Aborto: suspenden la venta en farmacias de misoprostol para pacientes

Soledad Vallejos
(0)
6 de diciembre de 2019  • 14:53

La venta de misoprostol, la droga que sirve para la interrupción del embarazo y que desde fines del año pasado podía conseguirse en farmacias por una disposición que autorizaba la venta a un laboratorio -siempre bajo receta archivada y para las presentaciones de 4, 8 y 12 comprimidos- fue suspendida ayer por la Justicia, que hizo lugar parcialmente a una medida cautelar solicitada por dos asociaciones civiles contra la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

La Asociación para la Promoción de Derechos Civiles y la Asociación Civil Portal de Belén son las dos entidades que presentaron la medida cautelar ante el Juzgado Contencioso Administrativo Federal N° 11, y además de la suspensión de esa disposición de la Anmat también reclamaban la nulidad absoluta del Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo, del Ministerio de Salud de la Nación y según lo establecido en el artículo 86 del Código Penal. Sobre este último aspecto, la resolución del fallo judicial fue negativa.

La Anmat había autorizado, a través de la disposición 946-12/10/2018, que el misoprostol 200 se vendiera en las farmacias bajo receta archivada en presentaciones de 4, 8 y 12 comprimidos. El uso institucional y hospitalario, manteniendo las presentaciones de 20, 48 y 100 comprimidos vaginales, ya había sido aprobado anteriormente.

En el texto de la resolución se relata el pedido que hacen las asociaciones civiles, que afirman que "este cambio en la condición de venta es infundado, injustificado y manifiestamente ilegítimo por cuanto constituye una seria, cierta, concreta y actual amenaza para la salud pública (bien jurídico protegido) al dar cabida a que el medicamento sea administrado sin la indispensable intervención de un médico diplomado y fuera del ámbito de los establecimientos hospitalarios, lo cual no garantiza la adecuada asistencia de la paciente en caso de complicaciones durante el tratamiento".

En su fallo, la jueza a cargo del juzgado, Cecilia Gilardi de Negre, también destacó que de la lectura del prospecto del medicamento surgen las "precauciones y advertencias", dentro de las que se enuncia que "debe ser utilizado siguiendo una estricta observación de la dosis y régimen recomendados". Además, "debe ser utilizado únicamente en centros hospitalarios con acceso a cuidados intensivos y cirugía de urgencia".

El misoprostol, al igual que otras prostaglandinas, produce maduración cervical, dilatación y reblandecimiento del cuello uterino, disminuyendo la cantidad de fibra de colágeno y permitiendo que se intercale entre ellas una mayor cantidad de agua. Además, y de forma consecutiva, aumenta la frecuencia y la intensidad de las contracciones del músculo liso uterino, de forma que las fibras se orientan en el sentido de la tensión ejercida sobre ellas, facilitando así la expulsión del contenido del útero.

¿Cómo era hasta ahora su venta en Argentina?

Los ginecólogos y obstetras podían recetarla a sus pacientes en el consultorio. Debían exponer los motivos por los cuales el paciente debía recurrir a esa medicación. La paciente, entonces, podía ir a comprarla directamente en la farmacia. El laboratorio que fabrica el medicamento, Dominguez SA, previó que estaría disponible en los comercios antes de fin de año.

¿Es seguro el misoprostol?

La droga fue ratificada por Naciones Unidas y, además, es una de las drogas que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Entre los fundamentos de la jueza de Negre para dar lugar a la medida de suspensión, se señala que de la lectura del prospecto del MISOP 200, muestra que el título "precauciones y advertencias" se establece que la droga, al igual que otros agentes uterotonicos potentes, deberá ser utilizada siguiendo una estricta observación de la dosis y régimen recomendados.

"Asimismo debe ser utilizado únicamente en centros hospitalarios con acceso a cuidados intensivos y cirugía de urgencia", agregó. También, que su uso de modo indebido, tanto en las dosis como en las indicaciones recomendadas, puede ser nocivo para la salud fetal y materna.

"Esta medida es contraria al derecho a la salud"

Conocido el fallo, surgieron críticas. Desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito emitieron un comunicado titulado "Ni un paso atrás en nuestros derechos" en el que calificaron la medida como un retraso. "Entendemos que el objetivo es generar una barrera más para el acceso al derecho ya otorgado desde 1921 a la Interrupción Legal de Embarazo, empujar a las personas que deciden abortar a condiciones inseguras y de clandestinidad y coartar la autonomía de nuestros cuerpos a mujeres y personas con capacidad de gestar", dice el texto.

El colectivo también destacó que el uso ambulatorio de misoprostol tiene "sobrada evidencia científica" y está recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Federación Latinoamericana de Sociedades de obstetricia y Ginecología (FLASOG), la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires (SOGIBA) y por el Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo.

Por su parte, Mario Sebastiani, miembro del comité de bioética del Hospital Italiano y autor del libro Aborto legal, calificó la medida como una "contraria al derecho a la salud".

"Impedir la venta de misoprostol en las farmacias significa que el público no va a tener acceso a través de una receta médica a una medicación que le permite interrumpir un embarazo de manera legal. Esto implica lograr que esta medicación circule solo por las redes de internet, un palo en la rueda para mujeres y médicos, mayores costos y mayor indignidad para las mujeres", dijo.

Desde su punto de vista, la medida tiende a complicar a los centros de salud que no podrían ofrecer internaciones al conjunto de la población de mujeres que necesita de un aborto en el primer trimestre. Una práctica que, en el mundo, se considera ambulatoria en esa período. "De no existir el misoprostol volveríamos al tallo vegetal o al aborto quirúrgico. Sería volver la historia atrás en unos 20 años", calificó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.