido con golpes de puño y hasta hubo una lucha entre los tres.

Un transeúnte advirtió lo que sucedía, por lo que comenzó a pedir auxilio "de viva voz". Los delincuentes decidieron darse a la fuga, pero, al ver que la puerta estaba cerrada, uno de ellos rompió el vidrio a patadas y, luego, salieron corriendo por la calle Sinclair hacia la avenida Cerviño.

Por los gritos de auxilio y debido a que uno de los ladrones estaba herido, algunos vecinos se sumaron a la persecución.

A unas cuadras del lugar, en Cerviño y Bullrich, los asaltantes se subieron a un taxi para concretar el escape. Carlos, el encargado suplente, avisó a la policía sobre la dirección en que se dirigían los delincuentes.

Otro encargado, de nombre Sergio, que también colaboró en el arresto, contó: "[El tenista Juan] «Pico» Mónaco estaba tomando algo en un local de té, a media cuadra, vio que yo pasaba gritando y salió corriendo hacia donde iba el taxi".

Varios patrulleros cerraron el paso a los ladrones y los detuvieron. A su vez, el taxista fue también arrestado, bajo la sospecha de ser cómplice de los delincuentes.

Dentro del taxi, la policía encontró un revólver calibre 32. El asaltante mordido en la mano recibió atención médica en el hospital Fernández, donde además debió ser suturado por los cortes en la pierna que se infligió al romper el vidrio.

La policía informó que los detenidos tienen 25, 40 y 56 años, y quedaron a disposición de la Justicia. El caso recayó en la comisaría 23a. de la Policía Federal, con jurisdicción en el barrio de Palermo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.