Santa Fe: hallan muerto de al menos 30 puñaladas a un chico de 12 años

Diego Román fue hallado en un descampado; estaba desaparecido desde el miércoles
Diego Román fue hallado en un descampado; estaba desaparecido desde el miércoles Fuente: Archivo
José E. Bordón
(0)
5 de julio de 2019  • 12:17

SANTA FE.- La ciudad de Recreo, a 17 kilómetros al norte de esta capital, quedó conmocionada. Un menor de 12 años, que era buscado desde el miércoles pasado, fue hallado anteanoche asesinado de 30 puñaladas. El cadáver estaba desnudo y los resultados de los primeros estudios señalaron que el menor había sido mutilado. Los investigadores continuaban anoche los procedimientos orientados a la búsqueda del pantalón corto rojo, las zapatillas blancas y la remera mangas largas blanca que vestía el día de su desaparición.

El cuerpo de Diego Román, que jugaba al fútbol en el Club Central Social Oeste de esa ciudad, fue encontrado por bomberos voluntarios, policías y la Guardia Urbana que realizaban rastrillajes en un descampado en inmediaciones del barrio Mocoví. Los investigadores estiman que fue asesinado en otro lugar y arrojado en ese pastizal.

El médico policial constató que el cuerpo presentaba numerosas heridas de arma blanca y que la data de la muerte podía determinarse en un lapso de 12 a 24 horas antes del hallazgo. Presentaba, además, heridas compatibles con mordeduras de perros.

El fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Andrés Marchi, ordenó que el cadáver fuese trasladado a la morgue judicial para la realización de la autopsia, y que en la escena del hallazgo fuesen realizados diversos peritajes, en los que trabajaron agentes del área Científica de la Policía de Investigaciones (PDI).

El menor asistía a la escuela 3338 Com Caia, bilingüe con centro en la comunidad mocoví, en el turno matutino. "No faltaba nunca; el miércoles asistió a clases, fue al comedor y ya no lo vieron más", comentaron Valeria y Amanda, directivos del establecimiento educativo.

"Era hermoso, con sus travesuras, era muy extrovertido y siempre hablaba con nosotros. Lo que más nos duele es que si él hubiese tenido algo para comentar o comunicarnos no lo hizo y eso nos conmueve; tal vez tuvo algún conflicto interno y no lo pudo contar. Estamos consternados, no tenemos explicación, qué le pasó por su cabecita, no sabemos qué pasaba por su mente", insistieron.

"Nada nos hizo pensar que estaría en peligro, también nos llama la atención el hermetismo de sus compañeros y amigos, tal vez saben algo y callando piensan que lo protegían", comentaron.

Según confirmaron los investigadores, el pequeño vivía junto a su padre, su madrastra, hermanos y hermanastros, una familia ensamblada de unas 10 personas, que compartían una vivienda a pocos metros de la escuela a la que asistía la víctima.

La escuela Com Caia permaneció hoy cerrada por duelo. En tanto, Jorge Silva, presidente de Central Social Oeste, dijo encontrarse consternado por lo sucedido. "Cuando nos enteramos que había desaparecido, junto con sus profesores salimos a rastrillar por el ejido urbano y en los campos aledaños. Lamentablemente lo encontramos asesinado", subrayó.

Según informó la Guardia Urbana de Recreo, la madrastra del menor fue retirada del velorio porque "estaba causando disturbios". Trascendió que la madre de la víctima habría denunciado maltrato por parte de la familia paterna.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.