Astronomía: cinco eventos celestiales que influyeron el curso de la historia

Los fenómenos astronómicos siempre nos han fascinado, pero algunos tuvieron un impacto real en nuestra historia (Getty Images)
Los fenómenos astronómicos siempre nos han fascinado, pero algunos tuvieron un impacto real en nuestra historia (Getty Images)
Desde el cometa que llevó a Guillermo el Conquistador a la victoria en 1066 hasta el eclipse que ayudó a Lawrence de Arabia a derrotar a los otomanos, el historiador Guy de la Bédoyère nos cuenta de los fenómenos astronómicos que impactaron el rumbo de nuestra historia.
(0)
12 de julio de 2020  • 12:31

Los fenómenos astronómicos han cautivado a los seres humanos a lo largo de toda la historia.

Hoy en día eventos como eclipses, superlunas o lluvias de estrellas siguen acaparando la atención de millones de personas alrededor del globo, tal como ocurría hace cientos de años con nuestros antepasados.

Pero mientras que la mayoría de estos fenómenos celestiales no generan más que asombro o curiosidad, algunos han tenido un impacto mucho más profundo en la historia de la humanidad.

En un artículo para la revista BBC History Magazine, el historiador Guy de la Bédoyère enumeró algunos de los eventos celestiales que, se cree, influyeron el curso de la historia.

1. Una paz escrita en las estrellas

Cómo un eclipse solar en 585 a. C. persuadió a dos reinos beligerantes a hacer el amor y no la guerra

El primer ejemplo conocido de un evento celestial que cambió el curso de la historia ocurrió en el siglo VI a. C., cuando el rey Ciáxares, gobernante de un antiguo pueblo iraní conocido como los medos, permitió a los escitas nómadas establecerse en su reino.

A cambio de la hospitalidad del monarca los escitas entrenaron a los jóvenes medos, enseñándoles el tiro con arco. Pero entonces la relación se tornó agria.

Un día, Ciáxares regañó a los escitas por salir a cazar y volver sin nada. En venganza, los escitas mataron a uno de sus reclutas, lo cortaron en pedazos, lo cocinaron y le dieron la carne a Ciáxares, fingiendo que era un animal de caza.

Los pueblos escitas se dedicaban al pastoreo nómada y a la cría de caballos, y se especializaban en el tiro con arco.
Los pueblos escitas se dedicaban al pastoreo nómada y a la cría de caballos, y se especializaban en el tiro con arco. Fuente: LA NACION

Antes de que Ciáxares se enterara de su artimaña, los escitas habían huido a la vecina corte del rey Aliates de Lidia en Sardes (oeste de Turquía).

Como era de esperar, Ciáxares se enfureció con los escitas, pero Aliates se negó a enviar a sus visitantes de regreso.

Se libró una guerra entre Lidia y Media y en lo siguientes seis años ninguno de los vecinos fue capaz de tomar la delantera.

Finalmente, durante una batalla, según reveló el historiador griego Heródoto, "el día se convirtió de repente en noche".

Los combatientes quedaron tan horrorizados por esto que abandonaron la lucha y se conformaron con la paz, que se selló con el matrimonio entre la hija de Aliates y el hijo de Ciáxares.

Sorprendentemente, Heródoto informa que Tales de Mileto había predicho el evento, que ahora sabemos tuvo lugar el 28 de mayo de 585 a. C. Fue la primera predicción registrada de un eclipse solar.

El eclipse atravesó el sur de Europa y la Turquía moderna hasta Irak.

2. Miedo a la oscuridad

El ejército persa que sacó provecho cuando el sol se desvaneció en 557 a. C.

Apenas 28 años después de que un eclipse puso fin a la guerra entre Lidia y Media, el curso de la historia antigua fue nuevamente moldeado por un fenómeno celestial.

Un eclipse solar logró lo que un ejército no pudo.
Un eclipse solar logró lo que un ejército no pudo. Fuente: LA NACION

Nuestra fuente en esta ocasión es Jenofonte, un filósofo-historiador griego que en el 401 a. C. acompañó al ejército de Ciro el Joven en una expedición para tomar el trono persa de su hermano Artajerjes.

En el camino se encontraron con una ciudad desierta llamada Larissa, a orillas del río Tigris, en algún lugar del Irak moderno.

Jenofonte explica que Larissa había sido una fortaleza bien sólida y que 200 años antes había resultado demasiado formidable para un ejército persa que había intentado repetidamente tomar la ciudad.

Pero entonces los cielos intervinieron. Jenofonte cuenta que "una nube cubrió el Sol y lo ocultó de la vista". Esto inquietó tanto a los larissanos que rápidamente abandonaron su ciudad, dejándola indefensa ante los persas.

El recorrido del eclipse total del 19 de mayo de 557 a. C. pasó por el sur de Siria e Irak.

Este debe haber sido el evento que asustó tanto a los larissanos que estuvieron dispuestos a dejar su ciudad que tan firmemente habían defendido contra sus enemigos en el pasado.

3. ¿Verdad del evangelio?

Un eclipse puede ofrecernos una pista sobre la fecha de muerte de Jesús

Uno de los eventos más importantes en la tradición cristiana es la crucifixión de Jesús.

Según el Evangelio de San Lucas, cuando Jesús fue crucificado "el Sol se oscureció".
Según el Evangelio de San Lucas, cuando Jesús fue crucificado "el Sol se oscureció". Fuente: LA NACION

Pero, frustrantemente, el Nuevo Testamento ofrece muy pocos detalles históricos. La crucifixión tuvo lugar durante el reinado del emperador romano Tiberio (d. C. 14-37). Pero ¿cuándo exactamente?

El Evangelio de San Lucas nos dice que Juan Bautista comenzó sus enseñanzas en el décimo quinto año de Tiberio, que debe ser 29 d. C.

Más tarde, Lucas nos dice que, en el momento de la crucifixión, "había una oscuridad sobre toda la Tierra" que duró desde la hora sexta hasta la novena, algo también mencionado en los relatos de Mateo y Marcos.

Lucas detalla que "el sol se oscureció". Eso suena como un eclipse, y de hecho hubo uno. Tuvo lugar el 24 de noviembre del año 29 d. C. y pasó por Siria e Irak. Aunque no fue total en Judea, fue casi completo.

¿Coincidencia? Quizás. Pero esto ciertamente complica la cronología, porque si Lucas se refería al eclipse del 29 de noviembre d. C. cuando describía la crucifixión, dejaba menos de un año para que Juan completara sus enseñanzas y para que Jesús realizara su ministerio.

Quizás Mateo, Marcos y Lucas estaban usando sus recuerdos del eclipse del año 29 d. C. para agregar simbolismo a sus relatos.

4. La conquista de Halley

Un cometa en 1066 vaticinó la ruina de los anglosajones en Inglaterra (al menos eso es lo que los normandos nos quieren hacer creer)

El problema de tratar un fenómeno celestial como un presagio es la cuestión de a quién está destinado el presagio y si es bueno o malo. Las respuestas más confiables generalmente llegan en retrospectiva.

El tapiz de Bayeux muestra cómo una "estrella de pelo largo" (el cometa Halley), marcó el final del último rey anglosajón, Haroldo II.
El tapiz de Bayeux muestra cómo una "estrella de pelo largo" (el cometa Halley), marcó el final del último rey anglosajón, Haroldo II. Fuente: LA NACION

El cometa Halley vuelve cada 75 o 76 años. Pero no fue sino hasta 1705 que el astrónomo inglés Edmond Halley se dio cuenta de que, dado que había reportes de un cometa con ese intervalo de tiempo, debía ser el mismo.

Uno de esos reportes fue en 1066: la Crónica anglosajona (la colección que narra la historia de los anglosajones) cuenta que en la época de Pascua "un presagio como los hombres nunca habían visto fue visto en los cielos".

Fue visible durante una semana y algunos la describieron como la "estrella de pelo largo".

Según el tapiz de Bayeux (un gran lienzo bordado del siglo XI que describe los hechos previos a la conquista normanda de Inglaterra) esta estrella de pelo largo trajo malas noticias para el pobre rey Haroldo II.

Mientras sus compatriotas miran al cometa con asombro, el rey inglés es retratado siendo advertido por una figura, presumiblemente un astrólogo, que el cometa es un presagio de fatalidad.

Por su parte, su rival, Guillermo I de Inglaterra -más conocido como Guillermo el Conquistador- lo consideró un augurio positivo, aunque eso, por supuesto, fue en retrospectiva.

En el tapiz, unas escenas más adelante, se muestra a quien luego se convertiría en el primer rey inglés de origen normando construyendo su armada, impulsado por una confianza de origen celestial.

5. Los árabes atacan desde las sombras

Lawrence de Arabia usó un eclipse lunar con un efecto devastador durante su guerra con los otomanos

Los conocimientos astronómicos de Thomas Edward Lawrence (más conocido como Lawrence de Arabia) le dieron una importante ventaja en su lucha contra los otomanos.
Los conocimientos astronómicos de Thomas Edward Lawrence (más conocido como Lawrence de Arabia) le dieron una importante ventaja en su lucha contra los otomanos. Fuente: LA NACION

Los eclipses lunares -cuando la Tierra proyecta su sombra sobre la luna llena- tienen un nivel de potencia completamente diferente al de sus equivalentes solares.

Más frecuentes y más ampliamente visibles, la imagen de una luna roja como la sangre en la oscuridad de la noche puede tener un efecto poderoso.

En julio de 1917, durante la revuelta árabe contra el imperio otomano, Lawrence de Arabia se abría camino a través del desierto hacia la fortaleza turca de Aqaba con su ejército árabe.

Primero tendrían que atravesar dos puestos fronterizos. El 4 de julio llegaron al primer puesto, llamado Kethira.

Los soldados árabes tenían miedo de atacar de noche, creyendo que la luna llena comprometería sus posibilidades. Lawrence, armado con su diario, les aseguró que "por un tiempo no debería haber luna".

Estaba en lo correcto. Lawrence sabía que pronto debía haber un eclipse lunar y, cuando ocurrió (justo a tiempo, en la noche del 4 y 5 de julio de 1917), aterrorizó y distrajo a los turcos, que en vez de luchar se pusieron a "disparar rifles y hacer sonar ollas de cobre para rescatar al satélite amenazado".

El puesto de Kethira debidamente cayó y el 6 de julio Lawrence pudo realizar su celebrado ataque contra Aqaba.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.