Mendoza: el empresario baleado en un asalto denuncia encubrimiento policial

El empresario gastronómico Luciano Franchetti (39), aseguró que el policía le "disparó directamente" sin dar la voz de alto y que se busca "encubrir" el dramático caso, que terminó con un delincuente muerto.
El empresario gastronómico Luciano Franchetti (39), aseguró que el policía le "disparó directamente" sin dar la voz de alto y que se busca "encubrir" el dramático caso, que terminó con un delincuente muerto.
Pablo Mannino
(0)
14 de junio de 2019  • 23:45

El conmocionante caso del empresario mendocino que quedó en medio de un violento asalto en una estación de servicio y recibió un balazo policial, puso sobre la mesa el nivel de reacción y capacitación de los agentes de la fuerza provincial. En tanto, se abren interrogantes sobre el futuro procesal del uniformado, ya que el damnificado rompió el silencio. Luciano Franchetti, de 39 años, aún se encuentra internado en el Hospital Central. Desde la habitación, dijo que el efectivo le "disparó directamente" sin dar la voz de alto y que se busca "encubrir" el dramático caso, que terminó con un delincuente muerto.

La desconfianza se centra en que todavía no se determina cuántas balas salieron del arma del policía, quien está en libertad. En principio, la Justicia considera que actuó en legítima defensa. Sin embargo, se profundiza la pesquisa para determinar si cometió un delito al herir a Franchetti, quien en ese momento era un cliente más del comercio y esperaba ser atendido para comprar una gaseosa.

"El policía me tiró a mí directamente. No hay tres armas, hay una sola: la del policía. Es obvio que hay encubrimiento, es típico de este país", contó el propietario del reconocido restaurante de cocina peruana Manos Morenas.

Durante la tarde de este viernes, Franchetti dejó un mensaje en su perfil de la red social Facebook en el que brindó información sobre su estado de salud. "Recién salgo del quirófano, mi hígado no respondió bien a la primera operación. Estoy recuperándome. Gracias de verdad a todos por tanto mensaje y buena energía", expresó.

El lamentable hecho que casi termina con la vida de Franchetti y que ocasionó la muerte del ladrón, Juan Matías Ponce, de 27 años, se produjo la noche del domingo 2 de junio durante un robo en el minimaket de una estación de servicio de YPF, que está ubicada en la comuna de Godoy Cruz. El empresario dijo que salvó su vida de milagro porque alcanzó a reaccionar, ya herido y, como nadie le prestaba atención, se levantó del piso y pudo llegó a la camioneta donde estaba esperándolo su novia.

El empresario gastronómico Luciano Franchetti (39), aseguró que el policía le "disparó directamente" sin dar la voz de alto y que se busca "encubrir" el dramático caso, que terminó con un delincuente muerto.
El empresario gastronómico Luciano Franchetti (39), aseguró que el policía le "disparó directamente" sin dar la voz de alto y que se busca "encubrir" el dramático caso, que terminó con un delincuente muerto.

"Me tiraron para matarme, no me tiraron en el pie o en la mano. Si no me levantaba, me moría. Cuando salí del Servicompras y quedé tirado al lado de mi camioneta, el ladrón ya estaba abatido. Cuando llegó la ambulancia, al primero al que querían asistir era al ladrón. Si la doctora o el enfermero no le hacían caso a la gente y decidían cargarlo a él y llevárselo, me quedaba en el piso y me desangraba", relató el empresario, quien espera que la Justicia y la Inspección General de Seguridad tomen las medidas que correspondan contra el policía, quien se encuentra a disposición del fiscal de Homicidios que lidera la causa, Horacio Cadile.

En diálogo con la radio mendocina Elevediez, Franchetti relató cómo fueron los momentos previos al ataque. "Adentro del Servicompras solo había una persona que estaba sobre el mostrador, del mismo lado que yo, como hurgueteando. Yo no estaba en la misma línea de fuego. Me quedé parado esperando a que alguien me atienda pero no había cajero e interpreté que es un empleado. Se fue dos metros para atrás, insultado un poco, volvió, siguió hurgueteando, me disparó y caí al piso. No escuché nada, ni un grito ni nada. Me dieron un tiro que me entró por el triceps derecho atravesándolo, ingresó de vuelta al cuerpo por el dorsal derecho y salió por el medio de mi pecho, lesionándome hígado, pulmón, pleura y diafragma. Me tiró a mí directamente".

Por otro lado, el empresario contó que el delincuente fue abatido afuera del negocio cuando salió corriendo. "Se asustó, se abalanzó sobre el policía, que lo terminó matando afuera. Uno o dos tiros le pegó. Es vergonzoso que no sepamos cuantos tiros salieron de esa arma. Estamos esperando a Balística y Criminalística para determinar aunque sea cuantas balas fueron. ¿Dónde están los casquillos? Es obvio que hay encubrimiento. Lo importante es ser claro, para sentir seguridad y respeto ante el horror que sufrí en este mal procedimiento", señaló Franchetti. Y dejó un claro mensaje: "Pobre ese flaco que tiene un arma ¿Quién se la dio, con qué capacitación? Que la Justicia determine si fue gatillo fácil, abuso o dolo. Me voy a presentar como querellante pero no es un tema personal con el policía. Soy pro Policía, está para protegernos a todos. La Policía no es todo lo mismo, siempre se tergiversa todo".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.