Opinión. Alfabetizar en el siglo XXI, el gran dilema