Logística narco: el traslado de la droga en camiones, un "trabajo" que se paga con droga

Dos casos en Corrientes revelan cómo funciona el engranaje complejo del tráfico de estupefacientes; los transportistas fijan el precio en función del riesgo y se llevan entre el 5 y el 15% de la carga
Fuente: Archivo - Crédito: Imagen ilustrativa
Dos casos en Corrientes revelan cómo funciona el engranaje complejo del tráfico de estupefacientes; los transportistas fijan el precio en función del riesgo y se llevan entre el 5 y el 15% de la carga
Germán de los Santos
(0)
27 de mayo de 2019  

En la ventanilla del acompañante el camión tenía pegada una calcomanía grande, que ocupaba casi todo el vidrio. Llevaba la figura del Guasón, el antagonista de Batman. Era una marca, una especie de contraseña que usaban Edgardo e Ignacio Principato, padre e hijo, oriundos de Talar de Pacheco, partido de Tigre, cuando sus camiones iban cargados de marihuana.

Desde hace más de una década se sospecha que esta familia es un jugador clave en la logística narco, en la que el traslado de la carga ilegal (grandes cantidades) representa el mayor riesgo. Este eslabón de la cadena de tráfico mueve sumas millonarias que se pagan en "especie": un porcentaje del estupefaciente.

Esta semana estaba previsto que empiece en Corrientes un juicio por la investigación del fiscal Carlos Schaeffer a partir del secuestro, en 2006, de un camión Iveco con más de 1100 kilos de cannabis que tenían como destino la ciudad de Campana.

Ignacio Principato estuvo vinculado a un caso emblemático en Santa Fe, que ocurrió el 2 de noviembre de 2014, cuando en un basural de Arroyo Leyes apareció un camión atrapado en el barro con un contenedor en el que eran trasladados 1662 kilos de marihuana.

La documentación del camión, guardada en la guantera, estaba a nombre de Ignacio Principato, que estuvo imputado en la causa que llevó adelante el juez Reynaldo Rodríguez, pero terminó sobreseído porque los investigadores no hallaron elementos de cargo suficientes.

En ese caso fueron condenados dos civiles y diez policías de Santa Fe, entre ellos, el jefe de Orden Público de la Unidad Regional I, Cristian Hang, y el de la Octava Zona de Inspección, Martín Díaz, sentenciados a seis años de prisión.

"Es el Aguja Agüero, maneja toda la merca de la zona de la costa. Pero es consensuado. Es policía de la Octava Zona. Acá hay un camión que se piró". Ni los propios policías disimulaban a través de sus diálogos por la radio policial lo que ocurría esa noche lluviosa del 2 de noviembre de 2014 en Arroyo Leyes.

"Una mancha más al tigre. ¡Qué vergüenza!", dijo por esa frecuencia una comisaria de la zona cuando se enteró de que efectivos de esa seccional habían detenido a dos narcos -uno de ellos, policía- en un camión con un contenedor cargado de droga procedente de Misiones. Pero llegaron otros policías y dos jefes de la Regional I, y Agüero y su cómplice negociaron su liberación.

Los narcos pagaron con droga. Porque del camión desaparecieron cocaína y precursores químicos. "Estaban pasando marihuana, cocaína y líquidos de estiramiento de un camión a un container. Ahí lo detuvieron. Uno es personal policial", dijo por radio uno de los efectivos.

Los narcos desaparecieron en una Peugeot Partner. En el camión Iveco y en el container Hamburg Sud rojo quedaron 1600 kilos de marihuana. Los investigadores judiciales siempre sospecharon que había "muchísima más droga".

El precio del riesgo

Hubo otro caso similar que comenzó a juzgarse en Corrientes. El 29 de julio de 2016 se secuestraron 2608 kilos de marihuana en un camión Mercedes-Benz que transportaba el estupefaciente hacia Talar de Pacheco, Tigre, de donde también son oriundos Javier Radaelli y su padre, Edgardo (ya fallecido).

La Justicia Federal de Campana investigaba a Radaelli luego de que una llamada anónima a la Policía Federal alertó sobre el cargamento que trasladarían. En aquellos días, mientras los Radaelli se alojaban en el Hotel del Parque, de Corrientes, tuvieron contacto con el proveedor de la frontera Wenceslao Ojeda, alias Gordo Choy, que actualmente está prófugo.

Con cuatro meses de diferencia, dos camiones cargados con 3765 kilos de marihuana fueron detenidos en Corrientes, de camino al norte de Buenos Aires. Tanta similitud más que casualidad es un síntoma.

Una calificada fuente del Ministerio de Seguridad de la Nación explicó: "En el engranaje del negocio del narcotráfico la logística es lo que representa mayores costos, por el factor del riesgo elevado que tiene".

Quienes se dedican al traslado de drogas "punta a punta", en estos casos, a Buenos Aires, usan empresas legales. Radaelli había trabajado para la Aduana y el Correo Argentino. El camionero que hace el flete -muy pocas veces es el dueño de la empresa legal- donde la droga va camuflada en otra mercadería o en el chasis del vehículo muchas veces no sabe qué traslada en verdad.

Entre los gastos de traslado no sólo cuenta el riesgo, sino la estructura para llevar el cargamento. Se usan vehículos de apoyo, los "puntas" o "punteros", que van adelante del camión con el objetivo de ver si hay controles inesperados en la ruta. Si hay un retén se comunican con el camionero y le avisan que tome por otro camino o que retorne. Ese rol cumplían los Principato, que fueron detenidos en un Citroën C5 delante del camión que llevaba la droga.

"El narco de la frontera junta a los capitalistas, que en general pueden ser entre cuatro y diez, para pasar el cargamento desde Bolivia o Paraguay, que en la mayoría de los casos son desde 40 kilos de cocaína hasta 800 o 1000 kilos de marihuana", describió Martín Verrier, secretario de Lucha contra el Narcotráfico.

Cuando se consigue a los capitalistas narco, se define si la entrega será en la frontera o incluirá el traslado de la droga a los centros urbanos. Cada opción tiene un precio: un kilo de cocaína en Orán, Salta, tiene un costo de 1500 dólares, mientras que el valor de la droga "puesta" en Buenos Aires asciende a 8000 dólares.

Hay quienes no solo trasladan la droga, sino que también se encargan del llamado envainado (pesaje y fraccionamiento en panes o ladrillos que se recubren con nylon o papel film adhesivo) y el camuflaje, un recurso que varía. La droga puede ocultarse en el chasis del vehículo, en dobles fondos o en una carga que se usa de pantalla, que pueden ser de muebles a pescado.

Esa tercerización en el engranaje logístico del narcotráfico se paga en especie. Puede variar entre el 5 y el 15% del cargamento de estupefacientes a trasladar. El precio varía siempre en función del riesgo.

Eso explica algunas cosas, como que, por ejemplo, Orán tenga el mayor nivel de consumo de cocaína del país. Los operadores logísticos cobran en cocaína y la revenden en esa localidad, donde a la par de los graves problemas de adicciones -entre ellas, la de paco- desde 2017 se incrementaron los homicidios.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.