(0)
9 de mayo de 2019  • 00:00

El Gobierno porteño presentó en marzo la propuesta "Autopistas sin barreras", un nuevo sistema de peaje inteligente que evita demoras al eliminar barreras y cabinas. A través de un portal con lectura electrónica, el nuevo formato identifica las patentes, detecta el tipo de vehículo y emite el cobro automático a través de TelePASE o enviando una factura a domicilio. Así, los vehículos no deben detenerse, por lo cual se genera una mayor comodidad para el usuario y un menor riesgo de accidentes.

Pese a la renovación tecnológica del sistema, el trabajo colaborativo entre Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA) y el Sindicato de Empleados de Comercio (SEC) permitió lograr el 100% de reconversión de los puestos laborales. Así, los 583 empleados que realizaban tareas de cajeros, supervisores, auxiliares, señaleros y control de peaje pasarán a desempeñar tareas de atención al cliente, facturación, seguridad vial, mantenimiento de traza y edificio, monitoreo, control de operaciones, cobranzas, validación de patentes, mantenimiento eléctrico y mantenimiento electrónico.

De esta manera, se logra una mejora de las condiciones de desempeño laboral en ambientes de gestión más saludables, con menos tensión y menos riesgos de accidentes.

Este proceso se inició en 2017 con el área de Recursos Humanos, que elaboró un relevamiento de tareas de cada empleado, realizó perfiles y competencias para los nuevos puestos y desarrolló cursos de capacitación que permitieran la familiarización con el sistema y las novedosas herramientas. Luego se trabajó en conjunto con seis psicólogas y se dieron charlas sobre el nuevo procedimiento, se brindó contención y se despejaron dudas.

Durante el proceso participaron 56 grupos distintos y cada persona realizó una batería de test para relevar habilidades e intereses, y analizar el mejor puesto de reubicación. Al finalizar el relevamiento se realizaron devoluciones individuales.

Qué es "Autopistas sin barreras"

Es una propuesta innovadora que busca ir en sintonía con el objetivo de una Ciudad sin barreras, adaptada a las nuevas formas de circulación global, con accesos más ágiles y sustentables. Además, el nuevo sistema aumentará la frecuencia de 200 a 800 vehículos por hora en autopistas, y también reducirá la polución, los gases contaminantes y los ruidos. De esta manera, Argentina se integra a la lista de países que ya cuentan con este sistema, como Chile, Brasil, Estados Unidos, Noruega y Portugal, entre otros.

Desde cuándo está activo

Funciona desde marzo de este año con la instalación de dos pórticos en los accesos de Salguero y Sarmiento de la Autopista Illia. Durante mayo se sumarán los arcos en el Paseo del Bajo, el nuevo proyecto urbanístico de 7,1 kilómetros para ómnibus de larga distancia y camiones que conecta el Bajo porteño de norte a sur en apenas diez minutos. Allí habrá portales electrónicos a la altura de la avenida Independencia y en la unión con la Autopista Illia. Además, se prevén cuatro etapas de instalación durante los próximos cuatro años para que todas las autopistas porteñas dispongan del nuevo sistema y en 2023 se terminen de eliminar las 101 cabinas de peaje que hoy están activas en la Ciudad.

Cómo funciona

Cada portal tiene instalados tres lectores láser, dos cámaras con tecnología de reconocimiento de patentes LPR y una antena de transmisión integrada con tecnologías ITS (Sistema Inteligente de Transporte) y RFID (Identificación por radiofrecuencia).

Con la aproximación al portal, el vehículo es detectado a 12 metros por el láser frontal que activa la primera cámara, que fotografía la patente delantera, y a la antena que busca el dispositivo de TelePASE del vehículo. Así se identifican los caracteres de la matrícula y se los convierte a texto para su reconocimiento.

Al ingresar al portal, el láser central realiza el seguimiento del vehículo para distinguirlo de otros cercanos.

En el egreso, el láser trasero sigue al vehículo hasta 12 metros y de esta manera, con la información de los tres láseres en conjunto, se genera una imagen virtual para determinar sus dimensiones y su categoría, mientras que la segunda cámara toma una nueva fotografía de la patente trasera.

Con esta información, la antena envía los datos a ser corroborados con la base localizada en los centros de cómputos de AUSA, donde los operadores cruzan la información con el registro de usuarios TelePASE y validan el pago. Si se verifica que el vehículo no posee TelePASE, se cruzan los datos con los de la Dirección Nacional del Registro de Propiedad del Automotor y se genera un código de pago. El usuario deberá entrar a www.ausa.com.ar para bajarlo.

Cómo se abona

  • Quienes ya posean el sistema TelePASE, continuarán con la misma metodología existente. En cambio, quienes que no lo posean, abonarán el doble del valor de la tarifa y tendrán distintos plazos y formas de pago:
  • Dentro de los primeros diez días se paga la tarifa que corresponde a la categoría y el horario, multiplicado por dos.
  • Del día 11 al 30, se abona la tarifa correspondiente, aunque multiplicada por 3.
  • Y del 31 hasta el día 89, se abona la tarifa correspondiente por tres, más los costos por mora y la gestión de instancia prejudicial.
  • Pasados los 90 días sin que se verifique el pago del importe, al vehículo se le imputará una multa que llegará al domicilio en el cual se encuentra registrado y se remitirán los antecedentes a la autoridad competente, ya que se registrará como una infracción de tránsito.

Formas de pago

  • Vía telefónica con tarjeta de crédito, llamando al 0800-666-7277(2872), indicando número de patente.
  • Vía web, desde Pago Mis Cuentas o Link Pagos, con código de pago en factura.
  • En efectivo, a través de Rapipago o Pago Fácil.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.