Apostar por el diálogo en familia, la clave