Para el Gobierno, no se rompió el aislamiento

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti
La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti
Alejandro Horvat
(0)
5 de abril de 2020  • 00:00

En la Argentina, que cumple el aislamiento obligatorio , la imagen de miles de jubilados y pensionados haciendo filas a la intemperie para cobrar sus haberes generó una fuerte indignación. Esas horas en las que los adultos mayores estuvieron expuestos al frío encendieron las alarmas y muchos consideraron equivalía a desperdiciar el esfuerzo que la sociedad hace al mantenerse en sus casas. Sin embargo, la secretaria de Acceso a la Salud de la Nación, Carla Vizzotti , afirmó ayer que lo sucedido el viernes en los bancos "no significa que se haya roto la cuarentena" y aclaró que la situación en la Argentina "no es la misma que en otros países de Europa, donde la circulación comunitaria es muy alta".

Señaló que la situación merece una profunda reflexión: " El Presidente tuvo su palabra y lo expresó como inadmisible. Y para poder mejorar, se comenzaron a implementar medidas correctivas".

Ayer, gracias a que se les informó a los jubilados la fecha en la que tenían que ir a cobrar, que se adjudica según el número final del DNI, no hubo filas ni aglomeraciones .

"Si bien el objetivo es evitar el contacto entre personas, no significa que ayer se haya roto la cuarentena", agregó en una conferencia de prensa. Sumó que el mundo atraviesa una pandemia inédita y resaltó la importancia del aislamiento para disminuir los contagios: "Es la primera vez que el mundo está saliendo de una cuarentena estricta. Hay dos países que lograron achatar la curva y en esos dos países el aislamiento duró cinco semanas".

La multitud de jubilados hizo que se comparara con otros eventos que empeoraron la situación, como la concentración por el Día Internacional de la Mujer, en Madrid o el partido entre Atalanta y Valencia, por la Champions League, en Milán. El consejero de Salud de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, señaló tras aquella marcha de más de 100.000 personas, que se iban a disparar los contagios. España es hoy el país europeo más complicado después de Italia. El partido de Atalanta convocó a 45.000 seguidores que querían ver a ese equipo de Bérgamo pasar por primera vez a los octavos de final de la Champions League. Ahora, Bérgamo es una de las ciudades que más sufre la pandemia.

"Las comparaciones son malas porque ninguna refleja lo que sucede en la Argentina. En España, Italia o Estados Unidos la situación es mucho más grave. Lo de los jubilados es una barbaridad, pero no porque rompe la cuarentena o porque va a explotar el virus a partir de esto, sino que es una locura exponer así a la gente que más tenemos que cuidar. Un contagiado de esa edad puede estar en riesgo de vida", dijo Ricardo Teijeiro, médico infectólogo del Hospital Pirovano y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

"No los podemos arriesgar de ese modo, pero de ninguna manera el virus va a circular más en la sociedad porque esa gente haya salido", agregó Teijeiro.

La infectóloga Gabriela Vidiella, miembro de la SADI, señaló que ayer se vieron diferentes escenarios y que recibió fotos del interior donde se organizaron para hacer la fila con sillas y cumpliendo con la distancia prudencial. "En algunos casos se aprovechó este momento para vacunar contra la gripe. El caos no es inevitable, pero no pienso que esto haya roto la cuarentena, ni que signifique un riesgo inevitable y automático de aumento de casos. Es muy importante mantener la distancia, no tocarse la cara e higienizarse las manos al volver a la casa".

Vidiella indicó que "una salida descontrolada o no escalonada por grupos con alguna necesidad especial", sería un escenario en donde sí se rompería la cuarentena. "Por suerte la proporción de casos atribuibles a circulación comunitaria es baja (9%). Hay que capitalizar lo qué pasó y reformularlo para generar otras estrategias en estas u otras situaciones a futuro", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.