América se convirtió en la primera región del mundo libre de sarampión

La Organización Panamericana de la Salud declaró el continente libre de la enfermedad que afectaba especialmente a los más chicos; sin embargo, destacan la necesidad de sostener la vacunación y la vigilancia epidemiológica
Las campañas de vacunación fueron efectivas para erradicar al sarampión del continente americano
Las campañas de vacunación fueron efectivas para erradicar al sarampión del continente americano Fuente: Archivo
La Organización Panamericana de la Salud declaró el continente libre de la enfermedad que afectaba especialmente a los más chicos; sin embargo, destacan la necesidad de sostener la vacunación y la vigilancia epidemiológica
Fabiola Czubaj
(0)
27 de septiembre de 2016  • 16:57

América es la primera región del mundo en ser declarada libre de transmisión endémica del sarampión. Hoy, la Argentina, como el resto de los países de América, recibió en Washington el diploma que así lo acredita.

“Este es un gran éxito para la salud pública”, dijo a LA NACION Cuauhtemoc Ruíz, jefe de la Unidad de Inmunizaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). “Se detuvo en la región la circulación del virus que causaba cientos de casos en nuestros países”, agregó.

El último caso americano de sarampión endémico (es decir, que no se produce por una cepa importada del virus) fue en 2002 en Venezuela. Pero la declaración llegó recién hoy: un brote en Brasil por la reintroducción del virus en la región en 2013 frenó el proceso. Tuvo que pasar un año sin que aparecieran nuevos casos para comprobar que el brote no se había extendido a otros países y regiones.

Recién entonces, con más de 14 meses sin nuevas infecciones endémicas en Brasil, el Comité Internacional de Expertos (CIE) de Documentación y Verificación de la Eliminación del Sarampión, Rubéola y Síndrome de Rubéola Congénita en las Américas certificó la ausencia de transmisión endémica.

La entrega de los diplomas fue hoy durante la 55° Reunión del Consejo Directivo de la OPS/OMS, a la que están asistiendo esta semana los ministros de Salud regionales. Durante una conferencia de prensa, que se transmitió vía Internet, referentes de la OPS/OMS recordaron que el sarampión es la quinta enfermedad que se puede prevenir con vacunas en ser eliminada de la región. La primera fue la viruela (1971), seguida de la polio (1994) y la rubeola y el síndrome de rubeola congénita (2015).

“Hace una hora, la Argentina recibió el documento que verifica que el país está libre de sarampión. Esta declaración en la región es histórica”, contó a LA NACION por vía telefónica desde Washington el ministro de Salud, Jorge Lemus . Más temprano, por votación lo habían elegido para ocupar la presidencia de la Mesa Directiva del Comité Ejecutivo de la OPS.

Criterios de verificación

Para verificar la eliminación de la transmisión de una enfermedad, se aplican varios criterios. Además de ausencia de casos, los países deben contar con un mecanismo de salud pública que asegure que puedan mantenerse libres de la enfermedad, tener capacidad de respuesta si reaparece el virus y sostener la alta cobertura de vacunación.

En la Argentina, el último caso autóctono de sarampión fue en 2000; luego, hubo casos importados, viajeros que llegaban al país con la infección.

“No tenemos que bajar los brazos y hay que reforzar la vigilancia epidemiológica, sobre todo en las fronteras. Hay que proteger este logro entre todos los países de la región y seguir ofreciendo orientación técnica y coordinación eficaz a todos los estados miembros de la OPS”, dijo Lemus.

Por su parte, Ruiz señaló que también es importante crear conciencia de que el riesgo de reintroducción del virus sigue latente porque Europa, Asia y África todavía no lograron eliminar la transmisión endémica del sarampión.

“En seis horas, una persona de Europa está en América, por lo que el riesgo de llegada de personas infectadas sin síntomas aún es alto. Por lo tanto, el riesgo persiste”, indicó Ruíz, que recordó que sostener la vacunación de la población es fundamental para reducir ese riesgo.

“El avance de las pruebas diagnósticas por laboratorio hoy nos permite saber exactamente de qué parte del mundo es un virus que está causando una enfermedad –agregó–. El virus que circulaba, D8, dejó de hacerlo en 2002 y, desde entonces, no volvieron a haber casos en las Américas.”

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.