Quién fue Charles Lynch, el juez de EE.UU. que le dio nombre al linchamiento

Fue un revolucionario que peleaba en la guerra por la independencia estadounidense con sus herramientas: mandó a encarcelar a un grupo de leales a la corona y luego los envió a la horca, sin un debido proceso legal
Fue un revolucionario que peleaba en la guerra por la independencia estadounidense con sus herramientas: mandó a encarcelar a un grupo de leales a la corona y luego los envió a la horca, sin un debido proceso legal
(0)
31 de marzo de 2014  • 17:18

Hace más de dos siglos que comenzó a sonar el término "linchamiento", o "lynching", en su idioma original. Aunque hay varias versiones del nacimiento de esta expresión, la mayoría apunta a una persona: Charles Lynch, un juez estadounidense de la época de la Guerra Revolucionaria.

Según cuentan los libros de Historia, Lynch era un político estadounidense revolucionario –es decir, promotor de la independencia de Estados Unidos- que ordenó ejecutar a un grupo de partidarios del Rey (leales) sin sentencia judicial. Años más tarde, lo que hoy se conoce como linchamiento –la ejecución de una o más personas por pate de una multitud y sin proceso legal- comenzó a ser mencionado como "Lynch Law" (ley Lynch).

Hoy el término suena cada vez más seguido en las noticias argentinas, tras un caso fatal en Rosario, y otros alarmantes en Palermo y Río Negro.

Charles Lynch, hijo de inmigrantes cuáqueros irlandeses, era un agricultor de Virginia, al noreste de Estados Unidos, que se dedicó a la política y se convirtió en juez, al mismo tiempo que militaba como férreo defensor de los "revolucionarios".

Como militante, él reclutaba y equipaba a las tropas de Virginia. Como titular de la corte del condado de Virginia, en 1870 mandó a encarcelar a un grupo de "leales" al imperio (loyalists), sin una causa firme sino bajo el argumento de "necesidad en tiempos de guerra".

Los sospechosos, acusados de sublevación, nunca fueron sometidos a un proceso judicial en su año en la cárcel por la falta de condiciones para lograrlo. Por eso, Lynch, junto a algunos vecinos, decidieron tomar el caso con sus propias manos y mandar a los leales a la horca.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.